La pesadilla que venció Avilés

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 10 junio, 2020 |
1
FOTO Omar Moewno Suárez

Cuando hace algo más de un año, Guillermo Avilés Difurnot se vio obligado a colgar los spike, debido a la lesión en una rodilla, las dudas sobre su posible regreso a los diamantes comenzaron a rondar.

Aquella tarde de enero de 2019 y en medio de los compases iniciales de la postemporada, en la 58 Serie nacional de béisbol, como refuerzo de los Leñadores tuneros, significó el inicio de una pesadilla, de la que parece haber despertado.

“Ha sido un proceso largo, pero ya me siento bastante bien”, expone animado el joven bayamés que -para recuperarse- no encontró solución mejor que entrar al quirófano del hospital Frank País García, de La Habana.

“Al principio, me sentía extraño, no estaba acostumbrado a pasar tanto tiempo fuera de los terrenos, pero a medida que fui jugando, me sentía mejor”, explica sobre los topes de confrontación que realizó con la preselección granmense rumbo al próximo torneo doméstico.

“Junto al preparador Mario Sánchez y mi entrenador personal (mi papá), hemos enfocado el trabajo en la fuerza, las condiciones epidemiológicas no nos permiten hacer otras cosas”, argumenta.

Avilés precisó que no ha sido necesario reajustar su plan de entrenamiento, “aunque todavía tengo un poco de temor al fildear y desplazarme hacia los lados, son movimientos muy bruscos. Hemos trabajado psicológicamente en ese sentido, todo depende la mente y pienso salir de ese bachecito”, reveló.

En cuanto a la rivalidad con Guillermo García García por la defensa del primer cojín con los Alazanes, refirió: “La dirección se encargará de decidir; aunque me beneficia porque no debo esforzar mucho la pierna”.

Los problemas de salud también le impidieron responder al contrato de una franquicia mexicana, “no pudo ser, pero el equipo sigue interesado en mí; solo me queda jugar y demostrar que estoy bien. Los resultados van a seguir siendo los mismos, porque me estoy preparando”, añadió.

Casi totalmente recuperado, después de pasar -tal vez- la etapa más difícil de su carrera, Guillermo agradeció a todas las personas que mostraron preocupación, y convocó a los granmenses a cuidarse, “para que nos apoyen en el estadio Mártires de Barbados, cuando el equipo salga a la grama”, concluyó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Saludos a la prensa y a los foristas que siguen el deporte, muy buena noticia para Granma y Cuba que Guillermo Avilés esté listo para incorporarse a plenitud con el equipo, a Avilés que siga pensando que él es un gran talento y que es frecuente encontrar lesionados en el deporte que vuelven a su forma estelar, así que a trabajar psicológicamente que los grandes futbolistas se lesionan y vuelven al terreno, igual que los peloteros. Le deseo éxitos en el terreno. Felicidades al equipo médico por los resultados de la intervención.