Historia y cultura entre paredes

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 15 junio, 2018 |
0
El inmueble que ocupa el museo municipal de Manzanillo es de estilo neoclásico. FOTOS/ Roberto Mesa Matos.

Manzanillo.- El 14 de junio de 1979 entró en vigor la Ley No. 23 de Creación de Museos Municipales, como respuesta a la justa aspiración del pueblo y a la necesidad objetiva surgida del desarrollo educacional alcanzado con la política cultural de la Revolución Cubana.

Correspondió a esta histórica ciudad, de la oriental provincia cubana de Granma, el honor de abrir la primera de esas instalaciones en aquella fecha. El inmueble, de estilo neoclásico, construido en 1893, atesora la historia del municipio Manzanillo en cinco espaciosas salas.

Elvis Ramírez Guerrero, directora general del museo manifiesta que en él se recogen los más relevantes acontecimientos acaecidos aquí en los siglos 19, 20 y lo que va del 21.

“La fecha tiene además, particular relevancia porque se conmemora el natalicio de dos grandes héroes: el Mayor General Antonio Maceo Grajales y el Comandante Ernesto Che Guevara, pero además el fallecimiento del Mayor General Bartolomé Masó Márquez, de quien resguardamos más del 20 fondos que pertenecieron al patricio manzanillero y su esposa.

Ramírez Guerrero cuenta que la primera sala de ambientación que recrea el neoclásico con la arquitectura del museo; la temática fundamental de la número dos son los asentamientos aborígenes que existieron en la zona y la fundación de la villa; la Guerra de Independencia se exhibe en la tres, y la cuatro sobre el apoyo de Manzanillo a la lucha en la Sierra Maestra; el arte y la cultura manzanillera están presentes en la seis.

“A esta última incorporamos en días recientes varios objetos que donaron los familiares de Daniel Alarcón, una de las figuras más emblemáticas y queridas de la trova tradicional en la ciudad del Golfo.

Elvis habla feliz de la reparación capital a la que se sometió el inmueble como parte del programa que saluda los 150 años del inicio de las luchas por la independencia en La Demajagua.

“Todos los problemas que presentaba la edificación se solucionaron: una brigada del sector no estatal arregló la cubierta, pintamos los interiores y exteriores de la institución y se decidió exhibir un nuevo montaje museográfico a partir de postales que circularon el país a inicios del siglo 20 y que mostraban la arquitectura de nuestra ciudad.”

-¿Qué otras acciones se incluyeron en las tareas de reparación?

-“Mejoramos el techo del patio, restituyeron redes eléctricas e hidrosanitarias, cambio de luminarias, pulimentamos los objetos museables y además se arregló el almacén de los fondos museables.

“Solo falta la jardinería que hemos dejado para el segundo semestre del año, porque a pesar de que este tipo de instalaciones no puede tener plantas, sí disponemos de algunas que no tienen flores para evitar la proliferación de bacterias.”

-¿De qué manera se involucrará el colectivo que usted dirige a las actividades por los 150 años del alzamiento en La Demajagua?

– “Ya lo hemos hecho con la organización de exposiciones a reconocidas figuras de las artes plásticas en el territorio como Manuel Olivera Álvarez, quien es además el presidente del comité municipal de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en Manzanillo.

“Hoy presentamos todos las investigaciones que hacen referencia al devenir histórico de la localidad y su repercusión social, pero además el acercamiento de los vínculos entre las organizaciones de masas, y los colectivos de pioneros y estudiantes.

“Para el histórico mes de octubre tenemos previsto invitar a nuestro patio al escritor Alex Pausides para una presentación de libros y, como parte de la jornada de homenaje a Manuel Navarro Luna acogemos las lecturas de poesía de los bardos que asisten a ese importante evento.”

Elvis asegura que los desafíos se encaminan hacia la investigación de las colecciones que atesora el museo manzanillero: “Estamos en un proceso de saneamiento del cien por ciento de las colecciones que tenemos, es una labor ardua pero gratificante por la cultura y la historia de nuestro pueblo, para preservarla para otras generaciones.”

“Socializamos todo con los integrantes de las asociaciones de discapacitados físico – motores y con los ciegos y débiles visuales, protagonistas del espacio “Con los ojos del corazón”, pero además hasta aquí llegan como promedio al mes más de mil visitantes entre pioneros, estudiantes, jóvenes, trabajadores y personas residentes en el exterior.”

Rolando Oliva Milán es un joven que apenas sobrepasa los 35 años de edad, es licenciado en estudios socioculturales y es el conservador de los objetos museables.

“Es la acción directa o indirecta que se le hacen a los objetos para mantener su estado físico de las piezas y velar porque no se deterioren a consecuencia del clima, las filtraciones de agua o polvo. Basamos nuestro desempeño en aspectos de la física, la química y la biología.

-¿Cuáles son los objetos más difíciles de trabajar?

– “El papel y los textiles porque son materiales orgánicos, interactúan más rápido con el medio ambiente y son más sensibles. La luz del sol hace mucho daño.
“En este nuevo montaje que se lo hizo a la institución tuvimos en cuenta todos esos riesgos para evitar que se dañe algo y tratamos de cumplir siempre con las normas que se dictan con ese objetivo.

-¿Qué productos se utilizan?

-“Son pocos los que recibimos, lo que más utilizamos son la cera, el bicarbonato, el alcohol de 90 y detergentes o jabones neutros, que son difíciles de encontrar, pero aparecen. También el jugo de naranja agria para limpiar rápido junto al bicarbonato la oxidación.

“La mayor complejidad es la falta de los materiales, porque por lo demás todo fluye bien aunque se extiende por dos o tres meses porque es una labor de muchos detalles. Lo previsto al mes es ejecutar el saneamiento del 10 por ciento de los objetos”, dice este joven, quien agradece haber aprendido los secretos del oficio de la mano de José Souza.

El colectivo del museo municipal de Manzanillo festeja este jueves los 39 años de su creación con el incentivo de resguardar en sus paredes la historia y cultura de la ciudad del Golfo para que trascienda a otras generaciones.

Esta noche, en los portales de la institución se reunirán los asistentes a la 46 edición de la jornada de homenaje a Manuel Navarro Luna en el espacio “El autor y su obra”, que dedicado a Felipe Gaspar Calafell Pérez, conducirá la intelectual Esperanza Martínez Llópiz.

También se reservarán unos minutos a la presentación del libro “Reino de las alucinaciones”, de Calafell, quien leerá su poesía junto a los bardos Juventina Soler Palomino y Norge Céspedes Díaz.

La silla y machete que pertenecieron al Mayor General Bartolomé Masó Márquez

 

Objetos de diferentes usos y épocas se resguardan en las salas del museo de Manzanillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *