La zafra en su recta final; y ¿la siembra?

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 7 abril, 2017 |
13
FOTO/ Rafael Martínez Arias

La zafra azucarera y todas las actividades que se desarrollan en torno a la misma, continúan centrando la atención como tareas prioritarias de la economía cuando Granma se adentra en la recta final.

La actual campaña presenta una atraso de 37 mil 601 toneladas de azúcar, lo que representa el 73 por ciento de incumplimiento de lo planificado hasta el 3 de abril.

Solo se aprovecha la norma potencial en la molida de los cinco centrales al 56 por ciento y el mayor tiempo perdido está precisamente en el proceso industrial por el déficit en el suministro de la materia prima; roturas, y mala calidad en las reparaciones en áreas del Arquímides Colina, Roberto Ramírez y Bartolomé Masó, este último aporta la más elevada deuda con 11 mil 547 toneladas del crudo.

Según informe de la dirección en la Empresa Azucarera incidieron en el pobre desempeño la deficiente planificación en la elaboración de los estimados cañeros, balance de los recursos materiales, estrategia de corte y del plan de producción, entre otros factores subjetivos.

Precisa el deterioro en la disciplina laboral y tecnológica por falta de exigencia de los cuadros; altos enyerbamientos, al no recibir las plantaciones una correcta atención cultural e incendios en los cañaverales, los cuales afectaron la cosecha en particular en el corte de los pelotones de combinadas.

No obstante, el impacto de la intensa sequía que ha provocado la caída en los rendimientos agrícolas, se identificaron además altos niveles de caña regada que no se pudieron moler.

Pese a esa realidad tensa y compleja, los azucareros buscarán, en esta etapa crucial, producir el máximo volumen del crudo y llevar toda la caña disponible al tándem de las tres unidades que seguirán moliendo en las próximas jornadas cuando detengan sus máquinas, sin cumplir, el Bartolomé Masó y Roberto Ramírez.

Asimismo, centrarán los esfuerzos, en revertir los resultados en la siembra incumplida al cierre del primer trimestre del año al obtener el 97.17 por ciento con 38.48 hectáreas menos por la inconsistente labor de las unidades empresariales de atención a productores Bartolomé Masó y Grito de Yara.

También resultaron negativos los desempeños de las unidades básicas de producción cooperativa Calixto García y Carlos Manuel de Céspedes, de Bartolomé Masó; Jagua, de Yara;  y la CPA Omar Rivero, de Manzanillo; las UBPC Los Guayitos, Delfín Moreno, Aguacate y La Gabina, las CCS Hermes Rondón, Donato Mármol, José Nemesio Figueredo, y  CPA Camilo Cienfuegos, de Río Cauto.

Mientras lograron sus compromisos las UEB Arquímides Colina, Enido Díaz Machado y Roberto Ramírez Delgado, las dos últimas con la peculiaridad de planificar bajos volúmenes de siembras por poca disponibilidad de áreas bajo riego.

Sin embargo, campechueleros y niquereños al encontrar alternativas para plantar en tierras de secanos, lo que es loable; denotaron falta de una correcta estrategia y previsión que deberán tener en cuenta en períodos venideros para dejar listas más áreas una vez iniciada las lluvias de primavera.

Duplicar las plantaciones en este abril, programa que garantizaría el crecimiento en 110 mil o más toneladas de la materia prima con una fuerte participación popular fue la convocatoria que realizó Federico Hernández Hernández, primer secretario del Partido en Granma, en reciente evaluación, por lo que representa el contar con suficiente disponibilidad de caña en la próxima zafra.

El también miembro del Comité Central reflexionó en torno a sacar las lecciones para desterrar definitivamente los problemas subjetivos, presentes en la cosecha, pues aunque las condiciones climáticas han influido, se podría alcanzar  mejores rendimientos si se inyectan las necesitadas dosis de rigor, exigencia, control y cambio de pensamiento tanto en el proceso agrícola como  fabril.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Los granmeneses deben trazar la estrategia para cumplir su siembra. reconocer a los que cumplen la zafra y exhortar al resto a cumplir sus compromisos

  2. A seguir luchando hasta el cansacio que solo se podrá decir que no se cumplio cuando se termine la zafra y se vean los resultados finales. Granmenses a seguir luchando para sacar adelante esta etapa final de la zafra

  3. No podemos hacer leña del árbol caído, ahora a identificar los problemas, trabajar por que no se vuelvan a cometer,tomar lo positivo de esta experiencia y trabajar por hacerlo mejor para la próxima campaña

  4. Granma tiene que poner mucho de su parte para realizar una zafra con calidad y obtener resultados. Son demasiados los problemas subjetivos que enfrenta, los que deben ser analizados con prontitud.

  5. Aunque la sequía ha afectado todo el país e indiscutiblemente ha sido un factor decisivo en en la actual zafra azucarera, es necesario solucionar las deficiencias que aún se presentan para aprovechar al máximo la materia prima e ir paulatinamente elevando los volúmenes de producción de esta industria tan necesaria en la economía de nuestro país.

  6. Los azucareros de Granma tienen una dura tarea por delante los convocamos a unir esfuerzos trazando estrategias que les permitan optimizar los recursos en lo que les queda de zafra y revertir la situación para la próxima contienda.

  7. Es cierto que la sequía que hoy afrontamos ha hecho que la producción azucarera merme, pero se hace necesario el sentido de pertenencia, las ganas de producir, si esto se apreciara en cada trabajador de nuestra industria, pienso que lograríamos acercarnos un poco más a lo que hace años fuimos, una potencia azucarera.

  8. Creo que la dirección Granma debe realizar un profundo análisis y llamar la atención a la gestion hombre, para que en la proxima contienda minimizar las incidencias negativa que repercuten en la producción de azúcar

  9. Muchos errores, contratiempos y deficiencias han afectado esta zafra azucarera en la provincia, solo nos queda enmendar lo que podamos hoy y hacer la mayor cantidad de azúcar posible con lo que poseemos, crecernos para las próximas jornadas y para la próxima zafra, tarea en la que estamos enfrascados hoy.