La música de la Patria

Share Button
Por Diana Iglesias Aguilar | 11 junio, 2018 |
1
Actual banda de conciertos de Bayamo/ FOTO Luis Carlos Palacios

Desde agosto de 1867, siempre que la interpreta al piano la melodía inflama las manos de Perucho. La entrega al Maestro de Capilla Manuel Muñoz Cedeño, para orquestarla y hacer estreno en Bayamo, donde el número de desafectos a España provoca serios dolores de cabeza al Gobierno de la Isla de Cuba.

No está ajeno el menudo maestro Muñoz Cedeño al origen de la partitura y su destino, desafiante la interpretará según le pide su amigo Perucho, como tema sustituto del Te Deum en la fiesta del Corpus Christi y la procesión del 11 de junio de 1868.

Es calurosa y húmeda la tarde de junio, el coronel Julián Udaeta, gobernador de la ciudad, está en primera fila. Al otro lado de la Iglesia Parroquial Mayor los ciudadanos Pedro Figueredo, Francisco Maceo Osorio y Francisco Vicente Aguilera, acompañados de las familias, más puntuales y atentos que nunca.

La Banda desprende los acordes súbitos paralizantes de las dermis. Las mujeres esconden la obertura de los ojos detrás de abanicos, los hombres, más discretos al cruzar miradas, asienten levemente, nadie queda impávido ante la melodía.

El rostro del recio oficial español sube a un tono rojizo, es iletrado para interpretar pentagramas, pero no duda de que aquello que escucha no tenga nada de sacro. La procesión sale y la Banda repite, una y otra vez, la música, a la que su compositor llamó La Bayamesa.

Con hidalguía va delante en procesión el sacerdote bayamés Diego José Baptista, ataviado con traje blanco de ribetes dorados, disimula el brillo especial de las pupilas por lo que entra por sus oídos.

Cuatro meses y nueve días bastarían para confirmar a Julián Udaeta que La Bayamesa es una marcha patriótica, cuando la vuelve a escuchar desde la cárcel de la ciudad, mientras Perucho y cientos de mujeres y hombres la cantan a viva voz.

En Bayamo libre, el 8 de noviembre de 1868, los músicos acompañan a 12 jóvenes bayamesas a entonar las notas de la pieza que vuela de garganta en garganta y el pueblo hace suya indefinidamente.

La misma Banda acompañará a los independentistas a la manigua, bajo la dirección del capitán José Joaquín Batista. Entonarán esta y otras marchas para arengar a los cubanos a arrancar la libertad a filo de machete.

Se gesta la historia de una institución musical que servirá como escudo y espada a la nación cubana.

Pedro y Manuel, dos de los hijos mayores de Muñoz Cedeño forman parte de los momentos iniciales, también otros parientes, vecinos y amigos de apellidos Aguilera, Tamayo, Cedeño, Muñoz, Cabrera, los mismos que abundan en la actual Banda municipal de conciertos de Bayamo que celebra el aniversario 150 de su fundación durante este año.

Heredera de las tradiciones musicales del Oriente, precursora de la música patriótica y cofre de las melodías auténticas cubanas, la actual  Banda de concierto de Bayamo, es diferente de aquella, y sin embargo, en ella vibran las raíces.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Gracias a todas las personas que me han llamado, detenido en las calles o escrito al movil o al correo para felicitarme por este articulo, fue dificil pretender en apenas 50 lineas concentrar la historia de la Banda de conciertos, a mi también me erizó los pelos hacerlo, me emocionó y me conmueve esa historia que es mucho más rica. gracias por los ánimos siempre trato de aprender algo y compartir lo que se.