Un laboratorio que “da vida” a los equipos

Share Button
Por Dayanis Jorgen Infante | 1 octubre, 2019 |
0
El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento FOTO/ Maylenis Oliva

Detrás de la calidad de muchos de los trabajos que realizan los linieros de la Empresa Eléctrica de Granma (EEG) está la labor diaria de los especialistas del Laboratorio de Equipos Electrónicos, quienes ponen innovación y sacrificio a la reparación de tenazas de medición, analizadores de redes, comprobadores de aislamiento y de tensión, entre otros dispositivos indispensables para reparar líneas y mantener la vitalidad del servicio eléctrico.

Aunque es un equipo de trabajo pequeño, los especialistas del laboratorio, ubicado en la sede de la Oficina Central de la EEG, logran entregar al año cerca de 500 equipos reparados, ahorrando a la empresa y al país considerables sumas de dinero, además de agilizar la labor de lectores, linieros y otros trabajadores en las subestaciones diseminadas por toda la provincia.

Amor al trabajo, sobre todas las cosas

Raquel González Capdet es Ingeniera Eléctrica y actual Jefa del Laboratorio de Equipos Electrónicos de la Empresa Eléctrica de Granma. Hace 22 años entró a esta entidad y en su tránsito por varios puestos descubrió que era en el laboratorio donde se sentía realizada.

“Llevo trabajando desde el 2013 en el laboratorio y me encanta mi trabajo. Me gusta lo que hago y me gusta hacerlo bien para que se vea el fruto de tanto sacrificio. Primero no cualquier ingeniero joven se somete a entrar a un laboratorio porque es como estancarse, pero es muy bonito y yo realmente me enamoré de mi trabajo. Además es saludable rodearse de buenas personas en un equipo que es pequeño”.

Por su parte Yudenis Maceo Suárez, especialista C en Metrología, es un poco más joven pero muestra el mismo interés y la misma entrega por lo que hace. Recuerda que es un trabajo de mucho sacrificio, innovación, de creatividad, de paciencia y de exactitud. Él siente respeto y amor por su trabajo y esas son dos principios indispensables para hacer las cosas bien.

Recorrido de los equipos

El equipo llega, se recepciona, se identifica con una tarjeta al cliente y se le da un comprobante;  durante todo el proceso en el laboratorio el equipo dañado se mantiene con esa identificación.

El primer paso que se realiza en este laboratorio es la entrada del equipo al área de reparación donde se revisa y ajusta; es allí donde se examina a profundidad y se decide si pude continuar su vida útil o no. Luego que se determina que el equipo está dentro de los parámetros necesarios para que continúe su normal funcionamiento, se envía al área de calibración, donde se comparan los parámetros técnicos del equipo dentro de los límites permisibles determinado por el fabricante con un patrón determinado por el fabricante.

Demanda de equipos:        

Raquel González Capdet, Jefa del Laboratorio de Equipos Electrónicos en el EEG comentó que en el laboratorio fundamentalmente se reparan los equipos de la empresa  y “estamos capacitados desde todos los puntos de vista para prestar servicios a terceros”, comentó la ingeniera.

“Este laboratorio años atrás llegó a prestar servicios a provincias como Guantánamo y Camagüey que preferían venir a reparar equipos con nosotros, que dejarlos en otros laboratorios que pudiesen tener más cercanos pero que no estaban acreditados”, agregó.

La ingeniera añadió que ahora  mismo el laboratorio no tiene la acreditación, porque es algo que se vence y la norma por la cual se habían acreditado estaba en un proceso de revisión.

“Este documento ya se actualizó y debemos de pasar el proceso de acreditación por esa nueva norma que es internacional y permite que cualquier persona de otro país solicite los serviciosque prestamos”, apuntó González Capdet.

“Nosotros debemos trabajar por un plan de calibración basado en los equipos que tiene y con los que se trabaja en la Empresa Eléctrica y estamos promediando de 30 a 20 en el mes; que viéndolo así no es mucho, pero los equipos llegan al laboratorio con numerosos problemas y algunos salen rápido, pero otros se demoran porque realmente no nos entran recursos para reparar. Todos los equipos que salen reparados de este laboratorio, y con calidad, es quitando de un equipo que se dio baja y poniendo en otros que se les puede alargar la vida útil”.

La innovación en función de la calidad

Los trabajadores de este laboratoriotienen mucho sentido de pertenencia y en muy pocos centros de este tipo en el país trabajan como aquí, donde se acude a la creatividadpara salvar los equipos y alargarles la vida útil siempre y cuando así se pueda.

“En otros sitios se les da baja y ya. Puede que en otros lugares no se le dé el valor que tiene, pero a los especialistas granmenses nosgusta trabajar y estamosadaptados a hacerlo de esa manera: que los equipos que salgan de las puertas del laboratorio a la calle estén listos para ser utilizados,pues esa es también la imagen de nuestra empresa ante el cliente.

“Si los equipos de análisis de las redes tienen alguna irregularidadpierde confiabilidadel trabajo de los lectores, por solo citar un ejemplo; es decir que si aquí se trabaja con calidad todos los procesos que dependen de nuestros equipos se realizarán con calidad también”, enfatizó Raquel.

Los trabajadores del laboratorio han reparado con su creatividad varios equipos de importancia como un Comprobador de tangente delta, utilizado por las brigadas de subestaciones para hacer pruebas a los transformadores, que hasta ese momento había que solicitarlo a la provincia de Holguín. Allí se logró repararlo y ahorrarle miles de dólares al país;  también lograron reparar un comprobador de aceite, que es muy costoso y que igualmente era muy necesario para el accionar de la Empresa y evitar malestar a la población y daños económicos.

Cultura¿?

“Ahora mismo no existe cultura del trabajo que se realiza en los laboratorios de equipos electrónicos. Aquí  se les entrega a los clientes un certificado de calibración que es el resultado de las mediciones que los especialistas  hacen y muchas veces, por desconocimiento ellos nos reconocen lo que se les está entregando.

“El cliente viene, mira el sello de calibrado y no entiende qué información le está brindando ese sello, que vale resaltar no es solo fechas: el sello contiene mes y año, número del calibrador que es único y una letra que indica que el calibrado es Conforme (C) y NO Conforme (NC), indicando al cliente que hay algún trazo que no está entre los errores determinado por el fabricante”, destacó la ingeniera.

De ahí que esa reparación de los equipos que usan los linieros, los lectores y otros aditamentos de importancia para la generación o la distribución de la energía eléctrica sea una tarea de importancia que precisa de conocimientos, de paciencia y de eficiencia; cualidades que llevan intrínsecas los dos especialistas que en nuestro laboratorio de Equipos Electrónicos desdoblan esfuerzos cada día para mantener la calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *