La zafra y sus desafíos en Granma

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 6 marzo, 2017 |
6
FOTO Rafael Martínez Arias
FOTO Rafael Martínez Arias

Alcanzar la mitad del plan azucarero en la zafra es un medidor que anima a los colectivos  participantes en la campaña, máxime cuando hay un compromiso definitorio para ganar la sede nacional del 26 de Julio en el actual año.

Sin embargo, ya el almanaque marca más de 100 días de cosecha, y Granma completa solo el 80 por ciento del programa previsto hasta la fecha, sin estabilizar el proceso productivo en la agroindustria.

La contienda se ha caracterizado por no enmarcarse en los rangos de molidas fijados, lo cual es primordial para que los cinco centrales ejecuten bien la producción de azúcar y la provincia no reporte un notable atraso.

Cuando se avizora la recta final, en una etapa óptima, resulta esencial sostener altos niveles en el corte mecanizado de la gramínea y buscar eficiencia por la vía del rendimiento industrial, en los índices de recobrado y aprovechamiento del potencial de la caña.

Para llegar a la meta y lograr elaborar el volumen de azúcar que falta, decide, también, la tensa situación en los estimados cañeros, dañados por la intensa sequía que azota al territorio.

De ahí que una buena estrategia debe encaminarse a recoger hasta el último tallo y ahorrar materia prima con una mejor molida y superior eficiencia agroindustrial.

Mientras, el incumplimiento provincial recae en los ingenios Grito de Yara, de Río Cauto; Arquímides Colina, de Bayamo,  y Bartolomé Masó, del municipio de igual nombre.

Grito de Yara se recupera de una arrancada incierta por la inestabilidad en la molida, y su despertar, aunque todos los problemas no están resueltos, constituye un aliciente por el aporte de crudo que realizan desde hace varias jornadas.

El Enidio Díaz, de Campechuela,  y Roberto Ramírez, de Niquero, continúan bien industrialmente, pero el insuficiente abastecimiento  de las cosechadoras les provoca tiempo perdido y desajustes en el proceso productivo.

Hoy las mayores dificultades se concentran en el Bartolomé Masó, con serias complicaciones en el área de generación de vapor, y en el Arquímides Colina, que debe resolver en breve el deficiente suministro de agua e ineficiencias en la fábrica.

Aunque complejo el panorama, los trabajadores y directivos del sector mantienen su decisión de cumplir, sabiendo la responsabilidad que recae sobre sus hombros, en un desafío en que, además de la palabra empeñada, está el compromiso con un pueblo que se crece, en intenso quehacer, para que Granma triunfe.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Los Azucareros de Gramma sabrán vencer las dificultades y salir triunfadores en la actual contienda azucarera. Adelante con espíritu de victoria.

  2. Muy buena noticia que Grito de Yara se recupera, y existe estabilidad en la molida. Adelante azucareros de todos los centrales de Granma! A mantener el compromiso de cumplir.

  3. Granma ha de triunfar y vencer este desafío que se ha propuesto, la palabra empeñada la van a cumplir, de eso estamos seguros. Para ello cuentan con un capital humano que no descansa en la consecución de ete objetivo.

  4. Ga sido una zafra de enfrentar muchos contratiempos, pero la palabra de orden es encontrar las debilidades y trabajar sobre las oportunidades. Todavía hay posibilidades de recuperarse.