Los desafíos de María Elena

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 2 enero, 2021 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

María Elena Cisneros Ferrer nunca sintió vergüenza de haber sido custodio, al fin de cuentas, es un oficio como otro cualquiera. De todos modos, jamás pretendió desvincularse de los deportes acuáticos, por eso, regresó a la piscina del Vicente Quesada, en Bayamo.

Al revivir esa pasión, que la acompañó desde niña, pudo reencontrarse con su pasado, pero ni como atleta ni entrenadora, “el activismo es el refugio para muchos de los que practicamos deportes y no conseguimos los resultados deseados”, revela.

“Hacía activismo mediante la natación, en el Vicente, siempre ha sido voluntario, pero a las 7 de la noche me incorporaba a la guardia en un organopónico”, rememora, aunque reconoce que esa actividad ha cambiado mucho, “era más movido, porque íbamos a los municipios.

“Aún así, me dio la oportunidad de formarme y superarme; ahora me doy cuenta de las veces que dejé de divertirme y de hacer otras cosas que también me gustaban, porque tenía un fin y quería ser entrenadora deportiva y para eso era necesario entrar al (Manuel) Fajardo (Facultad de Cultura Física)”.

Desde hace algún tiempo, Cisneros Ferrer se desempeña como comunicadora en la Dirección de deportes, en Bayamo, “siempre ha sido un reto para mi”, asevera.

“Además, tenemos un compromiso con todo el proceso deportivo, desde el compañero de servicio, los que están en las oficinas, metodólogos y entrenadores, las escuelas que atendemos, ese intercambio es sistemático”, precisa. “La comunicación impone muchos desafíos.

No es un periodismo lo que haces, pero surge la necesidad de preguntar, investigar…, y te ves en la noticia; al final, te das cuenta de que casi no sabes nada, que necesitas aprender y debes continuar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *