La campaña de siembra de frío decide

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 4 septiembre, 2020 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Desde este septiembre se deciden  las producciones  que hacen sostenible la presencia de alimentos en los mercados estatales, mesa familiar y el desarrollo económico y social de Granma.

La campaña de siembra de frío aportará más del 60 por ciento de los cultivos varios, granos y frutales que necesita la población para el  resto de año y buena parte de 2021.

De sus buenos resultados depende, a partir de ahora, el autoabastecimiento  de viandas, hortalizas; arroz, café, leche de vaca y sus derivados y otros renglones de la canasta básica.

Igualmente representa la sustitución de importaciones de muchos de estos alimentos que pueden extraerse del campo y la exportación de tabaco,  miel de abeja y carbón vegetal para no renunciar al crecimiento y resistencia de la obra de la Revolución en medio de la crisis mundial provocada por la COVID-19 y el férreo bloqueo estadounidense.

Tras  casi seis meses de labor en la etapa de primavera fueron plantadas 48 mil 800 hectáreas  en los diferentes cultivos, de estas más de cinco mil en áreas nuevas, superando el 22 por ciento  del período precedente, pero aún es insuficiente.

Se redoblaron los esfuerzos para alcanzar la caballería de plátano y yuca por cada mil habitantes, respectivamente, aunque todavía  existe déficit en el volumen de plantación, incluida la malanga provincialmente, en particular en  Bayamo, Manzanillo, Río Cauto y Yara.

A partir de este mes, en etapa óptima, deben  alcanzarse  los mayores rendimientos en los cultivos varios con el máximo aprovechamiento del fondo de tierra, y en las actividades  ganadera, tabacalera, cafetalera y apícola.

Asimismo, resulta fundamental el uso alternativo de  los medios mecánicos y la tracción animal, los medios biológicos  para enfrentar la protección de las plantaciones de arroz, maíz, frijoles, tomate, entre  otras,  ante el déficit  de insecticidas, herbicidas, fungicidas  y plaguicidas.

Otras tareas vitales para el éxito de las cosechas  son  la certificación  de las áreas para producir las semillas en  las fincas y productores y disponer  de suficientes fertilizantes  foliares y bioproductos.

Grande son los desafíos de los hombres y mujeres que desde las cooperativas y unidades estatales deben contribuir a las transformaciones económicas  y productivas, sobre la base del empleo eficiente de todos los recursos  con el buen hacer al llamado de soluciones innovadoras e inteligentes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *