Hambre Cero para 2030, una meta global de la que Cuba es partícipe

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 15 julio, 2019 |
0

La Habana, – Cuba implementa medidas para incrementar la soberanía y seguridad alimentarias en un contexto mundial caracterizado por el incremento del hambre en todas las regiones, según señala un informe de Naciones Unidas publicado hoy.
En la Asamblea Nacional del Poder Popular, que sesionó en comisiones de trabajo la semana pasada, se debatieron las medidas que adopta la mayor de las Antillas para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) hasta 2030, en los cuales se incluye la meta de hambre cero.

Los ODS están vinculados a las líneas de trabajo del Plan Nacional de Desarrollo, el cual evaluaron los diputados para precisar qué es necesario hacer en función de mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Estrategias como el plan de autoabastecimiento municipal, implementado por el Ministerio de Agricultura, tiene el propósito de entregar 30 libras en viandas, hortalizas, frutas y granos a cada habitante, lo que da muestra del interés del país por garantizar alimentación para todos.

Marcelo Resende, representante en  Cuba de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha reconocido en varias ocasiones como la mayor de las Antillas desde su Carta Magna defiende el derecho humano a la alimentación.

Ha reiterado además que en el país existe la voluntad política para garantizar la soberanía y seguridad alimentarias, aspecto este necesario para cumplir tal objetivo.

Asimismo Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, instó, con las políticas adoptadas por el país, a ir cada vez más hacia la sustitución de importaciones y elevar la producción nacional con el fin de alcanzar la soberanía alimentaria.

Según el informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo (2019), publicado hoy por varias agencias internacionales, el hambre aumenta en muchos países en los que el crecimiento económico disminuye, naciones que son dependientes en gran medida del comercio internacional de productos básicos primarios, ya sea en su exportación o importación.

A nivel mundial más de 820 millones de personas padecen hambre y se estima que más de dos mil millones carecen de acceso a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes, por lo que el texto reconoce que lograr el objetivo del hambre cero para 2030 parece un desafío abrumador.

En América Latina y el Caribe el hambre está aumentando lentamente, tanto así que el pasado año afectó a 42,5 millones de personas, el 6,5 por ciento de la población regional, recoge el documento.

La prevalencia de la subalimentación en la región se sitúa por debajo del siete por ciento, cifra que depende en gran medida de las condiciones presentes en América del Sur, donde vive el 68 por ciento de las personas subalimentadas de Latinoamérica.

En relación con el indicador de emaciación infantil  -proporción de niños menores de cinco años cuyo peso para la talla está más de dos desviaciones estándar por debajo de la media para la población de referencia internacional- América Latina y el Caribe tuvo en 2018 una prevalencia muy baja (1,3 por ciento), lo que la diferencia de las otras regiones de la orbe que alcanzaron niveles entre el cinco y el nueve por ciento.

Las condiciones que han propiciado la situación actual se deben en gran medida también al cambio climático y sus fenómenos extremos, los cuales afectan la productividad agrícola, la producción de alimentos y el acceso a los recursos naturales, asegura el reporte.

Asia es la región con mayor cantidad de personas subalimentadas (más de 500 millones), seguida por África donde el número ha ido aumentando progresivamente hasta alcanzar casi los 260 millones en 2018, de los cuales más del 90 por ciento viven en el África subsahariana.

El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo (2019), fue realizado por la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *