Los efectos de la Covid-19 en pacientes de edad pediátrica

Share Button
Por Yanelkys Llera Céspedes | 2 marzo, 2021 |
0
FOTO/ Autor desconocido

Resulta alarmante la cifra de menores en edad pediátrica que se han contagiado con la Covid 19 en Cuba. Hasta el 24 de febrero del 2021, se acumulaban 5274 niños, jóvenes y adolescentes, del grupo de 18 y menos años de edad, que representa el 11,1% de los casos positivos diagnosticados en el país.


Y ante esta situación, surge la pregunta: ¿es cierto que los menores son inmunes a esta terrible enfermedad? El doctor Francisco Durán García, Director Nacional de Higiene y Epidemiología), advierte en su habitual conferencia de prensa, sobre los riesgos que embate la pandemia del coronavirus al ser humano, no solo de padecer la enfermedad sino también las secuelas.

En pacientes pediátricos, puede desarrollar afecciones cardiovasculares, síndrome multisistémico inflamatorio que consiste en la inflamación de algunos órganos y tejidos; por ejemplo los pulmones, el corazón, los vasos sanguíneos, el sistema digestivo, los riñones, la piel, el cerebro y los ojos, sin contar las afectaciones sicológicas que se han reportado ya en niños, como trastornos del sueño, agitación, entre otras.

Y aunque ha sido una preocupación no solo de las autoridades sanitarias, sino de todos los factores, sigue aumentando las estadísticas de menores positivos a la Covid-19. El Sars-Cov-2, se caracteriza por un eminente grado de infectabilidad y letalidad, sin embargo, Cuba no ha tenido que lamentar hasta la fecha, ningún paciente pediátrico fallecido a causa de esta terrible enfermedad.

Las autoridades gubernamentales han tomado medidas para una menor propagación. En el sector educacional, por ejemplo, se han detenido las actividades docentes como una medida de aislamiento social y aun así, continúan niños jugando en las calles con la mascarilla mal puesta o en modo babero, y en el peor de los casos, ni siquiera la traen, de manera que la percepción de riesgo sigue siendo mínima, y le corresponde a la familia, como célula fundamental de la sociedad, influir positivamente en nuestros pequeños que como los calificara el Apóstol, son la esperanza del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *