Industria deportiva: a aguja revuelta, ganancia de la costurera

Con más de dos décadas de explotación, esa entidad granmense atraviesa hoy por su mejor momento, al exhibir resultados que la ubican entre las más destacadas del país.
Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 21 octubre, 2015 |
0
Muestra pequeña de las producciones / FOTO Leonardo Leyva
Muestra pequeña de las producciones / FOTO Leonardo Leyva

Para los pobladores de la zona o para quienes tienen alguna referencia del lugar, resulta difícil llamarla por otro nombre que no sea el de Industria deportiva (ID), de Buey Arriba, en la provincial oriental de Granma.

Los aires renovadores que se respiran y el carácter emprendedor de su gente, podrían ser una señal inequívoca de los tiempos de esplendor que se viven allí.

A los más de sus 50 trabajadores de la Unidad productora y comercializadora de artículos deportivos (UPCAD), su nombre oficial, les sobran razones para estar contentos. De hecho, han convertido al recinto en un sitio de obligada referencia cuando de productividad, eficiencia y sentimiento de pertenencia se trata.

GEMPIL ABRIÓ LAS PUERTAS

Los buenos augurios comenzaron a llegar en abril de este año “cuando pasamos al Gempil (Grupo empresarial de la Industria ligera), perteneciente al Ministerio de Industrias”, afirma su directora Darlenis Gutiérrez Cutiño.

Darlenis Gutiérrez Cutiño / FOTO Leonardo Leyva
Darlenis Gutiérrez Cutiño / FOTO Leonardo Leyva

Nada de lo conquistado durante los últimos meses es por obra de la casualidad, asegura quien se mantiene al frente de la entidad, desde 1994, solo un año después de que 35 obreros asumieran una práctica desconocida hasta entonces, aquel 16 de abril de 1993.

Por supuesto, el objeto social de producir solo para el Inder (short, camiseta, pulóver, trajes de béisbol para la Serie nacional, monos deportivos de sustitución Adidas) se ha diversificado, al asumir otras confecciones, como overol, pantalones, uniforme escolar, entre otros.

Los indicadores de productividad y eficiencia exhiben niveles nunca antes alcanzados, y así demuestran lo acertado de la estrategia, que aparejado al pago por resultados –según lo establece la Resolución 17- cambiaron para bien el rumbo.

“Este año, hemos logrado 577 mil pesos, de un plan de 471 mil, para un 123 por ciento”, agrega Gutiérrez Cutiño, a pesar de los reajustes de los compromisos que hizo Gempil, quizá por lo novedoso de la experiencia.

Aún así, se sobrecumplen la producción mercantil (116), las ventas (166) y las utilidades (111), en este último renglón -en gran medida- por la reducción en el costo por peso de 0.62 a 0.59, lo que sin duda genera ganancias.

Igualmente, se incrementó el salario promedio de 432 a 837.84 pesos, en el que influye no tener pérdidas, una motivación adicional para los trabajadores. “Con facilidad pasan los mil pesos, aunque varía de acuerdo a la producción”, reflexiona la también fundadora del centro.

“El esfuerzo que uno hace se ve, aquí trabajamos bastante y los planes son altos”, expresa Isabel Tamayo Báez, quien asegura que vive los mejores momentos de los 15 años de labor que lleva en la ID y una de las costureras más productivas.

Isabel reconoce que desde que comenzó a aplicarse la Resolución 17 ha mejorado la economía de su familia / FOTO Leonardo Leyva
Isabel reconoce que desde que comenzó a aplicarse la Resolución 17 ha mejorado la economía de su familia / FOTO Leonardo Leyva

“Imagínate, cómo nos podemos sentir, estamos contentos con los beneficios que aporta la Resolución 17”, añade, mientras sigue enfrascada en la terminación de un pantalón.

Al principio, a Tamara Espinosa Domínguez le resultaba difícil creerlo, después de tantos años devengando un salario básico, bastante risible para las limitaciones que enfrentan los cubanos.

Ahora, con 21 años de experiencia, reconoce que es “tremendo avance; además la dirección se preocupa, siempre está al tanto de lo que necesitamos, claro con lo que esté a su alcance”.

“La calidad de las confecciones es importante y el nuevo sistema de trabajo también vela por ello, aunque a veces afrontamos algunos problemas con la materia prima”, concluye.

Darlenis añade que la subordinación a Gempil le ha permitido aumentar los contratos, que se extienden al resto del país, “desde otras provincias pueden venir a comprar”, asevera.

También reconoce su apoyo con piezas de repuesto “que no teníamos, al igual que la reparación de las máquinas de coser”.

NUEVOS HORIZONTES

La ID asume, desde hace algún tiempo, labores de ampliación con otro taller que se levanta al costado del inmueble. “Contamos con los recursos para entregarlo antes del 20 de noviembre venidero”, acota Iraelio Reyes Riquene, responsable de la obra.

“Se está terminando la nave, que teníamos hace 15 años en proyecto. Así, mejorará la atención a los costureras, hacinadas en el único taller que existe actualmente”, expone.

El taller que se construye puede estar listo para el 19 de Noviembre, Día de la Cultura Física y el Deporte, cuyas actividades centrales en la provincia ganaron los boyarribenses / FOTO Leonardo Leyva
El taller que se construye puede estar listo para el 19 de Noviembre, Día de la Cultura Física y el Deporte, cuyas actividades centrales en la provincia ganaron los boyarribenses / FOTO Leonardo Leyva

La conclusión de la nave traerá otras ventajas: “La inversión incluye máquinas nuevas, que se unirían a las 30 existentes, lo que debe crear empleos para la comunidad”, explica Gutiérrez Cutiño.

No habrá otra alternativa que incrementar las producciones, “ahora se amplían los horizontes, pues además de producir para el Inder (no perderán los vínculos), continuarán apareciendo contratos con terceros, y la posibilidad de generar divisas, a partir del próximo año”, especula colmada de expectativas, las mismas que tienen sus obreros.

Sin embargo, muy cerca de allí radica una carpintería donde se fabrican bates, para la práctica del béisbol en algunos municipios de la provincia, con la guásima que suministran las cooperativas de la región.

“Pero en el balance nacional no nos asigna madera”, lamenta Darlenis. Quizá sea una deuda pendiente en el afán de seguir diversificando sus producciones y, de paso, insertarse de lleno en esta vertiente productiva, que también podría reportarle ganancias incalculables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .