Ley Helms-Burton en la escalada estadounidense contra Cuba

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 29 mayo, 2019 |
0
La Habana – La activación del Título III de la controvertida Ley Helms-Burton es parte de la nueva escalada de agresiones de Estados Unidos contra Cuba, bajo el disfraz de legalidad, tal como aseguran expertos en el tema.

La subdirectora de EE.UU. de la Cancillería cubana, Johana Tablada, dijo en exclusiva a Prensa Latina que la nueva medida se suma a la decisión del presidente Donald Trump de arreciar la política hacia el vecino caribeño, en evidente retroceso respecto a la política de su antecesor, Barack Obama (2009-2017), al final de su administración.

El ocupante de la Casa Blanca selló el cambio de enfoque de las relaciones con La Habana en un show montado en Miami en junio de 2017.

Luego siguieron los supuestos incidentes sónicos contra diplomáticos estadounidenses en La Habana, añadió la funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex).

Tablada argumentó que ahora intentan aplicar varios Títulos de una legislación que, además de codificar el bloqueo económico, financiero y comercial contra Cuba, reviste un carácter extraterritorial y afecta los intereses de terceros países.

El pasado 17 de abril el secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, anunció que a partir del 2 de mayo finalizarían las continuas suspensiones del Título III de dicha normativa.

Ese apartado abre la posibilidad a los ciudadanos estadounidenses de establecer demandas ante los tribunales de su país contra personas o compañías que ‘trafiquen’ con propiedades nacionalizadas por el Gobierno cubano después de 1959, legítimamente. La ley remarca el carácter extraterritorial del bloqueo económico, financiero y comercial contra Cuba.

Al respecto, la diplomática calificó la normativa de marras como una ‘aberración jurídica, política, legal y humana’ que desde 1996, año de su aprobación, rige la política de Washington hacia Cuba.

Tablada subrayó que ni la propia jurisprudencia norteamericana sabe cómo enfrentar todas estas demandas porque, a su juicio, no están preparados para ello.

La Helms-Burton es una ley anticonstitucional, remarcó, y puede entrar en conflicto con las disposiciones de la propia Constitución de EE.UU., ya que una legislación nacional no puede pronunciarse sobre el derecho de otros Estados, por lo cual la diplomática auguró una larga batalla legal al respecto.

En otro momento refirió que el actual Gobierno de EE.UU. usa la Doctrina Monroe (1823, América para los americanos) como su plataforma de política exterior para América Latina y el Caribe.

Revertir el orden interno y el consecuente derrocamiento de la Revolución a través de la asfixia económica es el mecanismo que durante 60 años han aplicado las distintas administraciones norteñas, sin lograr el resultado.

En ese sentido, comentó que es contraproducente pensar que por redoblar de manera más violenta una misma política fracasada y obsoleta, como ellos mismos reconocieron, lograrán un resultado distinto.

RELACIONES CUBA-EE.UU. EN UN MOMENTO ‘MUY NEGATIVO’

Las decisiones unilaterales y continuadas por parte de EE.UU. llevan las relaciones con Cuba a sus etapas de mayor hostilidad, por lo cual pasan actualmente por un momento ‘muy negativo’, subrayó Tablada.

Manifestó que Washington justifica el retroceso de la normalización de los nexos inventando excusas tales como los incidentes sónicos y hasta triangular la relación de Cuba con Venezuela.

Washington fracasa en el intento de provocar un cambio de régimen en Caracas a través de golpes de Estado ‘chapuceros’, orquestados por ellos mismos, y en ello incluye a Cuba como pretexto para más medidas coercitivas, añadió.

Ejemplificó con la manipulación demostrada al decir que Cuba mantiene tropas en el país sudamericano y que la Revolución Bolivariana no se cae por el apoyo de La Habana.

Todo ello en franco desconocimiento de la resistencia heroica de Venezuela y el apoyo popular del proceso iniciado por el líder Hugo Chávez en 1998, sostuvo.

En ese punto, la diplomática resaltó que todas las medidas tienen como base sustentos totalmente ‘artificiales’, porque no existen causas, más allá del deseo de resucitar los peores intereses de dominación de EE.UU. sobre Cuba.

Explicó que en ello juega un papel fundamental el equipo de política exterior de Trump e, incluso, la propia visión ‘extremadamente unilateral’ del presidente de lograr mediante el uso de la fuerza o la amenaza sus propósitos políticos, económicos, ideológicos y de propaganda.

Ante el nuevo escenario presentado, Cuba reitera que no desea la confrontación, pero tampoco le teme a las represalias, reiteró la subdirectora de EE.UU. del Minrex.

Tablada aclaró que la política de bloqueo carece del respaldo del pueblo estadounidense, de sus empresas, de la comunidad académica, de los religiosos; de hecho, en casi todos estos sectores hay pronunciamientos concretos contra estas decisiones y amenazas del presidente Trump, precisó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *