El hombre que abrazó muchas ilusiones

Share Button
Por Luis Carlos Frómeta Agüero | 25 enero, 2021 |
0

-Un salario de 20 pesos y el cargo de portero, marcaron mi inicio en la Radio bayamesa, desde el 25 de diciembre de 1949:era joven, soltero, me defendía con lo devengado y confiaba en la llegada de mejores tiempos.

“A los dos años opté por una plaza de operador de audio, fui a Santiago de Cuba para adiestrarme en esa especialidad y en la de planta comercial, de regreso integré en CMKX, de la red provincial de Radio, con emisoras, en Santiago, Guantánamo, Holguín y Bayamo, como se promocionaba antes.

“Por afinidad al oficio, me uní a René Jardín y a Franco Fonseca, quienes por su experiencia en el medio ganaban 60 pesos mensualmente y yo 45 por ser principiante, alrededor de11 personas llevábamos adelante todo el trabajo, como   lo establecía el administrador, Manuel de Regla Díaz.

“El resto del contenido se completaba con excelentes colaboradores, como el profesor Víctor Montero, el historiador Enrique Orlando Lacalle Zauquest, Ciro Reyes Quiñones, como abogado, y el periodista Robert Arnaldo Paneque, entre otros.

“La emisora se mantenía por el cobro de los impuestos por difundir anuncios comerciales, sobre todo, los establecimientos enclavados en la calle de General García, recuerdo que la casa Pedreira, una de las últimas en registrarse, era la que más pagaba, 130 pesos en el mes.

“Para justificar ese monto económico, aproximadamente cada media hora teníamos que promocionarla : La casa Pedreira le ofrece la hora….¿? , por esa mención recibíamos el uno por ciento del total. ¡Imagínate!, era la forma capitalista de nuestro encargo”.

NUEVOS HORIZONTES

“Llegó 1959, año de transformaciones para el país, Rolando Antonio Paneque pasó a desempeñarse como nuevo administrador, le hablé de mi interés por la locución y solicité permiso para practicar en la emisora, la respuesta fue precisa:

-Como operador estás bien, sigue ahí…

“El locutor Terencio Montero se me acercó y dijo:

-Chico, practica en la casa, coge una botella como si fuera un micrófono, lee en voz alta y vas aprendiendo.Seguí el consejo y un año después, Paneque, el directivo, me llamó:

-Dijiste que tenías interés por ser locutor y como vamos a sancionar a un compañero, necesitamos suplir el espacio con tu voz.

“En principio no acepté y él volvió a la carga”:

-No se trata de quitarle el puesto a un reincidente en indisciplinas, es que si no aceptas, otro ocupará el puesto, porque la decisión es irrevocable.

“A partir de ese momento realizaba las dos funciones: operador de audio y locutor rotativo para tiempos de descanso, vacaciones… hasta 1962, año en el que me oficializaron como locutor”.

“Con la división político-administrativa, en 1976, la emisora se categorizó como provincial, fortalecida con nuevos profesionales, fundamentalmente procedentes del sector educacional y tuve que asesorar a muchos interesados en la profesión.

EL CONSEJO

“El locutor debe preocuparse por la buena dicción, cuidar la voz, prepararse diariamente, estudiar mucho, evitar los vicios del lenguaje y estar al tanto de cuanto acontece en el mundo, para no equivocarse al momento de emitir cualquier opinión, sobre todo cuando se improvisa”.

ADIÓS AL MICRÓFONO

Este hombre sencillo de la Radio cubana, que dedicó cerca de cuatro décadas a la locución, resume la identidad de CMKX, convencido de que solo se vive una vez, pero si lo haces bien es suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *