Historias bien condimentadas

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 18 junio, 2019 |
0
Daniela, a la derecha y luego a la izquieda, junto a uno de sus mejores amigas

Una apendicitis aguda abre un efímero compás de espera para Roxana Daniela Quesada Pérez,  una  adolescente  carismática, idónea y competitiva,    quien padece de hipoacusia neurosensorial bilateral  profunda.

Ahora convaleciente, terminó  décimo grado en la Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (Eide) Pedro Batista Fonseca.

Siempre apoyada por sus padres  Daysi  y Dany, la joven descuella por su rendimiento  escolar y deportivo  en atletismo adaptado, con férrea  preparación en lanzamiento de jabalina y disco, y carreras de 100 y 200 metros.

Mediante el lenguaje cubano de señas y su entrañable intérprete,  Roxana expresa: “Desde los 10 años practico estos deportes, entré a la Eide con 13, pero desde los cuatro  corría en el gimnasio de la sala polivalente de Jiguaní (la madre viaja a diario, pero ella permanece   interna), desde niña   en la escuela de Sordos  Ernesto Che Guevara me destacaba bastante; antes de ser captada  para la Eide  y obtuve dos  medallas de oro, cuatro de plata y una  de bronce en campeonatos nacionales, siete en total… recientemente en un evento similar, a pesar de hacerlo  con  mayores, logré  el cuarto lugar”.

Daysi Pérez Corría,  por la sordera profunda padecida por la chica, la acompaña de modo invariable en la docencia y, cuando puede,  en los entrenamientos;  es mentora,  camarada, confidente.

El inevitable viaje al recuerdo la lleva al Curso integral para jóvenes, coincidente con su segundo embarazo, y meses después de alumbrar notaba problemas auditivos en la  criatura.

Fue un golpe fuerte; tuvo la oportunidad de cursar Defectología,  hacerse intérprete de lengua de señas, para trabajar con niños sordos, “entre ellos la mía”, refiere.

Empezó  en el programa Vías no formales  de Educación, luego en primarias y con Roxana, después de recibir esta el implante coclear a la edad de siete años.

Daysi  vive agradecida: “¡Gracias a la Revolución y a Fidel  eso se hizo realidad! Mejoró algo, pero no lo esperado; también  afirma  que debido al implante Roxana tiene vedados natación y  deportes de combate.

Daysi causó baja en Educación  para  trabajar con Roxana por el déficit de intérpretes, como defectóloga de Educación especial atendía Primaria   después en  la secundaria Básica William Soler de Jiguaní, fue voz y oído  también de una niña con deficiencias auditivas, luego  pasó al Inder en Bayamo hasta el presente…

“Aquí la adaptación  fue asombrosa, se  comunica y relaciona  socialmente, enseña lengua de señas a sus más allegados, entre ellos a Dalia Moreno , la jefa de grupo y su mejor compañerita…me  emociona  cuando  le explica a Roxana  cualquier  duda… Rachel de octavo grado es otra amiguita (ciega y  sorda) ¡y qué bien se entienden!”

Adais Moreno Pérez es su otra hija,  vive en La Habana “y tengo dos nietas, pero Roxana ocupa casi todo mi tiempo”.

La chica pertenece a la Unión de Jóvenes Comunistas  y según sus camaradas del Comité,  es combativa y mantiene buen índice académico…

En Jiguaní,  se integra también  de manera armónica con su comunidad. Moviendo los labios convenientemente Daysi ejemplifica: “Le digo arroz, azúcar… ella ´me lee´ atentamente y al poco rato viene con lo solicitado, pues  lo trasmite perfectamente  en la bodega , panadería, farmacia, el mercado…todo el mundo la apoya, desde chiquita es independiente.

“Monta bicicleta, le exigimos tener mucho cuidado, transitar por su senda y  respetar las señales de tránsito,  ella  viaja  sola de Jiguaní a Bayamo y viceversa; en los pases  ponen  guaguas, pero cuando tiene necesidad de venir y yo no puedo acompañarla,   sabe abordar un camión.

Roxana forma parte de un  grupo de chicos valientes,   de diversos municipios de la provincia, quienes  se esfuerzan   para ser mejores deportistas.

Ellos son excelentemente atendidos por profesores y entrenadores de  la escuela de iniciación deportiva escolar (Eide) Pedro Batista Fonseca y las asociaciones nacionales de Sordos e Hipoacúsicos, de Limitados Físico motores y del Ciego.

La conversación con Andrew Grey Rosales,  entrenador de atletismo para personas con discapacidades  en la Eide, aporta más información: “Roxana es una magnífica proyección, tiene grandes cualidades y metas,   es  atleta de perspectiva inmediata (Api).

“Los hermanos Sergio y Alejandro González Lorente   son débiles visuales,  Yurisnier Carrasco Portales, con parálisis en el brazo tiene  excelente  futuro.

“También Yusnel Espinosa Espinosa, Yisel Jerez González, Yonathan Fonseca Vega, Yanisleidis Urquiza Sánchez y Rachel Fernández Magaña.

Son  nueve, para el  curso entrante serán 15 estudiantes, están integrados completamente, son atletas igualitos que el resto, algunos un poco  traviesos, pero van avanzando”.

“Esperamos buenos resultados en los inminentes juegos deportivos escolares”, augura Grey.

Esta es una historia en pleno desarrollo, condimentada con los afectos, la tenacidad ante lo adverso y las victorias del día a día, sin desfallecer un momento.

No termina aquí pues todavía  hay mucho  éxito por cosechar.

El implante coclear es  un procedimiento costoso: las evaluaciones previas al implante, la cirugía y los ajustes posteriores pueden oscilar  entre 40 mil y 100 mil dólares en dependencia de las necesidades individuales y el centro médico en donde se  haga la cirugía… ¡en Cuba es totalmente gratis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *