La negra esclava de América

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 20 septiembre, 2016 |
6

Rosa La Bayamesa monumentoJusto en el punto en que Bayamo da la bienvenida a cubanos y foráneos, en su porción norte, un monumento perpetúa la memoria de quien es considerada uno de los pocos seres humanos que saltaron de la condición de esclavo a la de personalidad histórica: Rosa Castellanos Castellanos, más conocida como Rosa La bayamesa.

Hija de esclavos, nació en un barracón del poblado del Dátil, en Bayamo, en la suroriental provincia de Granma.

Con el estallido de la guerra, el 10 de octubre de 1868, se internó en la sierra de Guisa, en la ranchería de la Manteca. Desempeñó un papel decisivo en el abastecimiento de alimentos a las fuerzas mambisas y a los heridos en campaña.

Posteriormente se hizo hábil como enfermera, organizó hospitales de campaña, y en 1870 también empuñó el machete.

Fue muy perseguida por las tropas españolas y se vio precisada a marchar a Camagüey en 1871, internándose en la sierra de Najasa, donde para curar a los heridos insurrectos, constituyó un admirable hospital en una cueva de la Loma del Polvorín.

Salvó muchas vidas de mambises heridos gravemente en combate y se desempeñó asimismo como comadrona.

Los medicamentos los fabricaba de la flora tradicional cubana. Conocía los métodos para curar las enfermedades comunes en la manigua, para las cuales encontraba el remedio apropiado.

Rosa Castellanos participó en los combates de Palo Seco y el Naranjo, acciones en las que trasladó a sitio seguro a los heridos en la batalla.

El General Máximo Gómez al visitarla en el rústico hospital, en 1873, le dijo: “He venido a conocerte, de nombre ya no hay quien no te conozca por tus nobles acciones y los grandes servicios puestos a la patria”.

Ante estas palabras del bravo guerrero, Rosa le respondió: “Yo cumplo con mi deber y de ahí no me saca nadie porque lo que se defiende se defiende, y yo aquí no quiero ningún majá y el que se cura se va de nuevo a la batalla…”

El hospital que dirigiera en Santa Rosa, en Najasa, a pedido del Generalísimo, cuando estalló la guerra de 1895, jamás pudo ser asaltado por las fuerzas enemigas, como consecuencia de las férreas medidas de protección y vigilancia.

Como un soldado más, cuando sus enfermos le dejaban ratos libres, cubría turnos en las filas de combate, cargaba armas, disparaba fusiles y manejaba el machete con destreza.

En ese contexto, cuando el Generalísimo estuvo frente a la morena, le ordenó que tomara 12 hombres de su confianza e iniciara la construcción del hospital; a lo que ella le respondió: “General, me basta con dos”.

En mayo de 1896, en el sitio conocido por Providencia de Najasa, Rosa es recibida por Máximo Gómez Báez, quien después de estrecharla en fraternal abrazo le otorga los grados de capitán del Ejército Libertador de Cuba, única mujer que llegó a ostentarlos en toda la epopeya.

El ascenso además traía la siguiente observación: “Esta mujer abnegada prestó servicios excelentes en la guerra de los diez años, y en la revolución actual, desde sus comienzos ha permanecido al frente de un hospital, en el cual cumple sus deberes de cubana con ejemplar patriotismo”.

Al término de la guerra por la independencia de Cuba, se quedó a vivir en el otrora Puerto Príncipe, en la calle San Isidro número 22, hoy Rosa la Bayamesa número 155.

El 25 de septiembre de 1907 falleció allí en Camagüey, y su cadáver fue expuesto en capilla ardiente en el Salón de Sesiones del antiguo Ayuntamiento, rindiéndosele honores correspondientes a su jerarquía militar.

El cercano tributo por los 109 años de su muerte, estará encabezado por tantas mujeres cubanas, que embebieron del legado de la capitana mambisa, la presteza de hacer suyos cada combate de la Patria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. La participacion de los esclavos afroamericanos en las luchas independentistas de america siempre fueron enterradas en el olvido cómo una manera de invisibilizarnos negando nuestros derechos y nuestros aportes a la construcción de las
    nuevas naciones y perpetuando asi la exclusión de nuestra etnia de la vida politica y social de las nuevas republicas.

  2. esta pagina es admirable,y hay que destacarla,la participacion de los negros en america es muy meritoria.admiro la independencia de la primera republica negra en america ,haiti.y tambien a los negros que participaron en la lucha del gran jose gabriel condorcanqui tupac amaru.

  3. Leer este articulo es ganar en todo ,aumenta el amor que uno siente por su terruño y por la patria, saber que en cada pedacito de nuestra patria existen tantas historias que aun quedan por ser contadas y que aumentarian el grado de conocimiento de tantas gentes , es por esto que los felicito y los exorto a seguir publicando estas pequeñas cosas que engrandecen tanto