La Salud, una prioridad de la Revolución con o sin bloqueo (+ audio)

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 6 noviembre, 2019 |
0
El Programa de Cáncer es uno de los más afectados por el bloqueo económico impuesto a Cuba. Foto Luis Carlos Palacios Leyva.

Las perjuicios provocados a la Salud por el bloqueo económico impuesto a Cuba por Estados Unidos son incuestionables, pues desde el inicio de su aplicación este ha sido objeto priorizado de las agresiones de los gobiernos estadounidenses.

Pero este sector ha permanecido invariable entre las prioridades de la Revolución, tanto en la Constitución de 1976 como en la vigente, que en su artículo 72 consagra la Salud Pública como “un derecho de todas las personas” y establece la responsabilidad del Estado de garantizar “el acceso, la gratuidad y la calidad de los servicios de atención, protección y recuperación”.

En la provincia de Granma también son importantes las restricciones como resultado del cerco al cual ha sido sometido el país por más de cinco décadas, así lo asegura a este diario digital el Doctor Dumar Rosales Fernández, especialista en Cirugía Estética y Caumatología, y jefe del departamento de hospitales en la dirección provincial de Salud.

“La limitación de recursos e insumos médicos que hoy tenemos para poder brindar un servicio de mayor calidad a nuestros pacientes es importante-dice- y está relacionada no solamente con equipamientos médicos, sino con equipos de máquinas de anestesia, de ventilación, medicamentos del Programa de Cáncer, antibióticos imprescindibles para la recuperación del paciente post quirúrgico, procesos de urgencias y emergencias que evaluamos diariamente, y paciente cardiovascular, no solo por infarto, sino por otros procesos infecciosos asociados a esta entidad.

“En el Programa de Nefrología, por solo citar un ejemplo, en el hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, de 20 riñones artificiales solo funcionan 13, los otros no lo hacen por déficit de piezas con componentes norteamericanos y no entran al país, ello incide en el aumento de los turnos de diálisis”.

El Doctor Dumar explica que en la provincia existen seis hospitales provinciales y cuatro rurales y las incidencias del bloqueo y su impacto en el sector son más visibles en programas priorizados como: Cardiología, Nefrología, Ortopedia, Cáncer, Materno Infantil (PAMI), Terapia Intensiva y Neonatal y la actividad Quirúrgica.

En los meses transcurridos del actual año, aunque se han realizado 58 mil 286 intervenciones quirúrgicas, ha primado la inestabilidad de los insumos médicos y material gastable como suturas, guantes quirúrgicos, jeringas, anestesias, antibióticos, soluciones desinfectantes, tubos endotraqueales, sondas de levín y vesicales, catéteres arteriovenosos, piezas de repuesto para máquinas de anestesia, trocar, soluciones enterales.

El Programa de Nefrología, de alta sensibilidad humana tiene déficit de piezas para la reparación de los riñones artificiales, la inestabilidad con las líneas arteriovenosas, los antibióticos y las soluciones. En total a 274 pacientes se le realizan hemodiálisis en la provincia y funcionan solamente 41 riñones.

Igualmente los daños alcanzan al Programa de fractura de cadera, con la falta de materiales de osteosíntesis, yeso, tornillos y láminas, prótesis de cadera y rodilla; en el de Cáncer el impacto es palpable en la inestabilidad de medicamentos utilizados en los diferentes tratamientos oncológicos como quimioterapia, las piezas para el mantenimiento de los tomógrafos y la adquisición de nuevas tecnologías videocolposcopio, mamógrafos, microscopios, procesadores de tejidos, rayos X y ultrasonidos.

Mientras en el PAMI se relacionan con la no adquisición de incubadoras para neonatos, equipos de ventilación, sondas nasogástricas, equipos de sueros, ultrasonidos de alta resolutividad para el programa de Genética.

Dumar Rosales asevera que aún así “no se ha dejado de prestar el servicio, ni se ha cerrado una Terapia intensiva. Nuestros hospitales siguen funcionando en aras de garantizar algo tan importante como lo es la salud y la vida humanas.

“Ante ese bloqueo existe una disposición y una voluntad no sólo del sector, sino del Gobierno y del Partido, y como una de la conquistas de la Revolución se sigue trabajando y se tiene todo el empeño para que el daño sea mínimo, y poder mantener en alto ese estandarte que representa el sector a nivel nacional e internacional.

“En este último aspecto el enemigo está accionando para desacreditar el Sistema de Salud cubano y tenemos la obligación moral, por constituir una de las principales ideas defendidas por el Líder Hisótrio de la revolución Fidel Castro, de seguir enarbolando esa bandera en Cuba y en cualquier rincón del mundo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *