Granma trabaja para desarrollarse desde la Agricultura

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 26 febrero, 2021 |
0
FOTO/Rafael Martínez Arias

El proceso inversionista en el sector agrícola registró  favorables resultados en el 2020 en busca de  incrementar la capacidad de procesamiento y almacenaje de granos, producir más bioplaguicidas y alimentos en las diferentes ramas.

Su propósito es que las cuantiosas sumas de dinero y la novedosa tecnología empleadas rindan frutos inmediatos ante los retos de crecer y ser eficiente; enfrentar el recrudecido bloqueo del gobierno estadounidense y la crisis mundial provocada por la pandemia de la Covid-19.

Al evaluar el tema, Alcides Aguilar Carrazana, subdelegado provincial, dijo que la puesta en marcha de estas obras sitúa en mejores condiciones a la rama empresarial y el movimiento cooperativo y campesino  en el empeño de desarrollar el territorio a partir de la agricultura y el encadenamiento con la Universidad, la industria y el sector no estatal.

Como parte del programa de granos en la etapa comenzó sus producciones la planta de secado, beneficio, almacenamiento y empaque ubicada en El Country, a cinco kilómetros de la ciudad de Bayamo, en la Carreta Central, vía a Santiago de Cuba, perteneciente  a la empresa José Manuel Capote Sosa, financiada por la  colaboración Proyecto de Desarrollo Rural Cooperativo en la Región Oriental (Prodecor), con la que aumentó la  capacidad de procesamiento de frijol y maíz.

FOTO/Luis Carlos Palacios Leyva

La modernización del secadero de arroz de Yucayo, construcción de cuatro silos de mil toneladas, cada uno en  la Unidad empresarial de base Julio Zenón, de Manzanillo y similar cantidad en el molino de Cayama, el vial de Guamo- Puente Guillén de 12 kilómetros que  facilita el traslado de vehículos y maquinaria, y la pista  de la aviación agrícola, estas últimas en el municipio de  Río Cauto.

En el año que concluyó fueron terminadas las posiciones de patios de secaderos y el molino descascarador  y despulpadora ecológica de café en Vega Honda, en Campechuela, el cual beneficia 270 toneladas de este grano procedentes de tres municipios costeros, desde donde eran trasladadas las producciones hasta Contramaestre, en Santiago de Cuba.

Además, el campamento del Ejército Juvenil del Trabajo  en zona montañosa de Miguel Sánchez, en el propio Campechuela, para albergar a los jóvenes soldados encargados del cultivo de cacao en las nuevas áreas.

Igualmente, se acometió la obra civil de la máquina de riego eléctrico de Pivote Central, número 14 y el vial del polo productivo de Cauto la Yaya, en Jiguaní y locales  socio- administrativos de las  Unidades Empresariales de base (UEB) de Servicios Técnicos y secadero de Guamo.

Se incluyen inversiones significativas para el futuro en la producción tabacalera, Empresa integral agropecuaria Granma, agroforestal  Batalla de Guisa, porcina, Suministros Agropecuarios, Labiofam y Flora y Fauna.

Aguilar Carrazana informó que  los próximos meses se continuará priorizando  la ejecución de los secaderos en  Media Luna y del molino Combate del Cerro, en Bartolomé Masó, la pavimentación con hormigón hidráulico de los viales interiores del Enidio Díaz, entre otras instalaciones de la infraestructura de las dos empresas agroindustriales de granos granmenses.

Destacó la ampliación del Centro de Reproducción de Entomófagos y Entopatógenos (Cree) en Las Tamaras, de Bayamo con la inclusión de otras líneas para fortalecer la disponibilidad de bioproductos y la edificación de 10 naves en la UEB  avícola Horacio Rodríguez.

SEMBRAR Y PRODUCIR MÁS

Un sobre cumplimiento exhibe el plan de siembra de frío  en los cultivos varios en la provincia cuando se aproxima el final de la campaña el 28 de este mes.

Los  esfuerzos se concentraron en los polos productivos  con la formación de pelotones de preparación de tierra en los municipios con mayor área a plantar y población  como Bayamo y Manzanillo, subrayó  Alexander Rojas Pérez, delegado del Ministerio de la Agricultura.

FOTO/Luis Carlos Palacios Leyva

Explicó que se laboró en Manzanillo en una zona conocida por Granma II de tres mil hectáreas que dará la posibilidad de que esta localidad prosiga creciendo en áreas para el autoabastecimiento alimentario, además en  otras en  la entrada al barrio rural de La Sal, en Yara y en los denominados Los Sombreros, en Cauto Cristo.

Rojas Pérez señaló que la siembra que se realiza en los meses de frío es la encargada de garantizar la mayoría de los alimentos que se consumen en el actual año, es por ello que se le presta mayor atención.

Así se priorizan cultivos, como el plátano, la yuca y el boniato y en el caso de las hortalizas se prefiere el tomate, la calabaza, entre otras que son de época en los organopónicos, huertos intensivos y casas de cultivo protegido y semiprotegido; en los granos, el frijol, el garbanzo y maíz.

De acuerdo a la información facilitada por la Subdelegación agrícola todas las empresas agropecuarias y agroforestales y los 13 municipios  cumplieron en las viandas y hortalizas.

Mientras, se quedaron por debajo en las siembras de  granos las UEB de Media Luna y Niquero, pertenecientes a la Empresa integral agropecuaria Granma y la agroforestal Batalla de Guisa; en los frutales incumple la Paquito Rosales Benítez, de Yara, por atrasos en el alistamiento de las áreas del polo productivo de Veguitas.

Las severas afectaciones por las lluvias a semilleros y plantaciones provocaron  atrasos en el tabaco, siembras que se extendieron hasta el 15 de este mes.

Sus agricultores tuvieron que reiniciar en varias oportunidades estas actividades al dañarse prácticamente en la totalidad, lo cual obligó a hacer ajustes al plan de producción del actual año.

Ante el desafío  los trabajadores de la Empresa de acopio, beneficio y torcido de tabaco y cooperativistas  no renunciaron, cumplieron el área a sembrar y buscan un desempeño eficiente que redunde en el mayor  crecimiento posible para mantener el prestigio del puro cubano, imprescindible ahora, cuando la nación  lleva adelante la Estrategia Económica-Social.

Al cierre de diciembre de 2020 se produjeron  419 mil 854 toneladas en los cultivos varios para el 108 por ciento de lo planificado, distante todavía de satisfacer las necesidades y el compromiso de las 30 libras per cápita de viandas, hortalizas, granos y frutas fijadas para el autoabastecimiento municipal.

Lo más significativo fue el resultado en el arroz cuando las empresas agroindustriales de granos Fernando Echenique y José Manuel Capote aportaron al balance nacional con 28 mil 745.4 toneladas para el 108 por ciento del plan, lo que requirió de una intensa labor de todos los factores implicados en la tarea.

No obstante, se incumplieron las entregas en el maíz, los frijoles, el café y miel de abeja, producciones muy afectadas en los cultivos por los bajos rendimientos a causa de los efectos del cambio climático, en particular de tormentas tropicales e intensas sequías.

ENCARGO  PARA LA GANADERÍA

Motivar y convencer a los vaqueros a partir de las mejores  experiencias y de que la vía más segura para garantizar la alimentación de la masa, sobre todo en el periodo de seca, constituye la prioridad del programa de recuperación  en la ganadería.

Sembrar comida, aprovechar los residuos industriales y de cosecha, rescatar potreros, entre otras alternativas es la manera de salir adelante en el cumplimiento del  encargo de los ganaderos granmenses.

Leticia Ledea Fernández, subdelegada para la ganadería, dijo que el 2020 fue bastante diferente en cuanto a los niveles de crecimiento y de eficiencia alcanzados en etapas precedentes, al no escapar de la difícil situación financiera y de emergencia sanitaria por la que atraviesa el país.

“Negativos resultaron los indicadores en la entrega de leche y carne vacunas y porcina a la industria, no así en la producción de huevos de gallina, la que se logró con un esfuerzo enorme y consagración de los colectivos avícolas”.

Ledea Fernández puntualizó que tras el análisis comprobaron  que existieron problemas subjetivos, de falta de sistematicidad y organización e identificaron las principales acciones para erradicar las deficiencias y avanzar en las actividades de genética, control pecuario, salud animal e inseminación artificial.

Gustavo Saavedra Alarcón, especialista en el ramo,  añadió que trabajan con las especies menores, para  obtener niveles de carne en ovino-caprino, conejo, cerdo de capa oscura, aves y peces de agua dulce e impulsan la construcción de módulos pecuarios en empresas y cooperativas.

Saavedra Alarcón  reconoció la necesidad de acelerar los niveles  de reproducción capaces de producir el rebaño en el Ganado Menor y la base alimentaria sin importar los componentes  para la elaboración de piensos y forrajes.

Grandes son los retos que demandan intensidad en el quehacer agropecuario para generar bienes y servicios con más producción en un ambiente favorable que repercuta en elevar la calidad de vida de nuestra población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *