Homenaje en Bayamo a primer dirigente gubernamental

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 26 octubre, 2018 |
0

Gumersindo Antonio Gorgoso Fiallo, quien se desempeñó como primer presidente de la Asamblea municipal del Poder Popular en Bayamo, recibió en la mañana de este viernes, el homenaje de viejas y nuevas generaciones de habitantes de esta ciudad.

En la propia sede del Gobierno local, la cual atesora en su memoria la huella de este hombre, riocautense de cuna, se reunieron varios de sus compañeros de labor en el tiempo que cumplió responsabilidades gubernamentales, y estudiantes, en un intercambio organizado por el archivo histórico de la Ciudad Monumento.

En la ocasión se resaltó la trayectoria de Gorgoso Fiallo en las milicias revolucionarias, su aporte al trabajo del Partido en varias localidades de la antigua región del Cauto, y luego su bregar en el gobierno, desde 1976, fecha en que nació el Poder Popular.

El homenaje incluyó la presentación de un video, en lo fundamental con instantáneas de la familia del homenajeado, soporte indispensable para su labor, y de él mismo en actividades diversas organizadas por el Gobierno bayamés.

Fue una etapa de mucho trabajo, reconoció Gorgoso Fiallo, al intercambiar con el auditorio, donde no contábamos con todos los conocimientos necesarios para esa nueva tarea, pero sí con mucha disposición y voluntad.

Detalló que aquella primera etapa de gobierno, a no muchos años del triunfo revolucionario, se caracterizó por la formulación, por parte de los electores de miles de planteamientos que respondían a necesidades sentidas, y cuya atención implicó arduas jornadas de entrega.

Destacó, al mismo tiempo, la iniciativa nacida aquí, de diseñar un modelo para el mejor registro y control de esas formulaciones, la cual luego se extendió a todo el país.

Finalmente, habló del papel del delegado, de su compromiso de trabajo, y la importancia, entonces y ahora, de mantener una comunicación honesta y sincera con electorado, donde no se prometan cosas que no puedan cumplirse, en dar respuestas objetivas frente a aquellos problemas que no pueden resolverse en un determinado momento por cuestiones económicas, dado el bloqueo imperialista que desde el propio triunfo revolucionario hostiga al país.

Contó a los jóvenes presentes en el homenaje que, en aquel tiempo, quienes tenían su edad no siempre escogían los estudios que más le gustaban sino los relacionados con las actividades que el país precisaba desarrollar.

Esa siempre ha sido y debe seguir siendo la máxima de los jóvenes cubanos, dijo, servir al país y a la Revolución donde se es más necesario.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *