Grecia activa Plan B para hacer frente a crisis de refugiados

Share Button
Por Xinhua | 29 febrero, 2016 |
0

RefugiadosATENAS-. Grecia está tomando “todas las medidas como si las fronteras hubieron sido cerradas mediante la activación de un Plan B para hacer frente a la emergencia de refugiados”, indicó hoy el viceministro de Migración de Grecia, Yannis Mouzalas.

“Hemos remitido un plan de emergencia a la Unión Europea (UE) solicitando 450 millones de euros adicionales para establecer más campamentos provisionales para los refugiados que quedarán atrapados en Grecia”, dijo el funcionario griego al canal de televisión local Mega.

Después de que los países de los Balcanes reforzaron las restricciones fronterizas en las últimas semanas luego de que Viena impuso un límite a los cruces hacia territorio austriaco, el número de refugiados y migrantes varados en Grecia se incrementó a más de 20.000 en unos días, según datos del ministerio griego.

El número podría superar los 70.000 en un mes, indicó Mouzalas, debido a que la afluencia desde Turquía por el mar Egeo no ha disminuido.

En el último año, más de un millón de refugiados y migrantes han desembarcado en las islas griegas desde Turquía para escapar de las guerras y de la pobreza y para continuar su viaje hacia el centro y norte de Europa.

Antes de la construcción de nuevas vallas y de los crecientes controles fronterizos en los Balcanes, la gran mayoría de recién llegados partía de Grecia hacia la vecina ex República Yugoslava de Macedonia en un plazo de una semana en promedio.

A pesar de los avances logrados en los últimos meses con el establecimiento de un total de siete centros de recepción en la parte continental y en las islas griegas hasta ahora, las autoridades griegas no pueden alojar tal número de personas en las instalaciones ya abarrotadas.

Como resultado, miles de refugiados, incluyendo familias enteras con niños y ancianos heridos en sillas de ruedas, pasan las frías noches en campamentos no oficiales establecidos en plazas abiertas de Atenas o junto a la autopista nacional que conecta la capital griega con el norte del país.

En un intento por regular la afluencia hasta que mejore la situación fronteriza, el gobierno griego fijó el viernes un límite sobre el número de pasajeros a los que se permite abordar desde las islas hacia el puerto de El Pireo, vigente al menos hasta esta noche.

Los cerca de 1.200 refugiados y migrantes que llegaron al puerto el sábado por la noche y en las primeras horas de hoy procedentes de las islas de Lesbos y Quíos se unieron a las 2.000 personas que han recibido albergue temporal en las terminales de pasajeros del puerto en los últimos días.

El gobierno griego considera que la situación mejorará una vez que empiece a rendir frutos en las próximas semanas la operación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el Egeo para ayudar a Grecia y Turquía con la supervisión de la afluencia de refugiados y para acabar con las bandas de traficantes, señaló hoy Mouzalas.

Hace varios meses, Atenas solicitó a la agencia europea de control fronterizo Frontex 1.700 oficiales y 26 buques, pero hasta ahora sólo se han desplegado en el Egeo 700 oficiales en ocho buques, subrayó el ministro griego.

Por otra parte, las autoridades de Grecia apoyadas por grupos humanitarios y ciudadanos griegos y de otros países enfrentan dificultades para ofrecer ayuda a los necesitados.

Compañías e individuos donan alimentos, ropa, mantas y medicamentos, mientras que los voluntarios, incluyendo doctores y traductores, se movilizan a los nuevos campamentos provisionales, desde el puerto de El Pireo hasta la plaza Victoria en Atenas, para ayudar a los refugiados.

La mayoría de las personas que arriesga su vida para atravesar el mar Egeo sólo tiene una petición clave para el gobierno griego y los otros Estados europeos: “permítannos continuar nuestro viaje, ayúdennos a cruzar las fronteras”.

Ahmad, un afgano de 30 años de edad y padre de dos hijos, logró llegar la semana pasada al cruce fronterizo de Idomeni con su familia, pero fue regresado a un centro de recepción en Atenas por las restricciones fronterizas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *