La Patria y la Revolución pueden contar con nosotros, ahora y siempre

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 19 noviembre, 2019 |
0
Foto Luis Carlos Palacios Leyva.

Para el Doctor bayamés José Arcadio Rosales Rosales, especialista en Epidemiología, el retorno a la Patria en la mañana del domingo 17 de noviembre, es como un sedante.

Por espacio de un año y 11 meses llevó su experiencia de 38 años como médico, su cariño y altruismo al pueblo boliviano, por eso, cuando indagamos con él sobre lo allí vivido, dice con lágrimas en los ojos “ los recuerdo hacen que uno se emocione, reconforta saber que cumplimos con el deber revolucionario y la solidaridad”.

Su aval incluye misiones internacionalistas en Venezuela y Honduras, países en los que puso muy en alto el nombre de Cuba.

En relación con esta última misión en el país andino, explica:

160828_0906“Estaba en el departamento de Tarija, a 11 horas por carretera de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, como epidemiólogo, en funciones asistenciales y administrativas. Nuestra brigada la integraban 90 colaboradores, y tuvimos allí la oportunidad de brindar atención a un elevado número de pacientes.

“En el hospital oftalmológico de la Misión Milagro, localizado en esa departamento se hicieron cientos de operaciones, muy aceptadas por los bolivianos, por el efecto humanitario que tiene la acción de regresar la visión a las personas que tienen esa necesidad y que padecen de afecciones en los ojos.

“A nosotros nos asombró que las elecciones allí se convirtieran en un desastre nacional, lo sentimos mucho, porque muchos progresistas de izquierda, que recibieron los beneficios de los dos mandatos del entonces Presidente Evo Morales, lo apoyaron, pero no como imaginamos y hubiésemos deseado, nos extrañó el porciento apretado conque este ganó, esperábamos más cantidad de votos. Aquello se convirtió en una guerra civil, sabemos que Bolivia es un estado multiétnico, pero jamás pensamos que el divisionismo fuera tal. “También nos sorprendió la actitud que tomaron contra la brigada médica cubana, que desde hace 12 años está aportando salud a ese pueblo, hubo excepciones y algunos pacientes se acercaron a nosotros llorando, pues al detenerse y afectarse los servicios médicos cubanos intuyeron que nos iríamos.

“Por motivos de seguridad estuvimos sin trabajar casi dos semanas y se sintió la ausencia de nuestros profesionales en los hospitales y centros de atención médica, teníamos una función muy importante en cada institución. En Tarija, es decir en su hospital, los cirujanos, ortopédicos y traumatólogos eran cubanos.

“Para mí significa mucho haber regresado a la Patria, porque allí vimos los desmanes de la interpol y la policía , una policía que hasta hacía pocos días defendía los ideales de Evo Morales, y sufrió una metamorfosis, no solo en su accionar, sino en sus ideales.

“Nos maltrataron, registraron nuestros equipajes, decomisaron pertenencias, en una casa de tránsito donde nos ubicaron hasta la hora de partir, nos ofendían de palabras y preguntaban que qué hacíamos allí, el clímax fue cuando mandaron a desnudarse a nuestras compañeras, resultó irrespetuoso y muy duro, pero no reñíamos duda alguna del apoyo moral del Gobierno y el pueblo cubanos, de la preocupación por nosotros.

“Traté siempre de no pasar mensajes alarmantes a mi familia, para no inquietarlos, pero lo supieron por los medios de comunicación. Hubo médicos que vinieron incluso sin cobrar, otros fueron detenidos, en fin, una experiencia horrible, pero allá quedó nuestra impronta.

“Hoy estamos en nuestro querido Bayamo, sanos y salvos, y la disposición de llevar ayuda y atención médica donde sea preciso está firme. La Patria y la Revolución pueden contar con nosotros, ahora y siempre”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *