Junto a nosotros en cada desafío y conquista

Share Button
Por Yasel Toledo Garnache | 25 noviembre, 2017 |
0

 

FOTO Luis Carlos Palacios

Hace un año de tu partida física, de aquella noche de teléfonos sonando, voces  entrecortadas y lágrimas. Justamente a las 10:29 tu corazón dejó de latir, el mismo de tantas batallas, al cual quisieron parar cientos de veces, pero lo hizo cuando tú decidiste, luego de 90 años de vida, muchas enseñanzas y éxitos.

Gran conocedor de la historia, escogiste ese día para partir, exactamente 60 años después de la salida del yate Granma de Tuxpan, en México, en el cual viniste para reiniciar la lucha por la independencia de Cuba, junto a otros 81 jóvenes.

Esa noche del 2016 y durante la madrugada siguiente, muchos enviaron mensajes por teléfonos celulares para compartir la noticia y el dolor. Del otro lado, la primera reacción era pensar ¡No puede ser! ¡Imposible! Es que habíamos escuchado tantas veces de tu supuesta muerte, y luego aparecías leyendo algún periódico en pantallas televisivas o fotos, que ya lo creíamos imposible. Te sabíamos invencible.

Pero esa vez era cierta la partida. Las palabras de tu hermano, Raúl, lo confirmaban, y algunos no pudieron dormir más, siguieron ante el televisor, cerca del radio, encendieron velas o hicieron diversas labores, relacionadas con su trabajo, porque constituía otra manera de demostrarte fidelidad.

Sentíamos que algo dentro de nosotros dolía y mucho, la tristeza circulaba como marea por nuestras venas de hijos leales a ti y tu ejemplo, luz eterna de los revolucionarios, incansables y soñadores.

En nuestras mentes, vivirán siempre las imágenes de aquellos días, las muestras espontáneas de cariño, las canciones, versos y dibujos, surgidos de la sensibilidad de artistas, niños, ancianos y otras personas. ¡Cuánto amor hacia ti! ¡Cuánto compromiso!

Mañana, iremos a las urnas a elegir a nuestros delegados a las asambleas municipales del Poder Popular, una oportunidad nacida con la Revolución y tus pasos para lograr la democracia en el país.

Los granmenses tenemos el orgullo de que hayas escogido a Bayamo para un asalto glorioso aquel 26 de julio de 1953, desembarcado por Las Coloradas, establecido tu Comandancia en La Plata e iniciado la conquista de sueños en las lomas de esta tierra de luchas y conquistas.

Después de 1959, volviste en varias ocasiones, siempre con una sonrisa y más ideas de avance. En 1986, en la casa natal de Celia Sánchez Manduley, en Media Luna, hasta dijiste que por el tiempo vivido en el territorio creías haber adquirido el derecho a considerarte granmense, otro motivo para ser consecuentes con tu ejemplo.

Siempre te veremos con infantes en los brazos, al frente de un desfile, sonriendo junto a trabajadores…, luchando para que Cuba sea mejor, como un padre grande. Te sentiremos junto a nosotros en cada desafío y conquista, la cual también será tuya.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *