Guillermo Avilés: “Yo me quedo en Cuba”

Share Button
Por Osviel Castro Medel | 14 agosto, 2018 |
3
FOTO/ Rafael Martínez Arias

Hace pocos días Guillermo Áviles Difornó, el talentoso inicialista del equipo de Cuba, estuvo en el ojo de la tormenta de los aficionados porque retornó del torneo de béisbol de los Juegos Centroamericanos de Barranquilla antes de tiempo.

Se comenzó a decir por las calles que el muchacho nacido el 20 de enero de 1993, en Bayamo, había intentado abandonar la selección para irse a jugar a otros lares o que no pudo aguantar la presión surgida por problemas familiares.

No era la primera vez que Áviles, un joven que no toma ni fuma y es “apegado a la tranquilidad de la casa”, había disparado las conjeturas pues este año, luego de haber sido anunciado como posible contrato en la liga Can Am, él mismo expresó que no jugaría en ese circuito.

«Cuando la selección nacional desarrolló unos partidos allá estuve dos años en esa liga, que es muy fuerte, el frío afecta mucho y hay poco descanso. Soy un pelotero vulnerable a la frialdad, me lesiono con cierta frecuencia y, además de eso, tenía que resolver problemas de mi niño. La posibilidad de contrato llegó en el momento que no debía de llegar y por eso no asistí», dijo el tercer bate de los bicampeones de Cuba en la arrancada del diálogo con JR, que también tocó temas de menos «misterios».

¿No pensaste que esa decisión podía ser mal mirada en el futuro?

– No lo pensé porque hablé claro y las autoridades que  tenían que ver con eso entendieron el problema. Si no pudo ser en aquel momento será después.

Dices que el frío te afecta, pero en Japón, una posible plaza de contrato, hay también bajas temperaturas en determinadas épocas del año.

– Es cierto, pero en Japón se suele jugar bajo techo y la frialdad no afecta tanto, la temperatura se puede soportar mejor. En Canadá hemos llegado a salir al terreno hasta con dos grados. De cualquier forma, estoy listo…

A raíz de tu salida de los Juegos Centroamericanos antes del fin del torneo de béisbol, comenzaron a circular varios rumores vinculados con «deserción». ¿Qué dices al respecto?

– En ningún momento por la cabeza de Guillermo Avilés ha pasado la idea de desertar. Yo me quedo en Cuba, no voy a traicionar a mi tierra ni a mi país, ni a mi familia. Simplemente lo que pasó en Barranquilla es que personas que querían incitarme a hacerlo crearon una situación complicada alrededor de mi esposa, quien se encontraba fuera del país y le hicieron creer cosas. Entonces, por decisión propia, quise venir para Cuba porque no me sentía ni física ni mentalmente bien para ayudar al equipo. Esos rumores fueron bolas mal intencionadas que intentaban dañarme. Yo me encuentro aquí con mi equipo».

– ¿Y tales «ruidos», te afectaron en algo?

– Sí. A veces, pasando por las calles, escuché comentarios de que Avilés se había quedado. Eso me chocó y me dolió, pero ya eso pasó, tengo que seguir adelante, demostrar quién soy y quién seré durante mi carrera deportiva.

– Después de todo esto, cuáles metas individuales te has trazado para la 58 Serie?

– No busco números exactos, lo que trato es de superar los resultados del año anterior, la campaña pasada fue muy buena.

-¿Entonces piensas superar los 16 jonrones de las dos etapas clasificatorias, el 358 de average, las 71 anotas, 70 impulsadas y 180 bases recorridas?

– Es un reto difícil, pero no imposible.

– Se dice que eres un gran pelotero, que ha ido creciendo, pero que le falta chispa y energía en el terreno.

– Soy algo introvertido, tranquilo y medito mucho, ese es mi carácter. A veces no expreso la euforia de otros jugadores. Me paso analizando cada situación de juego desde la primera entrada hasta la novena. Algunos creen que es apatía, pero no. Trato de sacar experiencias de cada turno al bate y de cada jugada a la defensa.

– ¿No te «pelea» la dirección del equipo en ese aspecto?

– Existe un respeto mutuo. Yo trato de seguir las indicaciones del colectivo, soy disciplinado al máximo. Es una dirección con mucha experiencia, con el profesor Carlos Martí al frente, que sabe cómo tratar a los atletas.

– ¿Cómo incide tu padre en tu preparación?

– Yo le debo mucho porque siempre me ha ayudado en la parte física, ha sido mi preparador físico todos estos años. Ahora estamos enfocados en pegarle a la bola para el centro del terreno, en hacer buenos contactos, ya después vendrán los swines con fuerza para buscar largos batazos. No puedo desconocer el trabajo que hace Mario Sánchez, el preparador del equipo de Granma, sus consejos son muy valiosos.

En la historia de las series nacionales solo Industriales (1963-64,65 y 66), Villa Clara (1993-94 y 95) y Santiago de Cuba (1999, 2000 y 2001) han conseguido tres títulos seguidos. ¿Crees que Granma puede lograr esa hazaña?

– No será fácil. Hay que enfocarse en este año, en las características del equipo que tenemos. Ya los dos títulos pasaron. Si cada cual cumple en el terreno con el papel que le corresponde, perfectamente podemos ser de nuevo campeones de Cuba.

Responder a María Isabel García Arévalo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Guillermo es CUBANO DE FIDEL, es mi CUBA bella desde la punta hasta el cabo.
    Conseguir la tarea que te propones es dura pero no dificil,
    GRANMA TRICAMPEON

  2. Ese es Avilez, siempre lo he visto como lo que es, humilde y sencillo. De él espero lo mejor, todo lo que dice en su entrevista, es el reflejo de su personalidad.