La heredad viste de blanco

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 21 julio, 2016 |
0

Ivet Hernández SánchezMANZANILLO.- Aunque han trascurrido varios días, para Ivet Hernández Sánchez resultarán imborrables las emociones vividas, junto a su familia, el pasado sábado 16 de julio.

Durante la mañana de esa fecha, la joven de 23 años de edad coronó sus empeños consagratorios al estudio de la Medicina como la graduada más integral y Título de Oro de la Vigésimo Octava promoción de la Universidad de Ciencias Médicas Celia Sánchez, de Granma, con sede en esta costera localidad.

“Este es apenas un punto de partida, tenemos por delante mucho camino por recorrer”, me comenta emocionada y a continuación asegura que “al egresar lo hago con una mezcla de nostalgia y alegría, por el placer enorme de emerger como médico en una sociedad como la cubana donde la salud de las personas es una de las conquistas más preciadas.”

En los seis años de la carrera, ¿cuánto creció usted como persona?

“En cualquier Universidad se crece como persona, pero en las dedicadas a la formación de los profesionales de la salud creo que es un poco más porque lleva implícito valores como el humanismo, la solidaridad, el altruismo y que uno pone de manifiesto en cualquier parte de Cuba o del mundo.”

Hernández Sánchez confiesa que mientras recibía su Título de Oro como doctora en Medicina y sus compañeros de promoción la premiaban con una fuerte aplauso “por mi mente pasaron en destello fugaz los años de duro sacrificio, las noches sin dormir, el apoyo de la familia, la entrega de los profesores y la sonrisa de los pacientes a los cuales atendí en los períodos de rotaciones.”

“Sentí emociones indescriptibles, compromiso, motivaciones e ímpetu y deseos de continuar. Hice un internado vertical en Medicina Interna y proseguiré en ella hasta graduarme como especialista.”

No menos orgullo que el de Ivet, experimenta su progenitora, la licenciada en Enfermería, Alina Sánchez León, para quien el apoyo de la familia a los hijos en los estudios universitarios es imprescindible.

“La familia es la encargada de velar porque los vástagos se formen como buenos profesionales, con sacrifico, responsabilidad, disciplina y motivarlo de manera constante. Acompañarlo y aconsejarlo en los buenos y malos momentos.”

Muy cerca del diálogo ha estado el Doctor en Ciencias Ezequiel Hernández, especialista en Medicina Interna y padre de Ivet: “constituye una gran emoción para nosotros.

“Es la coronación de un esfuerzo muy grande, fuerte que hemos trabajado junto durante muchos años. Hija, compañera de trabajo y de especialidad, porque estudiará mi profesión.”

Mucha más exigencia a partir de ahora…

“Sí, mayor exigencia y acompañamiento en su formación como especialista en medicina interna.”

DSCF0673
La doctora Ivet Hernández Sánchez junto a sus padres Alina y Ezequiel.

Ivet Hernández Sánchez tiene suficientes motivos para estar feliz. Hoy exhibe satisfecha el título de oro como la graduada más integral del curso 2015 – 2016 de las Ciencias Médicas de Granma y uno comprueba que en su familia, la heredad por hacer el bien a las personas va vestida de blanco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *