Las falsas creencias que destierran los Alazanes

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 24 noviembre, 2016 |
1
Foto Rafael Martínez Arias
Foto Rafael Martínez Arias

Aunque el equipo de Granma parece enrumbarse a la postemporada de la 56 Serie nacional de béisbol, no solo su paso ganador y estable resulta lo más llamativo.

Lo que verdaderamente levanta expectativas es su juego armónico, muy diferente a ediciones recientes cuando asumía el torneo con nóminas -supuestamente- más potentes y, por tanto, las aspiraciones también eran mayores.

Esa falsa creencia -hasta el momento- ha quedado desterrada con esta nueva versión de los Alazanes, que consigue el rendimiento más parejo que se recuerde de un conjunto granmense en clásicos domésticos.

Incluso, hay quienes se aferran a compararlo con el “trabuco” que presentó en la Serie 50 (2010-2011), tema para discrepar, porque aquel equipo –con varias figuras establecidas- solo presumía de ofensiva arrolladora cuando destrozó varios récords colectivos.

En cambio, esta generación se las ingenia para producir carreras, aún sin los temibles bateadores de entonces. Y cómo si fuera poco, la actuación de sus lanzadores y la defensa nada tiene que ver con lo realizado en la bien llamada Serie de Oro.

Hace seis temporadas, en esos acápites la selección exhibió números para el olvido durante la etapa regular de 90 partidos; el staff terminó con efectividad de 5.74 promedio de carreras limpias (PCL), en el lugar 12, y la defensa con un pésimo average de 968 (15).

El panorama en la versión 56 es totalmente diferente, al término de los primeros 63 encuentros encabezaban ambos departamentos, con 2.98 y 984, respectivamente.

Además, el staff granmense era el de menos boletos otorgados (180) y mostraba el mejor WHIP (1.33). Por supuesto, en esa mejoría ha sido determinante la labor de un As del montículo, como Ciro Silvino Licea González, principal entrenador del área.

Con balance de 10 victorias y dos derrtotas, Lázaro Blanco ha cumplido con su rol de principal lanzador del eqipo / Foto Luis Carlos Palacios Leyva
Con balance de 10 victorias y dos derrotas, Lázaro Blanco ha cumplido su función de principal lanzador del equipo / Foto Luis Carlos Palacios Leyva

Asimismo, los avances en la defensa de campo son notables, quizá el arma secreta que los granmenses guardaban bajo la manga, después de varias contiendas confinados a los últimos peldaños.

Tanto regulares como suplentes brillan con el guante, sin olvidar la garantía que ofrece el receptor capitalino Frank Camilo Morejón, uno de los cinco refuerzos que se unió al equipo para la segunda fase, y la seguridad extrema de Guillermo Avilés en la custodia de la inicial y en la culminación de varias jugadas.

Y para no dar margen a dudas, en este segmento decisivo del campeonato lo hacen para 989, con solo ocho errores en 18 desafíos. ¡Espectacular!.

Sin embargo, las estadísticas no reflejan la realidad, en toda su dimensión, pero constituyen un arma insustituible para evaluar rendimientos.

Por ejemplo, cuando en la temporada 2010-2011 los Alazanes llegaron a los play off con serias pretensiones de discutir el título, venían de anotar 629 carreras, con 563 permitidas, apenas una diferencia de +66; ahora ese coeficiente es mucho mayor: +144 (346-202).

Esos guarismos podrían interpretarse de varias maneras, pero lo que no tiene discusión es que esta generación de peloteros con la chamarreta de Granma luce muy superior y más acoplada. Por lo tanto, eso resulta imposible traducirlo en números, además de lo que representa en el juego diario.

 Yoelkis Céspedes encabeza el departamnento de extrabases en el conjunto, con 10 dobles, ocho triples y seis jonrones; además es uno de los principales prospectos de la pelota cubana actual / Foto Luis Carlos Palacios Leyva
Yoelkis Céspedes encabeza el departamento de extrabases en el conjunto, con 10 dobles, ocho triples y seis jonrones y destaca por el buen sentido del fildeo en los jardines y su potente brazo; por lo que es uno de los principales prospectos de la pelota cubana actual / Foto Luis Carlos Palacios Leyva

FRENTE A LOS TOROS, EN BAYAMO

A partir de esta noche, los Alazanes reciben a los Toros camagüeyanos en el estadio Mártires de Barbados. Y desde el próximo lunes buscarán, al menos, dos victorias frente a Ciego de Ávila, también en el parque bayamés, luego de la barrida sufrida en su visita al José Ramón Cepero cuando cayeron siempre por ventaja de una carrera, con dos extra inning incluidos.

Además del tope entre granmenses y agramontinos, se programaron los choques Azucareros de Villa Clara contra Tigres avileños, en el Cepero, mientras los Cocodrilos de Matanzas viajaron a Holguín para enfrentar a los Cachorros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .

  1. Creo que tienes toda la razón en cuanto a esas comparaciones que has realizado, este equipo de Granma lo que más tiene de diferencia con respecto a los otros años es la unión que se ve entre ellos, no se si estaré equivocado. Martí a logrado ese factor que tanta falta le hacia al equipo y me atrevo a decir que si son capaces de superar el factor psicológico que los está afectando cuando juegan con Ciego de ävila. Saludos soy granmense y sobrino de José Téllez Milanés ese hombre que tanto tiempo que le dedicó al deporte en Buey Arriba y en Granma. SALUDOS