Introducen nuevo método diagnóstico de detección de la Fibrosis Quística

Share Button
Por Granma | 26 agosto, 2017 |
0

El Centro de Inmunoensayo (CIE), en esta capital, diseñó un anticuerpo monoclonal para confeccionar un diagnosticador y detectar tempranamente la Fibrosis Quística (FQ), que permitirá hacer una pesquisa a toda la población infantil cubana en la etapa neonatal.

La doctora Rebeca Sonia González, especialista de investigaciones de esa institución del grupo empresarial BioCubaFarma, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que el colectivo se sumará a la búsqueda de otras enfermedades que realizan los científicos en el país en ese primer momento de la vida, y serán seis en total.

Aclaró la experta que el producto redundará en la detección de la enfermedad mucho antes de que aparezcan los síntomas, así como también contribuirá a que la pesquisa a toda la población de infantes en las edades antes mencionadas sea sustentable y sostenible.

Asimismo, permitirá acometer acciones de salud que mejoren notablemente la calidad de vida social, educativa y familiar de los pacientes con FQ, los cuales tienen afectada la calidad y esperanza de vida, subrayó la especialista del CIE, centro fundado por el Comandante en Jefe Fidel Castro el siete de septiembre de 1987.

Además, será mucho más factible cualquier acción o medida para evitar las complicaciones que pueden aparecer en esa dolencia, ocasionada por una mutación genética, y que provoca un funcionamiento deficiente de las glándulas exocrinas, lo cual hace que las secreciones del organismo sean muy viscosas, precisó González.

Ese padecimiento afecta a varios órganos y sistemas, principalmente a los pulmones, pero también al páncreas, hígado, estómago e intestino, en los que origina la acumulación de mucosidad muy espesa, enfatizó.

Según expertos, aunque los avances médicos en farmacología y genética han ayudado a desarrollar nuevos tratamientos que mejoran los síntomas de esa dolencia, hasta el momento no hay cura.

La FQ es una enfermedad multisistémica, que se hereda de forma autosómica recesiva y se manifiesta principalmente por insuficiencia pancreática, enfermedad pulmonar crónica y un incremento de la concentración de electrólitos en el sudor.

En los últimos años en Cuba su pronóstico ha evolucionado favorablemente y en ello han influido el diagnóstico precoz, el surgimiento de nuevas terapéuticas para corregir la insuficiencia pancreática y enfrentar las infecciones respiratorias, y el mantenimiento de una nutrición adecuada.

Además, un novedoso estilo de atención a estos pacientes: el tratamiento multidisciplinario, con el cual ha sido factible atender  los múltiples aspectos que involucra esta dolencia, señalan especialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *