La génesis de la Patria en un lienzo

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 1 abril, 2019 |
0
Céspedes en una pose elegante y natural/FOTO Amaury Palacios Puebla.

La exposición personal Génesis y mitos, del artista granmense Amaury Palacio Puebla será inaugurada con carácter itinerante en la vísperas del bicentenario del natalicio de Carlos Manuel de Céspedes, el 18 de abril, en Bayamo.

La exposición la integran trece piezas realizadas en la técnica óleo sobre lienzo. Diez de ellas son retratos de hombres y mujeres protagonistas de la gesta independentista en Cuba y otras tres constituyen escenas de momentos trascendentales de Cuba del siglo XIX, entre ellas la sociedad Filarmónica bayamesa, la quema patriótica de Bayamo el 12 de enero de 1869 y la muerte de Céspedes en febrero de 1874.

Los retratos rinden culto desde las artes plásticas a Perucho Figueredo,  Francisco Vicente Aguilera, Francisco Maceo Osorio, José Joaquín Palma, Máximo Gómez y Bartolomé Masó; y entre las mujeres a Canducha Figueredo, Candelaria Acosta y Ana de Quesada.

Sobre su surgimiento narró Palacios Puebla a La Demajagua digital: “La iniciativa surge a partir de un encuentro sostenido con Eusebio, quien al ver tres de las piezas, sugirió trabajar en una serie completa y montar una exposición auspiciada por la Oficina del Historiador de La Habana.”

Sobre lo que significa para él hacer un retrato de este gran precursor de la independencia que fue Carlos Manuel de Céspedes, refirió:  “Trabajar en un retrato de Céspedes parte de una cuestión muy personal, no por pedido. Todo parte de la inspiración al conocer un poquito de él a través de los libros y para saldar esa deuda que tenemos todos con el Padre de todos los cubanos”, acotó vía telefónica.

Génesis y mitos fue inaugurada por Eusebio Leal Spengler el viernes 9 de noviembre del pasado año en el Centro Cultural antiguo Liceo Artístico y Literario de La Habana, ubicado en Palacio del Marqués de Arcos, en la Plaza de la Catedral.

La expo rindió homenaje a través de las artes plásticas, al medio milenio de la fundación de la villa de San Cristóbal de La Habana.

Respecto al quehacer de Palacios Puebla, dijo en aquella ocasión Eusebio Leal Spengler: “Este joven en el cual late no solamente la inspiración sino la maestría en el ejercicio del oficio, nos devuelve estas imágenes tan lindas y tan preciosas de la historia de Cuba.”

Fuentes consultadas en su versión digital hablan de la similitud que Leal encontró entre las piezas expuestas y las del maestro español Joaquín Sorolla (por el dominio de la luz y el realismo) así como de los grandes maestros cubanos de la pintura: Armando García Menocal y Leopoldo Romañach.

“Habilidad y maestría se conjugan para ofrendar un perfil totalmente creíble de estas figuras tutelares…porque encarnan el pensamiento que modeló el alma invisible de Cuba. De tal suerte, los sublimes sacrificios y arranques  de desprendimientos y heroísmos palpitan en la obra poderosa de este manzanillero afincado en Bayamo”, refiere el Doctor Leal en las palabras del catálogo de la exposición.

Por el impacto de la calidad de las obras, la muestra permaneció en  la institución hasta enero próximo y el 17 de abril será inaugurada en la Plaza de la Patria, en Bayamo, con carácter itinerante.

Amaury Palacio Puebla ( Manzanillo 1976) está celebrando los 24 años de vida artística, en los que atesora múltiples reconocimientos provinciales y nacionales por su ejecutoria en las artes plásticas, resaltando su trabajo como retratista.

Más de una decena de exposiciones personales y una treintena de exposiciones colectivas en toda la isla avalan su trabajo, con obras están emplazadas en los principales museos y colecciones del país así como de España, Estados Unidos, Guatemala, México y países europeos.

El Centro Cultural antiguo Liceo Artístico Literario de La Habana ubicado en el Palacio del Marqués de Arcos, es una hermosa y elegante edificación ubicada en la Plaza de la Catedral de La Habana, una joya barroca de la arquitectura residencial habanera, edificado en la primera mitad del siglo XVIII, sufrió un deterioro profundo en las últimas décadas hasta que hace dos años fue restaurado por la Oficina del Historiador de la Ciudad, devolviéndole el antiguo esplendor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *