Honor a quien honor merece

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 28 abril, 2017 |
0
Carmen Rosa Reyes González. FOTO/ Rafael Martínez Arias.

Han transcurrido 131 años del primer Día del Trabajador, y aún no todas las demandas hechas por el grupo de sindicalistas anarquistas conocidos como los Mártires de Chicago, han sido solventadas en el mundo.

En julio de 1889, la organización Segunda Internacional instituyó el Día Internacional del Trabajador  el Primero de Mayo, para recordar los hechos ocurridos en Chicago.

Las celebraciones de esa fecha en Cuba devienen ocasión especial para patentizar el apoyo irrestricto a la Revolución y a sus líderes históricos.

Este Primero de Mayo, nuevamente las plazas de la suroriental provincia cubana de Granma vibrarán al paso arrollador de sus miles de trabajadores que junto a sus familiares tomarán la unidad como bandera.

La ocasión también es propicia para el reconocimiento a quienes más se esfuerzan y sobresalen en su labor cotidiana, por ello representarán a la provincia en el Acto Nacional y serán condecorados en La Habana:

Carmen Rosa Reyes González, obrera del Vivero municipal de Bayamo, perteneciente al Sindicato de la Administración Pública, Medalla Jesús Menéndez; Rosario Aguilera Rodríguez, directora Palacio de Pioneros Raquel González de Bayamo, Sindicato de Educación, Orden Lázaro Peña de III Grado, y Fernando Antonio Tamayo Domínguez, director municipal del Programa Salas de Televisión en Guisa, Sindicato Administración Púbica.

EMBELLECER LA COTIDIANIDAD

Eso hace cada día, desde hace 29 años de forma ininterrumpida Carmen Rosa Reyes González,  en un área de plantas ornamentales, del Vivero municipal de Bayamo, donde también desde entonces es dirigente sindical, ahora secretaria organizadora.

Ama y trata con especial ternura sus plantas y flores, pero igual hace con las tareas derivadas de la organización sindical, pare representar y orientar a los trabajadores de su entidad.

Esta bayamesa humilde, laboriosa y de pocas palabras, atesora una envidiable y abultada trayectoria que avala la selección: miembro del Buró sindical del Sindicato por cinco años,  Mejor trabajadora del Vivero, Destacada municipal, Vanguardia provincial e igual categoría Nacional  por cuatro años consecutivos, y ser acreedora de  la Medalla Hazaña Laboral.

“Mi esposo, hija y nieta –explica- son muy importantes en mi quehacer, pues me apoyan siempre, a ellos dedico este reconocimiento.

“Es una emoción y un orgullo muy grandes ir a La Habana al acto nacional por el Primero de Mayo y ser condecorada allí, me quedé asombrada, no me esperaba esto. A partir de ahora trabajaré más y mejor”.

RECONOCIMIENTO COLECTIVO

Rosario Aguilera Rodríguez. FOTO/ Rafael Martínez Arias.

Para Rosario Aguilera Rodríguez, directora del Palacio de Pioneros Raquel González, de Bayamo, recibir la Orden Lázaro Peña de III Grado, es hacer en su persona el reconocimiento al colectivo de esa entidad educacional que dirige desde hace 35 años.

“Se me selecciona –dice- por los años en la actividad y los logros del centro que dirijo, entre los que figuran la Medalla Jesús Menéndez que yo también ostento, el premio Los Zapaticos de Rosa, la condición de Vanguardia Nacional durante ocho años, todos los cursos como Centro Modelo, y, además, Colectivo Martiano, mayor premio de la Organización de Pioneros José Martí.

“Desde el año 1982 en que se fundó el Palacio de Pioneros hemos obtenido muy buenos resultados en el desarrollo de la formación vocacional y orientación profesional de niños y adolescentes, y eso nos enorgullece, aunque no estemos totalmente satisfechos”.

Licenciada en Literatura y Español y con 38 años de labor ininterrumpida en Educación, Rosario asegura la valía de su familia en todo su desempeño y dice sentirse orgullos de su esposo, hijo y nieto.

Al referirse a la condecoración expresa:

“Significa primeramente en los personal un regocijo muy grande, por ser seleccionada dentro de los miles de afiliados a mi sindicato, muchos de ellos con un valioso trabajo, como la única de la provincia a participar en esa actividad, y en los social me compromete a esforzarme más en mi trabajo a entregar cada día más de mí para el desarrollo de la formación vocacional e integral de los niños y adolescentes del territorio.

“Este primero de mayo tiene una connotación especial, pues como lo dice su lema central estamos llamados a fortalecer la unidad”.

INCONDICIONAL AL TRABAJO

Fernando Antonio Tamayo Domínguez. Foto Rafael Martínez Arias.

Locuaz, sencillo y amable es Fernando Antonio Tamayo Domínguez,  director municipal del Programa salas de televisión en Guisa desde hace  casi nueve años.

Conversar con él es comprobar el amor por la encomiable labor que despliega.

Al intercambiar sobre los méritos que avalan su selección para recibir la Orden Lázaro Peña de III Grado, afirma:

“Lo resumiría en que he sido siempre incondicional al trabajo, desde que comencé mi trayectoria laboral en el año 90, hasta la fecha, además, el programa que dirijo tiene reconocimiento al funcionamiento integral a nivel de provincia.

“Hacemos muchas cosas en las salas de televisión en función de elevar la calidad de vida de los pobladores de la serranía, y puedo asegurarte que hoy son imprescindibles en la realidad rural cubana.

“Nuestro municipio cuenta con 67 de ellas, donde se realizan actividades diversas en función de elevar la cultura general integral y los parámetros de salud de la población, cada una cuenta con un servicio de rehabilitación y todos los meses más de 40 mil pacientes pasan por ellas.

“Juega también un papel decisivo en función de preparar a las personas para enfrentar situaciones de desastres en la preparación para la defensa, igualmente en el poyo a los diferentes procesos políticos, actualmente el de rendición de cuenta del delegado a sus electores.

“Asimismo promueve todo en la comunidad, se convierte en el cine del barrio, el círculo infantil con el programa Educa a tu hijo, el teatro, el  salón de baile, y de diversas actividades deportivas; en resumen a las salas de televisión en la comunidad nada le es ajeno”.

Según refiere Fernando esas instituciones devienen Casa de orientación a la mujer y la familia, varias están vinculadas al tiro recreativo popular;  realizan un importante trabajo con la historia decisivo en la formación de valores de las nuevas generaciones y han creado  siete asociaciones de bomberos voluntarios de base en las montañas, para realizar trabajo preventivos.

Insistimos en que nos hable de sus méritos y trayectoria y finalmente accede:

“En los personal, sobre la condecoración diría lo que expresó Martí, Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz, la veo como el reconocimiento a todo un equipo de trabajo, no a una persona en lo particular, no es un secreto que sí le he puesto empeño a la tarea, en la Orden va implícito todo un colectivo de 242 trabajadores, más todos los organismos que influyen decisivamente en que el programa de sala de televisión cumpla con su misión.

“Ostento el Sello 75 aniversario de la CTC, la Medalla Jesús Menéndez, y la Distinción Del Esfuerzo la Victoria, -asevera-. Asistir a este acto nacional es de inenarrable  significado, es un alto compromiso que implica seguirlo dando todo ahora y siempre”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *