Imponerse a las limitaciones para cumplir

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 30 enero, 2019 |
13
FOTO: Internet.

Manzanillo. – Los campesinos de la Cooperativa de Producción Agropecuaria Omar Rivero Fonseca, la más trascendente en el ámbito cañero en este costero territorio granmense, se imponen hoy a las dificultades objetivas del camino e impulsan el programa de corte de la gramínea en la actual zafra azucarera.

El empeño, si bien está lejos de cumplir las expectativas, evidencia la consagración de un colectivo acostumbrado a esas faenas, que hoy están a poco más de un cuarenta por ciento, de las 48 mil 600 toneladas de caña previstas a enviar hasta los basculadores del central Bartolomé Masó Márquez, del municipio homónimo.

Yunior Llanes, jefe de los pelotones de corte de la Omar Rivero manifestó en declaraciones a la prensa que las mayores deficiencias están la carencia de mangueras, correas y rodamientos de los equipos involucrados en la actual contienda, prevista a concluir en el mes de marzo.

El ingeniero expuso que lo anterior obliga al colectivo a laborar sin descanso durante las 24 horas del día organizados en dos turnos de trabajo para garantizar que avancen los cortes de caña, aun con las limitaciones.

Calixto Santiesteban Ávila y José Enrique Remón Domínguez, principales autoridades políticas y gubernamentales de este costero territorio distinguieron en el ímpetu de los campesinos y evaluaron junto a ellos las posibilidades reales de revertir la situación para materializar lo previsto en la actual campaña azucarera.

Los asociados a la Omar Rivero deben cortar en esta zafra unas 900 hectáreas de caña, lo que significa el 30 por ciento de la norma potencial de la empresa azucarera Bartolomé Masó.

Leonardo Martínez Escalona, vicepresidente de la mencionada base productiva dijo que cumplen con la siembra de las 215 hectáreas de caña y que además plantaron frijoles, yuca y arroz para el autoconsumo y el abastecimiento a los mercados agropecuarios del municipio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. A pesar de los deficit mangueras, correas y rodamientos de los equipos, se impone el impetud de lucha de los trabajadores para lograr cumplir con los planes

  2. La industria azucarera no es mas que la interacción de muchos flujos de trabajo con una sincronía increíble. Ese dinamismo hace crecer un sentido de pertenencia tal y como el de estos valientes de manzanillo que lo estan dando todo. Felicitaciones por su ingenio!!!!

  3. Manzanilleros hay que dar lo mejor de si en el corte y tiro de la caña que queda en el campo para poderla convertir en azúcar y cumplir los planes trazados en un inicio, antepóngase a las adversidades.

  4. Mucho impetú, ganas de trabajar y de echar para adelante la tarea caracterizan al sector azucarero, un sector que durante muchos años fue el caballo de batalla en la economía nacional, la realidad actual es diferente a la de esos años pero solo con este arduo trabajo los azucareros lograrán elevar al sector a una nueva época de bonanzas y de aportes a nuestra economía, solo un detalle en el artículo la Empresa Azucarera es la de Granma pues en Bartolomé Masó lo que existe es una UEB de la propia empresa, pero todos son parte de la misma batalla. Un saludos a mis hermanos azucareros granmenses.

  5. A pesar de las limitaciones continuamos en nuestra labor para alcanzar grandes resultados. Felicidades a este colectivo por su perseverancia.

  6. Es evidente por los momentos difíciles que hemos pasado, pero nuestra Revolución siempre está ahí para lo que el pueblo necesite, no obstante el esfuerzo individual que seamos capaces de hacer, de ponerle empeño a nuestra labor agrícola, será logrado con éxitos, siempre nos va a faltar recursos, por eso lo que tenemos hay que conservarlos, y seguir adelante con ímpetu para que nuestra economía crezca.

  7. está muy claro a falta de recursos materiales hay que doblar los esfuerzos con los recursos humanos y agotar todas las posibilidades hasta lograr el cumplimiento del Plan que nos propusimos tenemos que convertir las excepciones en reglas pero nunca dejar de buscarle solución a los problemas que afrontamos diario y con mente positiva para lograr los objetivos y metas trazadas hasta volver a conquistar la confianza de los azucareros.