Incansables por encauzar el rumbo

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 1 junio, 2018 |
0
FOTO Luis Carlos Palacios Leyva

Convencido de la necesidad de sumar puntos durante los próximos encuentros en la hexagonal final del fútbol cubano, se muestra Ramón Marrero, director técnico de la selección de Granma, que este sábado escenifica su tercer partido consecutivo como anfitrión.

Los Incansables se hallan en una situación complicada, concluida la primera mitad del calendario, que les deparó una victoria y cuatro derrotas, para acumular solo tres unidades.

Tal vez, la mayor preocupación radica en el par de reveses desde su llegada a la cancha Conrado Benítez García, de Jiguaní. Aún así, el capitán Félix Guerra confirmó: “Se han preparado psicológica y mentalmente para enfrentar los partidos que nos quedan, sobre todo los de aquí en casa”.

En busca de una fórmula ganadora, Marrero introdujo algunos cambios en el tope más reciente frente a Camagüey, pero con las variantes tampoco encontró el acople necesario ni mucho menos pudo esquivar el fracaso 2-1, que signó el cierre de la ronda inicial en el tramo conclusivo.

Pero con notables lagunas en la zaga, su pobre conexión con el mediocampo y apenas sin recursos para organizar salidas en el ataque, jamás se podrá tener grandes aspiraciones.

Así se justifica el errático juego del once granmense, que de no encauzar el rumbo se alejaría peligrosamente de la pugna por una medalla, a pesar de contar con el líder anotador del campeonato, Ruslan Batista, autor de una decena de goles.

Por cierto, el medialunero marcó la única diana en el resultado adverso ante la nave camagüeyana, “soy el jugador referencia del conjunto, además mi función es anotar goles y entreno para eso”, manifestó.

Sin ánimo de justificar el discreto rendimiento del plantel, comentó que obedece a la naturaleza, pues las lluvias dejaron en muy malas condiciones el terreno, cuando se alistaban para la fase final.

“No nos permitió trabajar como queríamos, incluso tuvimos que movernos al tabloncillo; pero lo que queda es seguir entrenando y pensar en los próximos juegos”, agregó Batista.

De todas maneras, Marrero considera que errores en la marca y en la táctica y la poca concentración de algunos atletas también han incidido en la debacle, como sucedió en el choque contra los agramontinos, cuando, además, abusaron de los balonazos, para confirmar la falta de enlace entre los defensores y los mediocampistas.

Sin embargo, los Incansables aún están a tiempo de revertir el panorama o, al menos, dejar una mejor impresión. “Nos quedan tres desafíos en casa,  debemos aprovechar todas las oportunidades”, expresó Guerra, quien conserva esperanzas de subir al podio, al igual que el resto de sus compañeros.

Por supuesto, para alimentar esas pretensiones necesitan desquitarse del revés sufrido durante su visita a Pinar del Río, su rival de este sábado, en el costero municipio de Media Luna.

Ese duelo signará el inicio de la segunda vuelta en la hexagonal, por lo que una victoria sería otro incentivo en las intenciones de agarrar una presea, casi impensada al comenzar la clasificatoria, fase que traspasaron por delante de contrarios con más tradición y resultados, como Villa Clara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *