La Universidad de Ciencias Médicas de Granma hace futuro

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 11 julio, 2017 |
1
FOTO/ Rafael Martínez Arias

Como una distinguida y bella dama se yergue, desde el 3 de septiembre de 1982,  la Universidad de las Ciencias Médicas de Granma Celia Sánchez Manduley, en Manzanillo, y a  sus edificaciones bien conservadas las caracterizan la limpieza, la cultura del detalle y el sentido de pertenencia de sus trabajadores y estudiantes.

Hoy se aprecia allí, concluido el primer semestre de 2017,  un trabajo consolidado de ciencia y técnica, con proyecciones estratégicas en las prioridades de salud, a partir  de las necesidades o problemas de las áreas, como programa materno-infantil,  planificación familiar, salud reproductiva, enfermedades crónicas transmisibles y no transmisibles.

Para el Doctor Aníbal Ernesto Ramos  Socarrás, rector de ese centro,  las prioridades son elevar la calidad de la formación de los estudiantes y fortalecer el trabajo político-ideológico de profesores y alumnos, lo cual se traduce en una mejor atención al pueblo.

“La Casa de altos estudios -explica el galeno- la conforman la Facultad Haydée Santamaría, de Manzanillo y la Filial Efraín Benítez, de Bayamo (se ha evaluado la posibilidad de convertirla en Facultad), donde se estudia el primero y el segundo años de la carrera de Medicina, pero la Universidad son todos los hospitales, policlínicos universitarios y consultorios, además de otros escenarios.

“La Universidad no es un  ente independiente al Sistema Nacional de Salud, al contrario, tenemos la misión de formar los profesionales que trabajarán en este Sistema, de manera tal,  que somos el único ministerio con la posibilidad de formar sus profesionales dentro del propio sistema”.

En relación con la docencia, Ramos Socarrás acota que asumen,  además de la formación de profesionales de la Salud en pregrado, con una matrícula actual de cinco mil 963 estudiantes, dividida en 12 carreras, en Medicina el 92 por ciento del total; la de  másteres y de Doctores en Ciencias, y la rectoría de los  residentes en formación, con una inscripción aproximada de mil 492, en un total de 40 especialidades médicas, que no todas se forman totalmente en Granma, como Inmunología, Cardiología y Cirugía Pediátrica.

“Paralelos  al proceso académico, -indica- llevamos el movimiento de alumnos ayudantes, de artistas aficionados, de la vanguardia Mario Muñoz Monroy (cantera de los investigadores), de los gerentes del Sistema, de los futuros doctores en Ciencias, y de los ulteriores profesores titulares, y se aprecian resultados, incluso, Granma será la sede en mayo del próximo año del Festival nacional de estudiantes de Ciencias Médicas, es decir,  como especie de un congreso donde confluyen los mejores alumnos de Cuba para discutir ideas y establecer proyectos.

“Como una forma especial de enseñanza tenemos  la técnico-profesional con alumnos de noveno grado que pasan a engrosar la matrícula, en número de 492, divididos en la atención estomatológica y atención de enfermería, quienes egresan como técnicos de nivel medio y luego la Universidad evalúa su continuidad de estudios mediante la modalidad de cursos por encuentro”.

Hace referencia a las cuatro modalidades del perfil, docente puro,  asistencial,  gerencial e investigativo.

Sobre las proyecciones afirma: “Se desarrolla este año la modalidad de cursos cortos, se trabaja con la Universidad de Oslo en Noruega y  además se prevé para el próximo septiembre hacerlo con  universidades de Estados Unidos, Jamaica y con Loja, Ecuador. Para ese propio mes hay confirmación de 18 estudiantes autofinanciados.

“Las líneas de trabajo  incluyen poner en práctica el estudio consciente, fortalecer el trabajo político-ideológico, emplear en algo culto y útil el tiempo libre, la recreación sana, cultivar el hábito de la lectura y vincular a los estudiantes extranjeros en las actividades de la FEU”.

Al referirse a los logros enfatiza: “En estos momentos el centro tiene cuantiosos, pero considero los más importantes el reconocimiento social ganado a través de estos más de 30 años y  tener municipalizadas todas las carreras. Además, es meritoria la  obtención de primeros lugares en la docencia, la aplicación del programa de formación tradicional, el de policlínicos y  el de Medicina Latinoamericana”.

Allí, en esa Casa de altos estudios se hace futuro, y el futuro se hace de muchas maneras, sobre todo  sembrando en el corazón y la conciencia de las nuevas generaciones las ideas más humanas y transformadoras, que un día, no tan lejano, serán surtidas entre la gente, no importa de qué país, para provocar no solo la cura de las enfermedades del cuerpo, sino las del alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *