Kenia González Medina, una voz por el bienestar de los granmenses (+fotos y audio)

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 24 agosto, 2021 |
0
Fidel Castro con la Doctora Kenia y su esposo el Doctor Joel Marín Justo. Foto Cortesía de la entrevistada.

Sencillez, amor patrio y profesionalidad son rasgos distintivos de una mujer que cada mediodía entra a los hogares granmenses para informar y aconsejar sobre la pandemia de Covid-19.

Se trata de la Doctora Kenia González Medina especialista de Primer y Segundo grados en Medicina General Integral, Profesora asistente, y jefa del departamento de Atención médica en la Dirección provincial de Salud en Granma.

Cuando conocemos en detalle su historial como médico, graduada en 1990, las responsabilidades y misiones desempeñadas no imaginamos que su tiempo pueda “estirarse” para además cumplir con las tareas de la Federación de Mujeres Cubanas, organización a la que pertenece desde los 14 años, guiada siempre por el ejemplo de su progenitora.

Con un inusitado centelleo en los ojos afirma: “Esa brillante idea de nuestro eterno Comandante en Jefe, liderada por Vilma Espín, es uno de los mayores logros de la Revolución y para la generación de nosotras, nacidas en la década de 1960, fueron años gloriosos de esa organización femenina.

“Estamos celebrando el aniversario 61 de la FMC y es factible resaltar el significativo papel de las federadas, presentes en todas las tareas, por ejemplo, cuando Cuba se quedó sin personal de la Salud por el éxodo del país, dieron el paso al frente para ser enfermeras, en la alfabetización, en las campañas agrícolas, y las campañas de vacunación las hicieron las brigadistas sanitarias, que después apoyaron a los médicos de familia y aún hay muchas haciéndolo.

“La experiencia de la FMC –agrega- es única, aunque debemos seguir incorporando jóvenes a nuestro quehacer femenino. Se impone un nuevo reto en las actuales circunstancias, continuar apoyando en el enfrentamiento a la Covid-19, como lo hacen, en la captación de personas para trabajar en los centros de aislamiento, y materializar el censo para la vacunación”.

ORGULLO DE SER MUJER CUBANA

“La mujer cubana debe sentirse muy orgullosa de serlo”, asevera esta bayamesa, hija única y amante de las tacitas de café matinal y del mediodía.

“Quienes hemos tenido la oportunidad de vivir en el exterior y ver de cerca la situación de las mujeres en esos países sí podemos valorar el significado de serlo en Cuba, donde hay leyes que nos protegen y se nos tiene en cuenta con respeto; guardo con dolor muchas anécdotas de la humillación que sufren, del maltrato, de las precarias condiciones en que viven.

“Es importante el empoderamiento de las mujeres cubanas, ese privilegio lo tenemos nosotras, es otra de las tantas razones por las que defender y mantener estas conquistas, aunque es insuficiente, han crecido en los cargos de dirección; hay desafíos, pues todavía hay cultura machista y patriarcado”.

DOCTORA DE CORAZÓN

Estudiar la carrera de Medicina estuvo siempre en los sueños de la niña aplicada y amorosa, que tuvo en su hogar de padres humildes y laboriosos el mejor de los ejemplos, válido para se una magnífica madre de Lisandra, Licenciada en Derecho de 34 años, y de Kevin, quien con sus 20 años, espera para entrar a la Universidad en Ingeniería en Informática.

En 1984 comenzó la carrera, en la que combinó con el estudio las actividades de la Federación Estudiantil Universitaria, y al concluirla hizo un año de familiarización en un consultorio del policlínico René Vallejo, de Bayamo, para luego hacerse especialista en MGI y asumir su primera gran tarea, la dirección del policlínico Bayamo Oeste por dos años.

Su satisfactorio desempeño le propició la designación como jefa de Atención Primaria de Salud en la Dirección de Salud de Bayamo.

El tristemente histórico huracán Mich a su paso por Centroamérica dejó dolor y devastación, por lo que Cuba envió su ejército de batas blancas a “secar las lágrimas y aliviar el dolor”, Kenia fue una de los cinco granmenses que en 1999 partió a Guatemala.

“Recordar esos días es todavía duro, pero, formados por la Revolución, pudimos enfrentar todo y poner en alto el nombre de Cuba. En ese entonces surge el Programa Integral de Salud (PIS), del cual formé parte y permanecí allá por dos años.

“Al regresar laboro como vicedirectora primera del Centro provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, y al comienzo de la misión de Barrio Adentro en Venezuela en 2003, me seleccionan para integrarla.

“Estuve en los cerros de Caracas como médico, una bonita e interesante experiencia, que al concluir en 2006, da paso a cinco años como directora del Centro de Higiene, y me tocó compartir una epidemia surgida en Manzanillo y que atravesó el país, el Cólera.

“Prácticamente me mudé por tres meses para la Ciudad del Golfo, con mi hijo de solo siete años aquí en Bayamo, valga la retaguardia con que siempre he podido contar, mis padres, y su incondicionalidad, pues mi esposo, que es epidemiólogo, también estuvo dentro de la difícil faena en Manzanillo; mi madre es mi mano derecha y mi mano izquierda.

“La realidad demostró que no hay gigante imposible de enfrentar cuando de voluntad se trata, sin importar el sexo, y mira que era un trabajo de24 para 24, pero el esfuerzo tuvo por recompensa librarnos de la enfermedad, y ese es precisamente nuestro sistema de Salud”.

Nuevos empeños y misiones tiene ante sí Kenia, jefa del área de Higiene y Epidemiología en Venezuela de 2012 a 2014, y después asesora de la Organización Panamericana de la Salud en Más Médicos Brasil hasta 2017, a su regreso, asume en la Dirección provincial de Salud como jefa de APS y ahora lo hace como jefa de Atención médica.

“La labor que actualmente desempeño requiere muchas horas y dedicación y nuevamente es importantísimo el apoyo de mi esposo Joel Marín”.

INESTIMABLE OBSEQUIO

La Doctora Kenia se siente privilegiada por poder guardar recuerdos de intercambio con el Comandante en jefe Fidel Castro, han pasado los años, pero las imágines y la emoción están intactas.

 

“En enero de 2001 el Líder Histórico de la Revolución solicita hacer una Mesa Redonda para hablar de la misión internacionalista de los médicos, específicamente en el Programa Integral de Salud, y al hacer la selección en el país, me eligieron para ser panelista, una tremenda responsabilidad que se acrecentó pues allí, a nuestro lado, estaba él.

“Al concluir el programa nos hace saber su deseo de seguir conversando con nosotros, y nos llevaron entonces al Consejo de Estado, donde degustamos una cena y nos mantuvimos intercambiando con Fidel hasta las 7 de la mañana del día siguiente, se interesó por cada detalle del bienestar de los colaboradores.

“Yo estaba en estado de gestación al terminar la misión con mi esposo, el Comandante en Jefe lo supo, y con la mano en mi hombro dijo “así que tú estás embarazada”, preguntó de dónde era y si tenía casa, le respondí que de Bayamo y que no tenía necesidad de vivienda, “bueno pues no compres nada de canastilla, ese es mi regalo”.

“Imagínate, no lo podía creer, cuanto orgullo y regocijo, a los poquitos días recibí su inapreciable obsequio, con un tremendo valor emocional.

“Fidel era un hombre excepcional yo tuve ese privilegio, ese recuerdo, las fotografías a su lado, El es para toda la vida, único. También compartí en Venezuela con el Comandante Chávez, y estuve allí cuando falleció”.

CON MUCHO AMOR

A no pocas personas he escuchado decir que Kenia es nuestro Durán en Granma, al respecto ella dice:

Kenia entra cada mediodía a los hogares granmenses. Foto Luis Carlos Palacios Leyva.

“Sí, a mí también me lo han dicho. Sin pensarlo, sin proponérmelo, esta situación nos ha impuesto una rutina diaria que me ha convertido en la imagen y la voz de la Salud, es difícil, porque requiere mucha preparación; para mí es un honor, un privilegio acercarme día a día al pueblo, les hablo con el corazón, porque mi anhelo es el bienestar de todos, considero que cada día se suma un poquito más de personas a nuestro llamado.

“Pienso es importante mantener actualizada a la población, con informaciones de primera mano, siempre con transparencia. Es un reto esa tarea diaria, y lo hago con mucho gusto, con mucho amor”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *