Juzga Santos injusta la inclusión de Cuba en lista sobre terrorismo (+videos)

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 28 junio, 2020 |
0
FOTO/Eltiempo,.com

La Habana, -El ex Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, calificó de muy injusta la inclusión de Cuba en la relación de países que, según los Estados Unidos de Norteamérica, no cooperan plenamente en la lucha contra el terrorismo.

En entrevista concedida a la Televisión Cubana, el ex mandatario, en cuyo gobierno fueron firmados los históricos acuerdos, que pusieron fin a medio siglo de conflicto armado en Colombia y por los cuales fue merecedor del Premio Nobel de la Paz, consideró muy injusta esa inclusión y que la razón sea la presencia en La Habana de miembros del insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN), que el gobierno de Iván Duque ha catalogado de terroristas.

Me he mantenido al margen de la política, pero a raíz del anuncio di una entrevista a un medio colombiano muy importante y dije que me parece totalmente injusto, porque lo que ha hecho Cuba en las últimas décadas es ayudar a que desaparezcan los conflictos armados.

En el caso de Colombia, lo hizo durante el gobierno de Andrés Pastrana, como también bajo la presidencia de Álvaro Uribe, cuando acogió conversaciones con el ELN, y ni hablar durante mi gobierno; lo que ha hecho Cuba durante todo este tiempo es ayudar a que esos conflictos desaparezcan y se alcance una paz que nos conviene a todos, enfatizó.

Esos guerrilleros del ELN están en Cuba porque el gobierno de Colombia pidió ayuda a ese país en las negociaciones para lograr un acuerdo de paz, y aunque la actual administración colombiana los considere ahora terroristas, el gobierno cubano ha de cumplir los protocolos firmados para que esa delegación viajase a La Habana.

Es lo que está haciendo Cuba: cumplir con los protocolos, que no en esta, sino en cualquier negociación, son suscritos para que, en caso de ruptura o de que las conversaciones no tengan éxito, los insurgentes tengan plenas garantías para poder regresar a su lugar de procedencia, explicó.

Nadie aceptaría viajar a otro país a una negociación si, de resultar fallida, corre el riesgo de ser capturado e ir a prisión. Los protocolos se hacen, precisamente, para facilitar los procesos de paz y ofrecer garantías, y Cuba firmó esos protocolos y lo que está haciendo es respetarlos y cumplirlos, significó.

En la entrevista, el ex Presidente Juan Manuel Santos destacó el muy positivo papel desempeñado por Cuba, al igual que Noruega, en su condición de garantes del largo y complejo proceso de diálogo que condujo a la firma de los acuerdos entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), en su momento la más grande guerrilla de ese país.

Recién se cumplieron cuatro años de su viaje a La Habana para la rúbrica del acuerdo sobre el tema de justicia y paz, uno de los más complejos durante las negociaciones, y el ex mandatario rememoró ese primer encuentro con el Comandante de las FAR Rodrigo Londoño, alias Timochenko y aquel apretón de manos entre ambos, propiciado por el entonces Presidente cubano Raúl Castro.

Nos agarró a ambos de la mano y las unió, pero antes nos había dejado solos en una habitación, era la primera vez que nos veíamos y en verdad fue un encuentro interesante, que sirvió para romper el hielo, porque comenzamos a hablar sobre el compromiso de ambos de lograr la paz, destacó.

Y añadió: “Recuerdo que le dije a Londoño: Mire, Comandante, los dos estamos en la misma barca y remando en la misma dirección, que es la dirección de la paz. Vamos a tener muchos enemigos, muchos obstáculos, pero si usted está comprometido, como lo estoy yo, con la paz, tenemos que seguir adelante”.

Fue nuestra primera conversación, la propició Raúl Castro y creo que valió la pena, porque generó algo muy importante en cualquier negociación, que es una química positiva, una confianza mínima entre dos personas, en bandos totalmente contrarios, para llegar a un acuerdo, lo cual es sumamente importante, reflexionó Santos.

De lo sucedido después de la firma del acuerdo de paz con las FARC-EP, ya con Iván Duque al frente del país, afirmó que el camino para construir una paz real, duradera y con justicia es largo, manifestó que ha faltado voluntad política para el cumplimiento de algunos puntos esenciales, pero aun así se mostró optimista.

El grueso de la guerrilla está firmemente comprometido con la construcción de la paz y no va a volver a las armas y, por otro lado este histórico acuerdo, en su momento tan atacado y vilipendiado, es cada vez más y mejor valorado por la sociedad colombiana, significó el ex mandatario, conocido como el Presidente de la Paz.

Entre los escollos por vencer, mencionó la oposición que ha encontrado un asunto clave como la sustitución de cultivos ilícitos, incluso de los propios Estados Unidos, que aducen que no pueden financiarla porque los campesinos son parte de las FARC, a la cual mantienen en su lista de terroristas, a pesar del acuerdo, de haber depuesto y entregado las armas y de pasar a la vida política.

Así, por un lado le exigen a Colombia que combata al narcotráfico y los cultivos ilícitos y, por otro, frenan la financiación para esta transición de los cultivos ilícitos a los lícitos, que es imprescindible, porque la única forma de que los campesinos dejen de cultivar coca es que les den una alternativa, porque lo que sí está claro es que no van a permitir que sus hijos, su familia, mueran de hambre, añadió.

En cuanto a la posibilidad de alcanzar un acuerdo de paz con el ELN, recordó que su gobierno estuvo a punto de firmar un cese al fuego y dejó una agenda más o menos fijada, y aunque el de Duque decidió no continuar las negociaciones, en algún momento y con voluntad política, gobierno y guerrilla tendrán que volver a la mesa, porque es la única forma de acabar con el conflicto.

Sobre Cuba, habló una vez más, para reiterar que mucho puede ayudar en ese propósito, y significó que, incluso, en este momento muchos mandatarios europeos están pidiéndole a Cuba que se mantenga como garante del proceso, que es lo que la comunidad internacional desea, “porque a todos nos consta que su papel es muy constructivo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *