La política de Estados Unidos hacia Cuba en los últimos años

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 16 mayo, 2019 |
0
FOTO Yelandi Milanés Guardia

La política de los Estados Unidos hacia Cuba desde Obama a Trump, fue el título de la conferencia impartida en la Unión de Juristas de Granma por el Doctor en Ciencias Históricas Ernesto Domínguez López, profesor titular del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos de la Universidad de La Habana.

El intercambio con jurisprudentes granmenses responde a un ciclo de conferencias que impartirá el catedrático en otros sitios como la Escuela provincial del Partido Comunista de Cuba y el campus Blas Roca Calderío de la Universidad de Granma.

El investigador en su presentación reafirmó que a los norteamericanos los mueve hacia Cuba –fundamentalmente- intereses geopolíticos y económicos.

Domínguez López analizó el comportamiento de la política de la potencia mundial durante la administración de Barack Obama, en la cual se restauraron las relaciones diplomáticas, se concedieron licencias para compañías estadounidenses interesadas en operar en Cuba, se eliminó a nuestro país de la lista de promotores del terrorismo, se derogó la política de pies secos-pies mojados, aunque el núcleo del bloqueo permaneció intacto.

La proyección de esa administración hacia la Mayor de las Antillas se debió a la construcción de un nuevo sistema de influencia sobre Cuba y al intento de reducir su imagen en América Latina y limitar o eliminar la potencial asociación estratégica de la Isla con competidores globales.

A pesar de la aparente flexibilización, las medidas adoptadas por Obama buscaban un cambio de régimen en Cuba pero por métodos más sutiles y civilizados, pues el presidente expresó que la estrategia norteamericana con Cuba había fracasado, a lo cual respondió que no renunciarían a sus objetivos, sino que tratarían de lograrlos por otras vías.

Posteriormente, el Doctor en Ciencias Históricas reflexionó sobre el gobierno de Donald Trump, con el cual se ha producido un retroceso, pues ha prohibido los viajes pueblo a pueblo, restringido los negocios con empresas consideradas como asociadas a los militares y ha intentado aumentar el rigor de las leyes existentes contra la nación caribeña.

Ello genera un ambiente más adverso para el diálogo político, afecta en primer lugar al sector privado, daña la economía cubana, refuerza las restricciones para los ciudadanos estadounidenses y reduce las oportunidades de negocios para empresas estadounidenses.

La administración Trump considera a nuestro país la “Troika de la Tiranía”, junto a Venezuela y Nicaragua, y por ello ha recrudecido sus sanciones como recientemente lo hizo con el Título III de la Ley Helms-Burton y la amenaza de nuevas restricciones para los viajes a Cuba.

La actual situación se debe al ascenso al poder de figuras de línea dura y a los cambios políticos producidos en Cuba como la elección de un presidente que no pertenece a la generación histórica de la Revolución y a la aprobación de una nueva constitución.

Sobre el futuro expresó que es incierto, pues pudiera ocurrir una regresión parcial o total, un estancamiento, un avance o retroceso en las relaciones bilaterales.

La ocasión resultó oportuna para crear, con la participación de los juristas granmenses, el subgrupo provincial adherido al Movimiento por las Causas Justas, promovido y auspiciado por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.

Caricatura Martirena

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *