Las alegrías de Daniela

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 9 julio, 2018 |
1
A la izquierda Yenisel, la maestra; Daniela y su mamá Damaris FOTO/Roberto Mesa Matos.

Manzanillo.- La manzanillera Daniela Mesa Noguera es una niña encantadora. Tiene una locuacidad impresionante, además, destaca por sus aptitudes para el baile, el canto y la actuación, sin apartar los excelentes resultados académicos, que la convirtieron en una de alumnas más integrales del cuarto grado de la escuela Wilfredo Pagés.

“Me gusta la escuela porque mi maestra me enseña todos los días algo nuevo, y eso es muy interesante y tengo muchos amigos que me apoyan”, dice la pequeña, luego de concluir el acto de fin de curso de su institución para el período 2017 – 2018, el cual asegura lo disfrutó.

“Feliz. Lo disfruté mucho con mis compañeritos de aula: los conocimientos, la participación en los concursos y además la participación en los matutinos y otras actividades donde canté, bailé y declamé poesía. Me gustan el aula y el patio de la escuela”, dice

– ¿Cuál asignatura prefieres?
– Las matemáticas.  Porque nada más es poner los números y a veces escribimos. Me gusta analizar cada problema y buscarle la solución.

La maestra de Daniela es la joven Yenisel Beritán Acosta: “Para mí como profesora ha sido un privilegio trabajar con ella porque es una niña muy preocupada y responsable en todas las asignaturas, de las que terminó evaluada de excelente.  El grupo es bastante bueno, y como Daniela, hay otros cinco pioneros evaluados con la máxima calificación.

Yenisel asevera que le encanta enseñar, educar, y define su misión como una tarea de mucha consagración, disciplina y esfuerzo. “Debo llevar a la par el grupo, la licenciatura en la Universidad y los quehaceres hogareños”, refiere.

Los resultados escolares y en el ámbito artístico que Daniela muestra enorgullecen a toda la familia, la cual brinda todo el apoyo a la infante.

Damaris Noguera Sánchez no oculta la satisfacción y manifiesta que su hija, desde pequeña siempre fue muy dispuesta para todo.

“Oniel, el padre, y yo, la tía María, la abuela Manuela, la apoyamos en cada una de las tareas en las cuales se enrola: en los estudios, en las artes o el deporte. Estamos muy felices por este resultado que sustentan además el interés de la niña por aprender y superarse cada día más”, señala Noguera Sánchez.

La historia de Daniela se repite hoy en los miles de niños manzanilleros que como ella concluyen el curso escolar para disfrutar de unas merecidas vacaciones y regresar en septiembre al mundo de las letras, los números y el conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Buen reportaje. Y si en Cuba hay muchas Danielas .y la educación cubana muy digna a,seguir sus pasos .pues son estudiantes integrales desde que empiezan el pres colar.