La pegada de Téllez

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 23 noviembre, 2015 |
0
FOTO Luis Carlos Palacios
Téllez Milanés recibe el agasajo del deporte boyarribense, en nombre de Teresa Yamila Méndez Álvarez, quien se mantiene al frente de la dIrección municipal / FOTO Luis Carlos Palacios

Apenas lo conocí cuando se desempeñaba como Director de deportes en Buey Arriba y tampoco fui testigo de las innumerables batallas que ganó por aquella región, en la que muy pocas cosas no tuvieron su sello, el de José Téllez Milanés.

En cambio, otros lo recuerdan como jefe de las delegaciones de Granma en Juegos nacionales escolares, al frente de la Academia provincial de boxeo, uno de sus deportes favoritos, o en el Campeonato internacional de atletismo por edades en Alemania y Suecia, entre otras de las tantas tareas que siempre asumió con decoro.

Qué se proponía Téllez -como lo identificaba la gran mayoría- que no lograra al mando del organismo deportivo en el territorio boyarribense, a pesar del lenguaje algo enrevesado y confuso, pero firme y sin titubeos.

Allí, llegó con la misión de enrumbar el deporte, “lo cogí cuando solo se practicaban seis y ya va por 19”. Entonces quién dudaría de su prestancia y responsabilidad, “27 años como director es fácil decirlo, ¿verdad?”.

Su pegada resultaba indescifrable. Ahí están varias áreas recreativas, la reanimada Industria deportiva, el extinto Motel y el terreno de San Pablo de Yao -donde jugó el Comandante en Jefe Fidel Castro un encuentro de béisbol contra pobladores de la zona, el 6 de octubre de 1966-, por solo mencionar a algunos.

Sin embargo, hubo quienes -como yo- ignoraban la magnitud de su obra de más de 50 años, que transcendió estadios y canchas, revelada, este sábado, durante el acto provincial por el Día de la Cultura Física y el Deporte, cuando fue retirado oficialmente.

José participó -como cortador de caña- en cuatro zafras azucareras y laboró como auxiliar de laboratorio en el central Juan Manuel Márquez, de su natal Media Luna, donde inició su vida deportiva.

Igualmente, dejó su impronta en Isla de la Juventud cuando formó parte de la Columna juvenil de trabajo. “Mi padre era muy trabajador, y eso fue lo que nos enseñó a mi y a mis hermanos; lo único que hemos hecho es trabajar y luchar”, rememora.

Allí, en predios pineros, retomó sus funciones de activista (de boxeo), de la que jamás quiso separarse, “esa fue la tarea que más me gustó, junto a la de técnico y dirigente”, la que simultaneó, por casi una década, al integrar el consejo técnico asesor de la Presidencia del Inder, junto a otras personalidades del país, como el holguinero Melchor Anido Prada (fallecido).

Su voz entrecortada y nostálgica delataba frustración ante la imposibilidad –por serios problemas de salud- de no seguir sirviendo a su pueblo, ese que lo añora, le ofrece reverencia, y siempre reconocerá su entrega sin límites.

“Salí de una grave y estuve casi muerto, pero alguien dijo que no me fuera tan pronto y me dejaron vivo. Seguiré haciendo lo que puedo”, expresó, antes de recordarle a su Buey Arriba: “Gracias mi pueblo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .