La Revolución nos desató las alas

Share Button
Por Redacción La Demajagua | 8 marzo, 2021 |
0
FOTO/ Autor desconocido

Ana Betancourt fue la primera cubana en pronunciarse por los derechos de la mujer, cuando en 1869 en la plaza de Guáimaro,  un 17 de abril planteó: “Ciudadanos, la mujer en el rincón oscuro y tranquilo del hogar esperaba paciente y resignada esta hora hermosa, en que una Revolución justa rompa el yugo y le desate las alas”.

Desde entonces las mujeres hemos luchado por la igualdad de género, muchas barreras y perjuicios hemos tenido que romper, de los cuales un ejemplo es el siguiente hecho:

En el registro civil de Bayamo, en el folio 185 del tomo 41 del año 1954, aparece la inscripción de nacimiento de Belisario Paneque Rodríguez, donde dice que la ocupación de su mama y abuela son las propias de su sexo, y es que una cultura milenaria y una sociedad machista concibió a la mujer como objeto del hogar.

Fue el triunfo revolucionario de 1959, con Fidel y Vilma al frente, quienes nos desataron las alas, convocándonos a incorporamos masivamente a la superación cultural, propiciando que junto a  las leyes que  protegen las mujeres aparezcan como mayoría en el sector de los servicios, la salud, educación, comunicaciones y justicia, entre otras.

En Granma el 50.34 por ciento (%) de la fuerza laboral está  formada por mujeres, el 67 % de  ellas son técnicas y el 48, 7 % ocupa cargos de dirección.

Nos queda mucho por hacer desde lo objetivo y subjetivo, podemos seguir cerrando brechas discriminatorias, mujeres y hombres continuaremos ganando batallas por garantizar una sociedad más inclusiva y poder arribar a un 8 de Marzo con mejores resultados de igualdad en lo laboral , social y en el hogar, para que al inscribir a nuestros hijos e hijas, la ocupación de la madre sea: científica, medica, maestra, dirigente, ingeniera, piloto, deportista, cuentapropista, arrocera … porque somos  mujeres de PATRIA O MUERTE.

(Por Bella Nieve Ledea Brizuela e Idalmi Milán Verdecia, colaboradoras de la Casa de orientación de la mujer y la familia, en Bayamo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *