A los 90 años, La Hacienda se mantiene (+ fotos)

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 22 noviembre, 2018 |
0
FOTO/ Rafael Martínez Arias

El sábado 24 de noviembre, los trabajadores que laboran dentro de la fábrica de productos lácteos La Hacienda, en Bayamo, no usarán las habituales prendas y gorros de color blanco y botas de agua.

Ellos, más el personal administrativo y de aseguramiento, acudirán a la instalación con ropa dominguera, para festejar los recién cumplidos 90 años de existencia de su entidad.

El programa de la celebración contempla gala cultural y feria para la venta de productos agropecuarios, industriales, de la pesca y gastronómicos.

LA PRIMERA EN CUBA

La Hacienda fue la primera fábrica de quesos fundada en Cuba, hecho ocurrido el 20 de noviembre de 1928.

Documentos facilitados a los medios de prensa granmenses por Linet Ramírez Llenderroso, comunicadora institucional de la Empresa de productos lácteos Bayamo, a la cual se subordina la cumpleañera instalación, refieren que los terrenos en los que esta se encuentran, fueron comprados en 1914 por el  norteamericano Risley Gardines Haines, quien creó condiciones para comenzar la producción  de derivados de la leche de vaca.

En 1920 comienza en ese terreno de Santa Isabel, en la periferia de la Ciudad Monumento Nacional, la  producción de mantequilla, y de 1921 a 1925, gran cantidad de crema fresca,  dándole a las  instalaciones el nombre de Cremería La Hacienda.

En 1927 Haines entró en negocios con la  Compañía Kraft- Phenix, de Cuba, juntos construyen el edificio de la fábrica y en 1928 fundan la Compañía La Hacienda  Santa Isabel S.A., que inicia con la producción de quesos Gouda, Cheddar, Crema y mantequilla.

Dos años después, incorpora el queso  Patagrás  y de1945 a 1949, el Gruyere.

PROGRESIÓN

Como parte de las medidas del Gobierno Revolucionario Cubano,  La Hacienda fue nacionalizada en  1960 y tres años más tarde es sometida a reconstrucción y ampliación.

Al reiniciar funcionamiento, En 1965,  le incorporan la  producción de yogur y un lustro después, la de queso Cubanito.

Lote de queso Patagrás, producto estrella de La Hacienda FOTO/ Rafael Martínez Arias

En 1989 es objeto de otra remodelación, montándose una  línea de yogur en pomos y otra de queso crema, y en  1995 una de yogur de soya.

En el año 2001 se comienza el envasado de yogur en  potes dirigido al mercado interno en divisas.

Y si de yogurt se trata, es válido precisar que La Hacienda es la única en la Mayor de las Antillas que lo hace coagulado, o sea espeso.

En los años 2002 y 2005 se realizan nuevos trabajos de remodelación, para ampliar las capacidades productivas.

POR EL ONOMÁSTICO

El licenciado en Derecho, José Ángel Oliva Prado, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) La Hacienda, dice que como regalo por el onomástico 90, a la fábrica se le realizaron, este año, remodelaciones en su estructura civil.

Consisten en ampliación de locales y mejoramiento de otros, cambio de pisos e instalación de una nueva máquina de llenado de bolsas, acciones encaminadas a cumplir indicaciones sanitarias en favor de la inocuidad de los alimentos allí fabricados,  e incrementar la producción, de unas 25 0 30,  a 60 y 70 toneladas, mensualmente, yogur natural destinado a la venta en divisas.

También, en el área de fabricación  de crema untable, cuyos niveles de fabricación de no más de ocho toneladas al mes se duplicaron; en la de quesos, donde aumentó de 1,2 toneladas el plan mensual de queso Patagrás, producto estrella del establecimiento, a tres toneladas; y el de yogur de soya, destinado a los niños de siete a 13 años y merienda escolar, que es de 300 o 320 toneladas y pasó a 350 y 400 toneladas.

Otro obsequio por el festejo es cumplir, en octubre reciente, el plan del año, ascendente a 13 millones de pesos, que se estima aumenten, al cierre de diciembre venidero, a 16 millones.

EXTENSO  APORTE

Tras licenciarse del Servicio Militar Activo, Orestes Ruiz Cárdenas comenzó a laborar, en 1975, en la línea de fabricación de queso crema, en La Hacienda, y años después pasó a la nevera de productos terminados, de la cual es ahora jefe.

“Siento que nací aquí y que esta fábrica es también mi casa; le tengo mucho cariño”, asegura.

Orestes Ruiz Cárdenas siente que nació en La Hacienda FOTO/ Rafael martínez Arias

Al preguntarle si le gusta el queso, sonriente respondió: “no, el yogur, de soya, sí.”

Diecinueve años y un título de técnico medio en Medicina Veterinaria,  tenía Maida Maceo Andino cuando traspasó por vez primera, en 1976, la puerta de acceso a La Hacienda.

“Comencé –rememora- en control de calidad físico-químico; en 1995, por idoneidad, fui promovida a especialista en microbiología”.

Su labor consiste, explica, en analizar y certificar la calidad, de todos las materias primas llegadas a la fábrica, por ejemplo, leche, azúcar,  soya, grasas, y los que salen como productos terminados”.

Hace dos años cumplió la edad establecida para jubilarse, no obstante, se mantiene en su puesto porque en él “me siento bien, motivada y las condiciones de trabajo son bastante buenas”, declara.

A Orestes y Maida los sigue en el escalafón de tiempo laborado en la entidad, con 32 años, José Ramón Angulo García,  jefe de extracción de leche de soya, quien se propone sumar unos cuantos dígitos más a esa cifra.

La permanencia en el centro de fuerza de trabajo experimentada, a la cual se le suman jóvenes, “es muestra del buen ambiente laboral y político reinante”, considera Osmel Rafael Liens Cabrera, secretario general del Núcleo del Partido Comunista de Cuba allí existente.

Con Osmel coinciden, además de las personas antes mencionadas,  Yoel Ramírez Cordero, jefe de producción de la fábrica y varios de sus trabajadores, de uno y otro sexo, con quienes intercambiamos, no obstante el ruido producido por los equipos en funcionamiento, al recorrer las diferentes áreas del establecimiento.

A sus 90 años recién cumplidos, La Hacienda prosigue haciendo diferentes tipos de queso: Crema, Patagrás,  Siboney, Blanco y Fundido; mantequilla; yogur natural y de soya y crema untable, unos para su comercialización en el mercado en divisas  y los otros en CUP.

La Hacienda “es uno de los establecimientos de su tipo en la provincia de Granma de mayor productividad, tanto por la diversidad como por la cantidad de la producción”. Esto, que conste, no lo dice el redactor, sino un documento a él facilitado por la dirección de la Empresa de productos lácteos Bayamo, la más pertinente para hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *