La realidad actual de un acunado sueño (+ fotos y audio)

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 26 enero, 2021 |
0
Funcional y moderna es la nueva cocina del “Céspedes”. Foto Luis Carlos Palacios Leyva.

La pulcritud y los colores vivos del entorno se mezclan con el aroma a arroz blanco y picadillo en plena cocción, para dotar al llamado sótano del hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, Granma, de una impronta totalmente diferente.

El sueño acunado por muchos durante años es una realidad palpable, que hasta al visitante le regala una visión para agradecer, por tratarse de servicios sensibles en cualquier institución de salud, el bloque cocina-comedor y la farmacia.

Para el cocinero Olexis Fundora, quien desde hace tres años labora en el centro, “es realmente ahora un privilegio trabajar aquí. La transformacón es total en todos los sentidos, dejamos atrás las condiciones precarias, hemos mejorado un 99 por ciento.

“Contamos con tacho y desagüe nuevos, ya no nos mojamos los pies, nos sentimos más contentos, y el cambio debe influir en la calidad de los alimentos, amén de las dificultades que tenemos; el servicio sale más rápido, con más eficiencia”, concluye.

Por su parte, la Licenciada Yudit Salcedo Cabrera, jefa del departamento de farmacia hospitalaria del “Céspedes”, manifiesta que esta obra totalmente remodelada, es un anhelo de todos los trabajadores del departamento y del personal médico y paramédico, que por muchos años trabajaron en situaciones complicadas.

El confort predomina en la recién reconstruida farmacia hospitalaria. Foto Luis Carlos Palacios Leyva.

“Cuando el colectivo tiene confort y mejores condiciones para su desempeño, se gana en calidad, nos toca ahora un mejor servicio”, acota.

ESTRATEGIA DE REHABILITACION

Ariel Ovidio Álvarez Suárez, vicedirector administrativo del referido hospital explica que durante 2020 se montó una estrategia de rehabilitación en la infraestructura de la instalación, realizándose la primera parte de la cocina-comedor, lo cual implicó obras inducidas, reordenándose por tanto sistemas hidráulicos, sanitarios y de vapor generadores de filtraciones y alto nivel de humedad en plantas bajas y primera planta.

“Una segunda parte –asegura- que deja culminada la obra, se ejecutará en el presente año, es decir, el área socio administrativa de la cocina, y la de posicionamiento, preparación y conservación de alimentos.

“También se hizo –continúa- la rehabilitación integral de la farmacia, que por su difícil situación constructiva estaba diseminada en varios espacios del hospital, haciéndose muy engorroso el servicio. Ahora la realidad es otra, ya todo está integrado y encadenado, desde su inauguración a inicios de 2021.

“Integraron el quehacer constructivo también –indica- otras obras inducidas necesarias en torno a la cocina-comedor y la farmacia, como la rehabilitación del banco de sangre, del servicio de Maxilofacial, la consulta de Neurología, junto a un laboratorio de sueros, además de la carpintería, la parte hidráulica, baños….”.

Ariel Ovidio señala igualmente las rehabilitaciones hidrosanitarias e hidráulicas en el exterior y en Anatomía patológica, con una continuidad en 2021 y 2022.

Expone que se concluyó Anatomía patológica, donde quedó montada el área de los tanatólogos, la cámara de conservación, y una segunda mesa morgánica, y hace referencia a que en el segundo trimestre iniciaron labores en la lavandería, lo cual va a permitir higiene textil y servicio de calidad.

Ya para el futuro, confirma, se prevé una nueva sala de Atención la doliente, una de Siquiatría, los archivos para la protección de la documentación, y la construcción de un resonador magnético.

AMPLIO PROCESO INVERSIONISTA

Nuevo comedor del hospital Carlos Manuel de Céspedes. Foto Luis Carlos Palacios Leyva.

Desde el año 2019 se comenzó en Granma un amplio proceso inversionista que se extenderá hasta el 2025, con el propósito de mejorar varias unidades asistenciales de la salud.

Así lo confirma Ángel Suárez Vázquez, jefe del departamento de infraestructura y sistema ingeniero de la Dirección provincial de Salud en Granma.

El Ingeniero revela que en 2020, de un presupuesto de cuatro millones para la ejecución de las acciones de mantenimiento constructivo, se ejecutó el 90 por ciento, algo más de tres millones 800 mil pesos, en 115 objetos de obra terminados, con un positivo impacto en el mejoramiento de la calidad de la atención de los profesionales de la salud a la población.

“Para este año – dice Ángel- las acciones están encaminadas en el hospital Carlos Manuel de Céspedes, a la segunda parte de la cocina comedor y ultimar la lavandería en ejecución; la caseta de desechos sólidos, y la atención integral del bloque de Maternidad (en 2021, 2022 y 2023), salón de parto, servicios de Neonatología y Perinatología y una sala de Medicina interna en las áreas exteriores.

“En tanto en el Celia Sánchez se prevé concluir la segunda parte del Cuerpo de guardia y las salas del bloque 2-I y 1-L; además figuran entre las prioridades de la provincia, la Dirección municipal de Bartolomé Masó, y la terminación del Hogar de Ancianos del Caney de Las Mercedes.

“También –agrega- en Niquero el consultorio, clínica y residencia médica de Cabo Cruz; en Bayamo, consumar el Centro de aislamiento de Las Tamaras, y en Manzanillo el Hogar materno”.

Hermoso parque edificado en la plana baja de la institución hospitalaria para el descanso y recreación de los trabajadores. Foto Luis Carlos Palacios Leyva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *