Inocencia: una película que desencartona la historia(+fotos, audio y video)

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 19 marzo, 2019 |
0

La premiére en el Teatro Bayamo del filme cubano Inocencia, de Alejandro Gil,  tuvo la particularidad acá en Granma de contar con parte del staff de la misma, entre ellos, su guionista  Amílkar Salatti y los actores Yaremis Pérez y Amaury Daniel Millán, bayamés.

Todo el que ha visto la película te augura lágrimas durante la puesta, y no yerra. Inocencia conmueve nuestras fibras, nos sumerge en su regazo de tensiones, nos duele en el corazón, en nuestro orgullo de cubanos. Nos retuerce, y lo que es más, nos transforma.

Las lágrimas o la reflexión, serán el premio a la excelencia entorno a la recreación de los sucesos del 27 de noviembre de 1871, en que son fusilados injustamente ocho estudiantes de medicina por parte del cuerpo de voluntarios del ejército español.

Ficción…, realidad, lo cierto es que después de Inocencia ya no seremos los mismos como tampoco lo será cada 27 de noviembre.

AMÍLKAR SALATTI: INOCENCIA FUE UN ALUMBRAMIENTO

Alejandro Gil su director estaba soñando con hacer esta película desde 1991, 1992 cuando hizo un documental relacionado con esta temática. Él es quien viene a mí, por suerte.

En 2013 a raíz de un trabajo que hicimos juntos de un telefilme para la televisión me pasa la investigación que tenía sobre el 27 de noviembre, un suceso del cual yo tenía la misma ignorancia que muchas otras personas. Para mí fue un alumbramiento, la verdad. Ahí empezamos a trabajar el guión Fueron 12 versiones sustentadas en una versión bien profunda.

Es una película hecha para los jóvenes  Alejandro siempre tuvo eso muy claro. Siempre me pidió que tratara de desencartonar la historia, que muchas veces en el cine cubano tendemos a encartonarla y ese fue el objetivo que perseguí desde lo que me toca  mi, que es la escritura.

Hay una investigación sumamente seria, pero traté de no permearme mucho de esa investigación para poder ficcionar que es lo que me permite “manipular” al público emocionalmente y usar los recursos necesarios para que se emocione a partir de una historia cuyo final ya conocen, al menos el público cubano.

Alejandro  y yo llegamos a un equilibrio y respetamos ciertas zonas, digamos los hechos principales pero sí sumar la ficción a toda esa investigación para poder construir la historia de Anacleto y Lola que no había referencias a ella históricamente; todo lo que pasa dentro de la  cárcel, las relaciones entre ellos como generación…En ese sentido tuve mucha libertad Alejandro incluso me dijo que le bajara al lenguaje, que como podrás apreciar es muy fresco, así como las actuaciones desde el guión.

Todo parte de la investigación, habían cosas que podía recrear porque no existían basamentos, pero otras tenía que quedármelas y ajustarme a lo ya investigado.

A partir de esto terminé escribiendo una telenovela  me quedé muy enganchado con los temas históricos, ojalá y se pudiera hacer una vez al año una película de este corte y que uno de cierta manera pudiera ficcionar, pero que removiera a la gente. Ojalá.

AMAURY MILLÁN: UN ANTES Y UN DESPUÉS DE INOCENCIA

Yo hice una película con Alejandro Gil, que no ha salido todavía. Terminando la película Yaremis me buscó y me dio el guión. De eso hace dos años, con nombre del papel y todo. Tú vas a ser Carlos Verdugo. Felizmente el Icaic financió la filmación y pudo lograrse.

La película es muy buena, pero el guión es mejor cuando tú lo lees te haces tu propia película. Yo lloré como un perro solamente leyendo la historia. Muy feliz de interpretar un personaje que llevó un esfuerzo más bien sicológico. En el plano físico era un placer pasarse la madrugada grabando. Eso que yo hice ahí, es muy pequeño, pero  es muy difícil interpretativamente. Llevó trabajo estudio e investigación.

Uno se da cuenta de que esta parte de la historia en la escuela a uno se le pasa por encima y la película ofrece una buena información al respecto.

Hay un antes y después de esta película como artista y como ser humano. Soy un amante de la historia y esta película me tocó especialmente. Ha sido un antes y un después para mí como artista.

YAREMIS PÉREZ: LA PELÍCULA HA DADO UN VUELCO A TODOS

El castin contó con 69 actores. Un elenco bastante grande y difícil porque teníamos el peso de la historia sobre nuestros hombros, porque de alguna forma todos los personajes existieron. De muchos había fotos. A la hora de escogerlos nos basamos en la persona, o sea en la persona que íbamos a escoger para que interpretaran a cada uno y en los rasgos físicos, pero no fue lo primario. Dentro del elenco priman los jóvenes.

En esencia, todos los que trabajamos lo hicimos con la responsabilidad de la historia en nuestras espaldas. Dimos lo mejor, esperemos que eso les llegue y que a partir de ahora cambien su visión de los sucesos del 27 de noviembre y de la figura de Fermín Valdez Domínguez, a quien solo reconocemos como el amigo intimo de José Martí. Aquí se van a dar cuenta de que fue mucho más que eso.

Yo tenía dos retos dentro de la película, porque fui directora de casting y además el personaje de Consuelo. Esta es una película que se crea prácticamente en la casa, porque Amilkar es mi esposo y con el trabajo de investigación que Alejandro ya había desarrollado, los libros que nos dio, después nos sumamos Alejandro y yo en los archivos, fue un trabajo arduo.

Vi crecer de alguna forma lo que Amílkar iba escribiendo. Era una responsabilidad tremenda ponerle rostro a estos muchachos por primera vez, a partir de ahí fue todo un reto.

Por archivos la historia estaba bien definida. A partir de ahí se ficcionó por  las mismas cartas que encontramos. Lo de lola no aparece por gusto aunque está ficcionada la historia de amor, cuando Anacleto se despide, a ellos les hacen hacer unas cartas  de despedidas a sus familiares y dentro de la carta estaba una que decía, por favor, encárguense de Lola. Díganle que la amo. A partir de ahí tu deduces que para esta persona que va a morir ella era sumamente importante y partiendo de esto que no teníamos bien concebido  cómo era, pero sí que existió nació algo de ficción.

Así trabajamos, con una libertad grandísima como actores, porque Alejandro nos pedía pero nos dejaba crear todo el tiempo.

Hubo muchas escenas de la película que se fueron, que de alguna forma, por ejemplo en el caso de Consuelo y Fermín, se laceró un poco el hecho de que había una historia más profunda, pero no creo que interfiera para nada en el resultado de la película porque no era eso lo más importante.

Mi 27 de noviembre queda diferente. Durante la grabación cayó 27 de noviembre, ese día  el actor que hace de Anacleto, cumplía años ese mismo día. Ese 27 paramos el rodaje y vestidos todos de época nos fuimos al mausoleo y les pusimos flores.

Para todos será una fecha diferente, no solo empezando por ese hecho, pues ya la historia tiene más  peso en nosotros. Somos más conscientes como artistas de que hay que rescatar la historia. La película nos ha dado un vuelco como profesionales y como personas, yo siento que a todos…al equipo, que puso lo mejor de sí, a todos.

Ellos no están conscientes, pero con Inocencia entraron en el umbral  de la historia. No habrá maestro en sus aulas que no haga una visita obligada a esta película al referirse a  este hecho histórico que con su recreación enaltece y honra la memoria de aquellos jóvenes inocentes. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *