La conjuntivitis puede dejar secuelas si no se detecta precozmente

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 15 octubre, 2019 |
0

La Doctora Olivia Rosales Fernández, especialista de Primer grado en Medicina General Integral y en Oftalmología, y Profesora Asistente, que labora en el Centro Médico Ambulatorio, adjunto al hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, provincia de Granma, a tono con las altas temperaturas comenta sobre la Conjuntivitis.
“Las afecciones oftalmológicas que interesan a los anexos del ojo –explica- revisten gran importancia para el oftalmólogo y tan necesario es su reconocimiento precoz como el tratamiento adecuado para cada una de ellas, evitando de esta manera complicaciones que pueden causar falta de visión en el enfermo.
“Entre estas figura una muy frecuente, la Conjuntivitis, que es la inflamación de la capa conjuntiva, membrana mucosa que recubre el interior de los párpados y se extiende a la parte anterior del globo ocular. Se clasifica en dependencia de su etiología y puede ser viral, bacteriana, traumática o alérgica.
“Sus síntomas principales son bastante molestos: sensación de cuerpo extraño dentro del ojo, de arenilla, lagrimeo, picazón, secreciones oculares, ojo rojo y aumento de volumen del párpado superior.
“La Conjuntivitis viral aguda causada por infecciones víricas son comunes, y aparecen generalmente en forma de epidemias, dada la rapidez y la facilidad de contagio, afecta por lo general a personas de una misma familia, escuelas, seminternados, círculos infantiles, … En algunos casos pueden causar cicatrices corneales con pérdida significativa de la agudeza visual.
“Por su parte, la Conjuntivitis bacteriana depende de diferentes bacterias, responsables de la infección, como por ejemplo, los estreptococos. Mientras la Alérgica está relacionada con algún proceso alérgico como Rinitis alérgica, Asma bronquial o cualquier alérgeno con el cual el paciente esté en contacto.
“La hemorrágica hizo su aparición en Cuba en la década de 1980 y se caracteriza por dolor, lagrimeo, fotofobias, edema intenso del párpado, hemorragias subconjuntivales en la zona de la conjuntiva bulbar, sensación de arenilla, picazón y puede haber secreción.
“En tanto, la traumática, como lo indica su nombre se deriva de un traumatismo ocular, ya sea por un cuerpo extraño, el mal uso de lentes de contacto o cualquier sustancia que llegue hasta los ojos.
“El tiempo de duración de todas ellas se corresponde con el tratamiento adecuado y su diagnóstico precoz, no debe exceder los 10 días. La forma de contagio es múltiple y variada y con frecuencia difícil de distinguir la causa desencadenante. El diagnóstico debe hacerse por el oftalmólogo siempre en el menor tiempo posible, pues aunque parezca una patología simple tiene sus complicaciones cuando se diagnostica tardíamente”.
Rosales Fernández, especialista de vasta experiencia señala como las precauciones sencillas a tener en cuenta para reducir significativamente el riesgo de contraer la enfermedad, no compartir los lentes y piezas de higiene personal con nadie, evitar restregarse los ojos, cubrirse la nariz o la boca al toser y estornudar, lavarse las manos con frecuencia, si se sufre de alergias estacionales consultar al alergista para mantener el tratamiento de base y si se usa lentes de contacto asegurarse de seguir las recomendaciones que se le hacen al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *