La rumba, ritmo de raíz afrocubana late en la Fiesta de la Cubanía (+ fotos)

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 17 octubre, 2015 |
0

Akokán AchéAkokán Aché, grupo profesional de Guantánamo, invitado a la XXI Fiesta de la Cubanía, acaparó con la sonoridad de sus rumbas y bailes,  la atención de los transeúntes que esta mañana se daban cita a la apertura del evento.

Akokán Aché surgió en 2011. Su formato es esencialmente la rumba moderna. Lo integran 14 miembros, entre ellos percusionistas, cantantes y bailarines. Han participado en diversos festivales de relevancia nacional, como el del changüí.

La mayoría de sus números son de su autoría, y entre sus 25 temas hay algunos dedicados a la patrona Virgen de Regla, a Yemayá; otros constituyen alegorías a algunos orishas, nombre con que los yorubas nombraron, identificaron y deificaron a las energías de la naturaleza.

“En aras de perpetuar el género, realizamos arreglos que permiten ofrecer una rumba más clara y fresca al espectador. Trabajamos mucho las tres incursiones de la rumba: el guaguancó, la columbia y el yambú”, precisó el bailarín Wolkis Winter.

Temas de gran arraigo en su natal Guantánamo, como “Pastorita tiene guararey conmigo”, popularizado por el fallecido Juan Formel y los Van Van, están entre las piezas que esta mañana hicieron desviar a bayameses y turistas de su habitual trayectoria.

A decir del sitio http://mipais.cuba.cu, nadie sabe a ciencia cierta que es “tener guararey”, pero todos conocían a la musa de un clásico en el repertorio de Los Van Van, que aún lo toca en el remix de sus viejos éxitos iniciales.

“Fue sin dudas un himno de los bailadores, cuya autoría provocó un litigio que llegó incluso a los tribunales para dilucidar si lo compuso Roberto Baute, Pedro Speck o la propia Pastorita.

“Según la sentencia 336 del 14 de junio de 1976, Baute fue el verdadero compositor de aquella pieza, que narra la guerra que le hicieron al autor por enamorarse de Petronila, la hija de Pastora.

“Baute vivía por entonces en el Sigual, un poblado de la oriental provincia de Guantánamo, y en un bailable se enamoró de Petronila, mucho menor que él, pero con quien finalmente tuvo dos hijos.

“Al parecer a Pastora no le hacía demasiada gracia aquel amorío, una porque el hombre era casado, y otra porque le llevaba 20 años a su hija, y se opuso a la relación. O sea, le armó guararey a Baute”, acota el sitio digital.

Añade además que Pastora, nacida en Boquerón de Yateras, en 1916, fue recién descubierta hace apenas una década en el poblado de Uveral, pues hasta entonces se creyó que era un personaje imaginario.

Hubo quien la asoció incluso a Pastora Núñez, la promotora de los repartos Pastorita diseminados por toda Cuba, con edificios multifamiliares.

Pastorita bailó hasta que las piernas se lo permitieron, y quién sabe si en el Más Allá pueda volver a hacerlo, al son de la guitarra de su yerno Baute, la paila sin par del changüisero Elio Revé, y ahora el tumbao inmortal de Juan Formell.

La rumba en sus inicios, sirvió a los esclavos como instrumento de protesta contra los gobiernos republicanos que la relegaban a un plano marginal.

Mientras las clases acomodadas del país se entregaban a los modos extranjerizantes, la población negra, haciendo uso de los accesorios al alcance de su limitada economía (cucharas, tambores, cajones…), defendía los ritmos afrocubanos. Así apareció un estilo mezclado con sonoridades africanas y españolas pero profundamente cubano en su esencia y proyección.

Más tarde la rumba se concretó en tres estilos fundamentales: el yambú, la columbia y el guaguancó, este último destaca como el más conocido e integra el traje de rumbera y el pañuelo, accesorios procedentes de España.

El Yambú tiene un origen urbano y es uno de los estilos más antiguos. Su aire es lento, el baile suave y de movimientos ceremoniosos. Representa el coqueteo femenino.

La Columbia por lo general es un baile exclusivo de hombres, aunque algunas mujeres se hicieron famosas por su interpretación del mismo. Su origen rural es indudable. Los textos, aunque inspirados en la temática más variada, están constituidos por frases breves, poco pulidas y por vocablos africanos.

Respecto al debut de Akokán Aché con la rumba, en la Fiesta de la cubanía, opinó Lidia Padrón, mimebro de la Oficina del Historiador de La Habana, partíicpe del evento Crisol de la Nacionalidad:

“Es muy importante que el centro de la música y la dirección provincial de cultura se iteresen, preocupen y ocupe de perpetuar estos géneros que en esesncia reflejan la identidad del cubano, que hablan de neustra idiosincracia, de nuestras raíces musicales populares,seguir difundiéndolas,es una forma de defender la cultura cubana”, manifestó.

FOTOS / Rafael Martínez Arias

odrá encontrar información en nuestros espacios en las redes sociales: Facebook, Twitter y Flickr.

Akokán Aché, grupo profesional de Guantánamo 2 Akokán Aché, grupo profesional de Guantánamo 1 Akokán Aché, grupo profesional de Guantánamo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .