Kerry, un secretario de Estado de EE.UU. en La Habana 70 años después

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 13 agosto, 2015 |
0

Washington-. Luego de 70 años sin que un secretario de Estado norteamericano visitará Cuba, John Kerry encabezará mañana la ceremonia oficial de izamiento de la bandera estadounidense en la embajada en La Habana.

En marzo de 1945, Edward Stettinius -último secretario de Exteriores de Franklin D. Roosevelt y primero de Harry Truman- viajó a la isla tras el cambio de gobierno de Fulgencio Batista a Ramón Grau San Martín.

Para entonces John Forbes Kerry -nacido el 11 de diciembre de 1943 en Aurora, Colorado- tenía poco más de un año y tendría que pasar toda una vida -y en paralelo una larga historia de agresividad de Washington hacia Cuba- para convertirse en el primer jefe de la diplomacia estadounidense en pisar suelo cubano tras la Revolución de 1959.

Una veintena de secretarios tuvo el Departamento de Estado norteamericano desde Stettinius (1944-1945) a Kerry -investido el 1 de febrero de 2013-, y 16 de ellos se desempeñaron en su cargo mientras se alimentaban las hostilidades contra el gobierno revolucionario de La Habana.

Kerry se convirtió en uno de los rostros del deshielo entre Estados Unidos y Cuba, tras las simultáneas declaraciones el 17 de diciembre pasado de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama sobre la decisión de restablecer nexos diplomáticos y avanzar hacia la normalización de relaciones bilaterales.

Kerry -secretario de Estado número 68 desde los tiempos de Thomas Jefferson (1790-1793)- es uno de los cuatro hijos de Rosemary Forbes y Richard Kerry.

Estudió en la Universidad de Yale, pero antes de terminar su carrera fue reclutado por la Marina de Estados Unidos. Más tarde, en 1976, se graduó de leyes en Boston College.

De regreso a su país tras participar en la guerra de agresión contra Vietnam, el joven Kerry se opuso a ese conflicto bélico y más tarde trabajó para asegurar beneficios a los veteranos de la contienda, que provocó la muerte de millones de vietnamitas y de alrededor de 58 mil estadounidenses.

Una vez obtenido su título de abogado, Kerry se desempeñó como fiscal superior del condado de Middlesex, Massachusetts, y en 1982 fue elegido vicegobernador de ese estado.

Un par de años más tarde ganó un puesto en el Senado, donde en 2009 llegó a presidente del Comité de Relaciones Exteriores e integró otros paneles como el de Finanzas, Comercio y el de atención a pequeñas empresas.

Desde su curul mantuvo una posición favorable a un cambio en las relaciones con Cuba.

En 2004, Kerry resultó nominado por el Partido Demócrata para luchar por la Casa Blanca, pero lo derrotó el republicano George W. Bush, quien alcanzó entonces la reelección.

Luego de 28 años en la Cámara alta del Capitolio, Kerry asumió como secretario de Estado, puesto desde el cual ha lidiado con tensas situaciones en la arena diplomática como las asociadas a los conflictos en Siria y Ucrania, en los que el gobierno norteamericano y sus aliados tienen una participación directa.

Asimismo, impulsó -ya sea por intermedio de sus subordinados o directamente- tanto el proceso de acercamiento entre Washington y La Habana como las negociaciones multilaterales sobre el programa nuclear de Irán que culminaron con el acuerdo firmado en Viena en julio pasado.

Sus enfoques sobre la política y el medio ambiente están  plasmadas en un par de volúmenes -ambos best sellers- titulados A Call to Service: My Vision for a Better America (El llamado al servicio: Mi visión para un Estados Unidos mejor) y This Moment on Earth (Este momento en la Tierra), este último en coautoría con su esposa, Teresa Heinz Kerry.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .