Los apuntes de Julio Oramas

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 28 noviembre, 2019 |
0
Julio Oramas López FOTO/Luis C. Palacios Leyva

Incólume se mantiene, transcurridos 31 años desde su terminación, el puente sobre el Río Yara, en Santo Domingo, municipio de Bartolomé Masó, en la provincia de Granma.

Durante ese tiempo han transitado por encima de él una incontable cantidad de vehículos y personas, rumbo al centro de pioneros exploradores y la villa turística existentes en sus proximidades, el Alto de El Naranjo, las instalaciones de la Comandancia del Ejército Rebelde, en La Plata, el Pico Real del Turquino y otros intramontanos sitios.

Mientras, por debajo de su pasarela  han corrido millones de metros cúbicos de agua, unas veces límpidas y de  manera apacible y otras, en caso de abundantes lluvias, turbias y turbulentas.

El ingeniero hidráulico Julio Oramas López considera ese viaducto “un monumento de hormigón hidráulico en pleno corazón de la Sierra Maestra”, pues se encuentra en el kilómetro 7. 3 de la carretera Masó–Providencia –La Plata, a una altura de 230 metros sobre el nivel medio del mar.

Su trazado “se desarrolla de forma armonizada sobre una curva horizontal y otra vertical, en una zona montañosa y accidentada, lo que introdujo desde el punto de vista constructivo complejidades en la ejecución de la superestructura y sus elementos componentes”, resalta Oramas López.

Puente en Santo Domingo FOTO/Luis C. Palacios Leyva

El puente lo hicieron integrantes de la brigada La Plata, perteneciente a la Empresa Constructora de Obras de Ingeniería (Ecoing) número 18, de Granma, para quienes “constituyó un reto, por la mencionada verticalidad de las curvas y porque alrededor del 80 por ciento de los elementos prefabricados de hormigón empleados, se hicieron in situ. Cualquier error, por mínimo que fuera, se iba a pagar muy caro, no se podía fallar”, resalta Julio Oramas.

Por esas razones él está empeñado en dejar a nuevas generaciones de constructores, el útil legado de quienes les antecedieron y ejecutaron obras como la reseñada. Lo hace mediante un trabajo  titulado Apuntes del constructor. Una mirada a las obras de ingeniería.

La investigación fue presentada por su autor en el V taller Infogranma 2019, realizado en septiembre de este año en Bayamo, convocado por la empresa de servicios de ingeniería y diseño Crearq.

Dicho encuentro fue el evento base para el Décimo congreso de información científico-técnica y de la informática en la construcción, Cicons´19, convocado para los días del 26 al 28 de noviembre actual, para el cual fue seleccionada la ponencia de Oramas López.

SUELO-CEMENTO, PARED EN SUELO, GEOSINTÉTICOS Y GAVIONES

Apuntes del constructor… refleja, además, detalles sobre el empleo de suelo-cemento (*) en la ampliación de la pista de aterrizaje del aeropuerto Sierra Maestra, de Manzanillo, realizada durante 2005 y  mitad de 2006.

Ampliación de la pista del aeropuerto de Manzanillo FOTO/Ismael González González

Al respecto Oramas López subraya que para poner en práctica dicha tecnología, fue preciso realizar un arduo trabajo investigativo a nivel de laboratorio y de campo, desarrollado en conjunto por proyectistas, constructores, investigadores e inversionistas, en busca de alternativas con un enfoque  técnico–económico para emplear al máximo el material disponible.

La reseña  incluye, también, la utilización de la pared en suelo  en la construcción de represas, “ tecnología constructiva acometida por primera vez Cuba, con el objetivo de que actúe como barrera contra las filtraciones a través de la base de los embalses”.

Julio Oramas plantea en su investigación que la pared en suelo se empleó primero en la construcción, durante 1988 y 1989, de la presa Corojo, en la localidad de Guisa, y más tarde en la creación de los acuatorios  Cauto del Paso (1989 – 1991) que abarca áreas de los municipios de Bayamo, Cauto Cristo y Río Cauto,  y Silantro (1991-1993), en Pilón.

“Las diferentes características geológicas de las bases de los mencionados embalses, requirieron la aplicación de técnicas constructivas específicas para cada uno de ellos”, puntualiza Oramas López.

La ponencia en cuestión resalta, asimismo, la utilización por constructores granmenses de  geosintéticos (**) y gaviones (***).

“A inicios del año 1997, expone el autor,  se inicia la ejecución de la primera fase de la expansión de la Presa de Colas de la empresa mixta Moa Nickel S.A/ Pedro Sotto,  en la provincia de Holguín.

“En 1998 se acomete la expansión de la Presa de Rechazo de la citada entidad. El empleo en ella de tecnologías avanzadas  tales como geosintéticos (geotextiles, geomallas, georredes, geoceldas y geocompuestos), gaviones, conductos de polietileno de alta y baja densidad y estaciones totales, marcaron un hito en la construcción de ese tipo de obra en Cuba, todo bajo una estricta supervisión técnica”.

PRESENTACIÓN

Julio Oramas López nació, creció y reside en Jiguaní, Granma. Comenzó a laborar en 1976, como técnico medio en obras viales, en el DAP (Desarrollo Agropecuario del País) en la entonces región Bayamo.

Años después se presenta a exámenes de oposición, junto a otros 149 aspirantes, y obtiene una de las 60 plazas ofertadas para estudiar en  el instituto politécnico José Antonio Hechevarría (CUJAE), en La Habana,  que cursa sin dejar de trabajar, graduándose en 1991 de ingeniero hidráulico.

Con el pasar del tiempo dejó su huella en La Empresa Constructora de Obras de Ingeniería (Ecoing) número 18 y en la delegación del Ministerio de la Construcción, en Granma, en Nicaragua y Angola, ahora lo hace en el Departamento de Ingeniería de la Empresa  granmense de Construcción y Montaje.

En cuanto a la familia, Julio Oramas creó una de profesionales de la construcción, pues su esposa y dos hijas son arquitectas, de quienes, asegura, aprende cada día.

 (*)Suelo cemento o suelo estabilizado con cemento es una mezcla en seco de tierra con determinadas características granulométricas, cemento Portland y aditivos, la que se le adiciona una cierta cantidad de agua para su fraguado y posteriormente se compacta.

Permite utilizar gran cantidad de tipos de suelo para su elaboración, con lo que se consigue reducir considerablemente los costos de transporte de material de aporte y aumentar los rendimientos de construcción.

Geosintéticos (**) Los materiales geosintéticos son los fabricados a partir de varios tipos de polímeros derivados del petróleo, usados para mejorar y hacer posible la ejecución de ciertos proyectos de construcción de ingeniería civil y geotécnica.

Su empleo reduce los costos en la construcción; sirve de barrera contra la erosión de suelos; funciona como manto drenante, en lugar de estratos de material granular; es inerte frente a la mayor parte de agentes químicos; refuerza el suelo, mejora sus cargas últimas, y permite la construcción de taludes de considerable inclinación, incluso de muros verticales de gran altura.

Gaviones (***) En ingeniería, los gaviones consisten en una caja o cesta de mimbre o mallas metálicas, de acero inoxidable o hierro galvanizado con bajo contenido de carbono, .de forma prismática rectangular, rellena de piedra o tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *