En Granma tasa de mortalidad infantil en 4,3

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 19 septiembre, 2019 |
0
La atención y preparación de las gestantes en los hogares maternos es determinante en los buenos resultados del parto. Foto Rafael Martínez Arias.

Con una tasa de mortalidad infantil de 4.3 fallecidos por cada mil nacidos vivos llega la provincia cubana de Granma al noveno mes del año.
Con seis mil 294 nacimiento y 27 decesos, el logro ha sido posible por el control sistemático a las atenciones primaria y secundaria de salud, la excelencia en los cuidados en las terapias intensivas y neonatales, la capacitación diaria a los profesionales, y la actualización de todos los protocolos de actuación para los niños y las mujeres.

El Doctor Francisco Fornaris Jiménez, especialista en Pediatría y jefe del Departamento provincial del Programa Materno Infantil, al ofrecer la información, explicó que inciden positivamente también las consultas de Riesgo reproductivo preconcepcional, que posibilitan la atención diferenciada a las mujeres con riesgo y a la totalidad de las de edad fértil, con seguimiento cada seis meses para identificar los peligros y así modificarlos.

Además, agregó, funcionan el ciento por ciento de las consultas de Planificación familiar en los 13 municipios del territorio, y en ellas se indican los diferentes métodos anticonceptivos y los consejos para llegar al embazo sanas, y propiciar el nacimiento de niños saludables.

Fornaris Jiménez resaltó que los municipios de Yara, Pilón, Media Luna y Buey Arriba, se mantienen sin muerte de menores de un año, y en Bartolomé Masó y Niquero deberán redoblarse los esfuerzos por ser los de la mayor tasa del territorio.

Señaló como las principales causas de fallecimiento las dolencias perinatales, como la hemorragia pulmonar y la enfermedad de la membrana hialina, las que dependen en gran medida de los nacimientos pre términos y los siur, suman el 60 por ciento de las defunciones antes del primer año de vida.

Los demás indicadores muestran tasas de mortalidad materna en 47,7, con tres muertes directas; preescolar en 2,0; escolar 2,0 y el índice de bajo peso al nacer es de 4,7, aspecto en el que es preciso enfatizar, sobre todo por al alta cifra de embarazos en la adolescencia.

El propósito de la provincia es concluir el actual año con una tasa de mortalidad infantil por debajo de 4, lo cual es posible no sólo por el organizado y profesional trabajo que se despliega en tal sentido, sino porque deben producirse antes del 31 de diciembre unos tres mil partos.

La mortalidad infantil, que incluye todas las defunciones en menores de un año entre los nacidos vivos durante 12 meses, es un indicador internacional que mide el estado de salud de la población, definido adicionalmente por la esperanza de vida, superior en Cuba a los 75 años.

Desde el triunfo de la Revolución se prodigaron ingentes esfuerzos en materia de salud pública, pero no es hasta 1970 que se crea el Programa infantil, al cual se incorpora en 1984 el seguimiento a la madre embarazada, convirtiéndose entonces en Programa Materno- Infantil, algo solo posible en Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *