Las Vegas vuelven a su esplendor

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 9 julio, 2018 |
1
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Las Vegas del Río Bayamo, esa suerte de balneario cercano al centro de la ciudad, ha vuelto a convocar a cientos de habitantes de todas las edades.

Hasta allí, como cada año, y sobre todo por las tardes, llegan algunos a despojar sus cuerpos de las altas temperaturas de estos días y de paso, le imprimen esplendor al lugar, que sigue siendo, sin dudas, una de las mejores ofertas de verano.

La habilitación de este sitio recreativo se remonta a varios años atrás, precisamente, por el lamento de los bayameses de no tener un litoral, o mejor una buena playa donde ir a recrearse en la etapa estival.

Por decisión de las máximas direcciones del Partido y el Gobierno en la provincia de Granma y el municipio Bayamo en aquel entonces, se concibió un programa de saneamiento y recuperación del afluente homónimo de la ciudad, entre otras acciones con la supresión de vertimientos directos de residuales líquidos y la construcción de varios sistemas de tratamiento.

La rectificación del cauce presupuso el desbrozo de alrededor de ocho mil metros cuadrados de material, excavación de millón y medio de metros cúbicos de tierra y la tala de 20 hectáreas de malezas y plantas indeseadas.

El proyecto incluyó además del balneario, la construcción de un complejo recreativo. Este último llamado Las Vegas del Río Bayamo, quedó conformado con varios kioscos para la venta de productos alimenticios y artesanales, áreas para juegos, parque infantil, cafetería, parqueo de bicicletas, restaurante de comillas criollas, parrillada y un amplio mercado para la venta de diversos productos del agro.

La habilitación del balneario contempló la construcción de un dique, el cual impuso trabajar hasta lo profundo en más de un centenar de metros de orilla a orilla, sembrando a cinco metros por debajo del lecho las bases de un muro de contención de acero, hormigón y rocas de piedras de mármol de 12 y 15 toneladas.

En la parte superior fue concebido un paso peatonal que une a ambas orillas y reduce el trayecto de unos tres kilómetros que cientos de personas hacen cada día para ir desde sitios aledaños hacia este punto de la ciudad. El entorno, en tanto, se benefició con árboles maderables y frutales y múltiples plantas ornamentales.

Acaso por los calurosos días que estamos viviendo, Las Vegas, como algunos llaman abreviadamente el sitio recreativo, ha incitado una significativa concurrencia desde el incipiente nacimiento del período vacacional.

Algunos de los visitantes distinguen el hecho de poder encontrar cerca del área de baño, varias ofertas gastronómicas y un ambiente agradable.

Ese es un buen comienzo que debe consolidarse, porque como siempre hemos dicho, no todos caben ni tienen los recursos necesarios, para visitar las piscinas ubicadas en las instalaciones turísticas.

Y lo más importante será, lograr una vigilancia extrema para evitar indisciplinas sociales y más, la ocurrencia de accidentes, extremar las medidas para impedir se produzca algún ahogamiento.  Todos tenemos que aunar esfuerzos para que un sitio tan acogedor y atractivo como ese no se ensombrezca con la tristeza, sino siga trascendiendo como afluente de energía, alegría y vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. BUENOS DIAS, HE OIDO MUCHOS COMENTARIOS DE QUE EN ESAS AGUAS DE LA PLAYITA CAEN LOS RESIDUALES DEL HOSPITAL CARLOS MANUEL DE CESPEDES MOTIVO POR EL CUAL NO ME ATREVO A VISITAR LAS VEGAS DEL RIO BAYAMO.