La Esperanza convertida en realidad

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 7 mayo, 2016 |
0
FOTO / Rafael Martínez Arias
FOTO / Rafael Martínez Arias

Luis Acosta Fontela, conocido como Güicho Lengo, siempre añoró tener una finca, para seguir la tradición familiar y dedicarse a la crianza de animales.

Cuenta que, hace nueve años, le propusieron que solicitara tierra en usufructo por el entonces Decreto-Ley número 259 y no lo pensó mucho.

Así fundó La Esperanza, de 13,42 hectáreas, en Nuevo Yao, y en la que trabaja con el ganado mayor y menor, además de los cultivos varios y cafetaleros.

Aves, conejos, caballos, chivos, ovejos, vacas y toros; plantaciones de yuca, boniato, calabaza, un vivero de posturas de café y otros subprogramas, hacen de esta finca integral un referente en la Agricultura Urbana y Suburbana, de la cooperativa de créditos y servicios Formelio Garlobo, de Buey Arriba, en la provincia de Granma.

La venta de leche, carne vacuna y de cabra con destino a las industrias Láctea y Cárnica y el Comercio, junto a la venta de posturas de calidad, sustentan el desarrollo de esta actividad agropecuaria y satisfacen las necesidades materiales del usufructuario y su familia.

“El amor por la tierra, las plantas y enseñanzas de mi abuelo, gran productor de viandas, me motivó a cumplir con esta tarea que, a la vez, me provoca alegría, al contribuir con la alimentación del pueblo, dijo Acosta Fontela.

“Soy Licenciado en Educación y cuando ejercía las clases a los niños en el huerto, en el jardín, y, además, los seminarios de los especialistas de la Agricultura me aportaron conocimientos y ayudaron en la preparación para este desempeño.

“Mi horario es todo el día, desde las 5:30 de la mañana, que hago el ordeño, ando detrás de los animales y riego el vivero hasta por la noche que organizo el trabajo para la siguiente jornada”.

De esa manera, la suma del laborioso maestro devenido agricultor y el apoyo de su padre Luis, el tío Pedro, la esposa Dunia Díaz y de otras personas, algunos vecinos, hacen posible que el proyecto de La Esperanza sea hoy una realidad.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *