Íntegro

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 12 marzo, 2021 |
8
FOTO/ Eliéxer Peláez Pacheco

Manzanillo.- La educación, el magisterio en Granma recibe esta mañana otro fortísimo golpe al mentón y las pizarras vuelven a lagrimear y los escenarios de la antigua Universidad de Ciencias Pedagógicas (UCP) Blas Roca Calderío, “visten” de tristeza y luto: falleció el Doctor en Ciencias Pedagógicas Oscar Vivero Reyes.

“Cuando un amigo se va, el vacío no lo puede llenar la llega de otro amigo”, reza una emotiva canción: Oscarito, así de sencillo como su andar, fue fraterno y no se me ocurre otra definición que no sea íntegro, título de estas líneas, para definir el paso de este hombre por el mundo de los buenos, de los saberes y las experiencias, huella que desde hoy perdurará por el ejemplo que lega a quienes tienen el deber de sostenerla.
Lo conocí en mis andanzas reporteriles por la UCP cuando él ya era el rector de esa casa de altos estudios y siempre me impresionó la sencillez y pulcritud en el vestir, de hablar bajo y pausado, como meditando cada palabra o frase que articulaba.
Dedicó los mejores empeños a ese cargo y creció después porque desde semejante posición de dirigente obtuvo con notas brillantes el grado de Doctor en Ciencias Pedagógicas, que no le hacía falta porque irradió a todos por vocación y aptitud convirtiéndolo en inmenso e imprescindible.
Para refrendarlo está su rúbrica en los títulos de Licenciados en Educación que cuelgan en los hogares de miles de profesionales de ese sector de los trece municipios de esta oriental provincia.
Me comenta un colega que Vivero Reyes, fiel y digno exponente del evangelio vivo del que habló José de la Luz y Caballero, dejó de existir físicamente en la tierra de Simón Bolívar y Hugo Chávez, por donde andaba en misión profesional.
Hoy, la partida física de Oscarito, duele al centro del pecho y no puedo teclear más palabras.
Descanse en paz, amigo: usted se ganó, por derecho y obra, un sitio de privilegio en el alma de quienes le conocimos: el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. No hay palabras para poder escribir una idea coherente. Solo puedo decir que fue un gran profesor. Lo conoci mientras yo estudiaba en esa preciosa universidad de la que atesoro preciosos recuerdos y amistades. Mis condolencias.

  2. Ha muerto uno de los grandes de la Pedagogía en Cuba, cuando se hable de las cualidades de un profesional de la educación, de un cuadro de excelencia habrá que retomar la personalidad de Oscar, nuestro Oscarito, todos los que lo conocimos sentimos un dolor profundo por su pérdida.

  3. Una gran pérdida para el magisterio cubano. Excelente profesional de la Educación. Fui el director cuando cursé la escuela en el ISP Blas Roca Calderio en el Primer Curso de Mestro Emergente dentro de los Programas de la Revolución.

  4. Lindas y muy conmovedora palabras en esta publicación no falto nada usted describió tal y como era, todo el que lo conoció llora esta gran perdida, el ya no estará físicamente pero perdura por siempre su ejemplo a seguir.