Jardín cubano atesora casi medio millar de orquídeas

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 23 agosto, 2017 |
0
Jardín Botánico Orquideario Soroa, dedicado al cultivo de orquídeas, atesora una colección de plantas de diferentes latitudes del mundo incluyendo especies endémicas de Cuba que se favorecen por el clima de la región; forma parte de la Reserva de la Biosfera Sierra del Rosario en Artemisa, una de las provincias más occidentales de Cuba. 19 de agosto de 2013. AIN FOTO/Omara García Mederos.

Artemisa, Cuba, – Azotado por los huracanes Gustav e Ike, el famoso Orquideario de Soroa exhibe hoy más de 480 especies de la llamada Aristócrata de las Flores, admiradas por turistas cubanos y foráneos.

Mayor jardín de su tipo en Cuba, cobija a variedades oriundas del territorio nacional y ejemplares exóticos, entre ellos algunos híbridos; comentó a Prensa Latina la directora de investigaciones del vergel, Elaine González.

Se trata -explicó- de un valioso patrimonio el cual atrae a amantes de la naturaleza y particularmente de esa abundante familia de plantas, reconocida por su curioso pétalo modificado.

En 2008 los meteoros devastaron parte de la vegetación de ese paraje -perteneciente a la occidental provincia de Artemisa-, pero la colección de orquídeas logró sobrevivir gracias al cuidado de los expertos, añadió la especialista.

Tras el paso de los ciclones -recordó- fue preciso restaurar viveros y otras áreas, recorridos en 2016 por casi 50 mil viajeros procedentes de Alemania, Reino Unido, Francia, sin contar los que vinieron desde otras zonas de la isla.

Acompañados por guías especializados, los recién llegados caminan entre sinuosos senderos con el objetivo de apreciar la diversidad florística de dicho escenario que abriga igualmente a otras familias botánicas.

Pretendemos ahondar el intercambio de información en torno a temas como la conservación de las orquídeas con estudiosos de universidades y jardines radicados en otras naciones, adelantó González.

La construcción del vergel comenzó en 1943 y un año después sembraron las primeras plantas adquiridas por el abogado Tomás Felipe Camacho, creador de esa suerte de monumento a la Dama del Reino Vegetal, como es conocida también la flor.

Según historiadores, la idea inicial era reverenciar a Pilila -hija de Camacho- quien había fallecido poco antes.

Tal lugar está situado en la Sierra del Rosario, Reserva de la Biosfera, a unos 74 kilómetros de La Habana y cerca de la pintoresca comunidad de Las Terrazas, donde vivió sus últimos años el cantautor Polo Montañez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *