En Guisa, el café está en la cima

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 5 febrero, 2020 |
0
FOTO Rafael Martínez Arias

Parecería este título una redundancia, porque en Cuba la mayor parte del café está en las montañas. Sin embargo, en Guisa no solo lo encontramos en la cima, sino en un nivel productivo que mantiene a los nativos en la cúspide de los cafetaleros cubanos.

Desde diciembre último, cuando fue noticia la condición de ser el primer municipio en el archipiélago en cumplir el plan relativo a este grano aromático, la alegría invade a todos, principalmente a los de la Unidad empresarial de base (UEB) destinada al acopio y beneficio del café y el cacao.

Según Yoel Rabaza Carrazana, director de la UEB, al cierre de 2019 la empresa había sobrecumplido con 403 toneladas, de 380 planificadas, al tiempo que excedían en un 112 por ciento el plan de ventas y en un 127 el de exportación.

Esta empresa cuenta con un proyecto en alianza con Colombia llamado Penagos, el cual ha provisto de despulpadoras ecológicas, laboratorios para determinar la calidad del producto, un secador solar alternativo, módulos de herramientas y sistemas de riego, lo que, sin dudas, ha tenido un impacto positivo en los resultados de la entidad.

Aunque dan sus primeros pasos, la UEB se encamina hacia el incremento cuantitativo y cualitativo del cacao, un renglón que tiene mercado asegurado y generaría grandes dividendos para sus habitantes.

Estos logros y planes futuros tienen como respaldo el apoyo de las diferentes bases y unidades productivas que incrementan la siembra y recogida del grano, el cual, posteriormente, recibe un minucioso y responsable tratamiento por parte de los 323 trabajadores de la empresa acopiadora y beneficiadora.

Cuando lustros atrás esta entidad mostraba cifras que iban en picada, la voluntad de sobreponerse al colapso salvó la honrilla de quienes no descansaron hasta llevarla a los planos que hoy ocupa, exhibiendo utilidades que rondan los dos millones 400 mil pesos.

Aunque ya escasea el café en las lomas de Guisa, porque va cerrando el pico productivo, no cesa el bregar de estos hombres y mujeres en aras de incrementar la presencia en nuestros hogares, y otros del mundo, del llamado por la leyenda como el néctar negro de los dioses, el que ya no solo pertenece al ámbito divino, sino a ese pequeño espacio llamado cocina, donde es muy terrenal saludar la mañana con la seductora infusión, que es para muchos como una bendición al paladar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *