Las hermosas historias de un combatiente

Share Button
Por Osviel Castro Medel | 28 febrero, 2017 |
1
Ramiro trabajó más de 50 años en la Policía. FOTO/ Rafael Martínez
Ramiro trabajó más de 50 años en la Policía. FOTO/ Rafael Martínez

Se comió un león en su vida.  Y lo hizo, con total modestia, sin pedir un pedestal a cambio y sin vociferar la grandeza de sus actos. Esa metáfora inicial viene a estas líneas porque Ramiro Rosabal Provance se jugó el pellejo desde su juventud, sintió proyectiles a su oído, fue protagonista del Triunfo, ayudó a crear instituciones, cazó bandidos, contribuyó a proteger  a grandes como al Che y Fidel… trabajó hasta los ¡74 años! y, con todo eso, no se cansó de hacer.

Nacido el 7 agosto de 1938, en la ruralidad de Jiguaní, estuvo entre los fundadores de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), el 5 de enero de 1959, cuyo primer jefe fue Efigenio Ameijeiras, expedicionario del Granma y uno de los protagonistas del reencuentro de Cinco Palmas.

Ahora, mientras repasa anécdotas le brotan, espontáneos, otros recuerdos vinculados a su incorporación al Movimiento 26 de Julio –diciembre de 1956- o su alistamiento en el Ejército Rebelde, en marzo de 1958.

Integrante del IV Frente guerrillero, dirigido por Delio Gómez Ochoa, este hombre sencillo luchó bajo las órdenes de Orlando Lara y Cristino Naranjo, esperó la entrada triunfal de Fidel a Bayamo y participó en un trayecto de la Caravana de la Victoria.

Su historia es similar a la de algunos de aquellos creadores, quienes pasaron inmediatamente de las armas a la edificación de un país.

“La Policía resultó la primera institución creada por la Revolución y una de sus primeras tareas fue eliminar las lacras del pasado, como la prostitución, la mendicidad, el proxenetismo y otros males que campeaban antes de 1959”, rememora.

Este teniente coronel (r) no olvida que los integrantes de lo que en principios se llamó Policía Nacional Revolucionaria Urbana, debieron aprender sobre la marcha.

“Pero siempre nos animaron los conceptos de Fidel, enarbolados desde el Moncada; es decir, respetar la integridad del ser humano, evitar cualquier tipo de exceso con el detenido, tener una actuación educada y ser parte indisoluble del pueblo”, enfatiza.

De esos años del comienzo, Ramiro reafirma el papel de la Policía en la victoria de Playa Girón o en el enfrentamiento a las bandas contrarrevolucionarias que, aupadas por Estados Unidos, pretendieron socavar el proyecto social cubano.

“En la zona de Granma operaron 11 bandas, entre las que se encontraban las de Alfredo Espinosa (Mamacusa) y Ventura Ramírez.  Las derrotamos con la colaboración del pueblo”, dice.

Ramiro recalca que la actual P.N.R estuvo vinculada al Ministerio de Defensa Nacional, luego a las Fuerzas Armadas Revolucionarias y más tarde al Ministerio del Interior, organización en la que, en silencio, se sacrificó ejemplarmente.

“Allí tuve la oportunidad, como muchos de mis compañeros, de superarme”, remarca,  Lo expresa con orgullo porque consiguió pasar de un rudimentario quinto grado a la Licenciatura en Ciencias Penales, con un posgrado en Instrucción Judicial.

Incluso, se contó entre los privilegiados que pasó un curso en la Academia de la K.G.B, en la antigua Unión Soviética, “una experiencia que nunca olvidaré”.

En sus tareas, estuvo destacado en Las Tunas, Holguín, Santiago de Cuba y Granma, la provincia donde fue fundador de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Ramiro jamás borra de su mente las jornadas que pasó cerca de Fidel, el Che o Raúl.  Este último lo condecoró en 1973 con la medalla 20 Aniversario del Moncada.

“Me tocaron esos momentos; la Policía también velaba por la integridad de los dirigentes del Estado y por eso estuve cerca de Fidel varias veces, como cuando se organizaba la zafra de 1970. Eso fue lo mejor que pudo pasarme en la vida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Fuí compañero de RAMIRO ROSABAL,quien unió y brindó su experiencia a las generaciones más nuevas con las que fraternizó,es ejemplo de sencillez,modestia y de ejemplo personal.Siempre recuerdo una anecdota de una caminata organizada por la UJC,desde la entonces casa central del MININ hasta la Demajagua,desde la salida era el primero del grupo,y pense que un hombre tan menudo aparentemente fragil no iba a mantener el ritmo de aquellos jóvenes imponían a la marcha,pues sepan ustedes que ese hombre mantuvo su paso y muchos jóvenes no pudieron llegar a su destino y tuvieron que ser ayudado,sin embargo RAMIRO siempre al frente demostró su valía .Que vivas muchos años mas que tus compañeros más jóvenes te lo agradecemos.